EN LA GRILLA

0
48
IMG_0020-2.JPG

*Ahora el jaloneo será por las leyes secundarias

*Higuera y su prolongadísima gira de despedida

*Las fuerzas que deciden en el futuro gabinete

FRANCISCO CHIQUETE

La apabulladora aprobación de las reformas constitucionales en materia energética hacen pensar que la creación de leyes secundarias, las que reglamenten la intervención de empresas privadas en la exploración y explotación petrolera van a estar a disposición de las apetencias que acumulen las bancadas de PRI y PAN.

Las reformas constitucionales requirieron de mayorías calificadas que tanto en la Cámara de Senadores como en la de Diputados, construyeron sin problemas las bancadas tricolor y blanquiazul (y con el Verde Ecologista como la mosca que dijo “estamos arando”). Las leyes secundarias sólo requieren de mayorías simples, de modo que aún si se rompiese la alianza, el PRI las podría sacar adelante, aunque puede usted tener la seguridad de que no habrá tal ruptura. A unos y a otros les interesa mucho dejar bien fijada la apertura de la industria, y entre más abierta mejor.

Ese será seguramente una etapa de nuevas disputas en que la izquierda denunciará, pataleará y se manifestará sin expectativas de ningún tipo.

Por cierto que a estas alturas, todavía hay quienes confían en que la reforma podrá ser eliminada mediante una consulta popular que en teoría se podrá realizar durante el año 2015, de manera simultánea a las elecciones legislativas intermedias. De acuerdo con los especialistas, no hay tal. En primer lugar la ley correspondiente todavía no se ha concretada, porque PAN y PRI la están reteniendo intencionadamente; en segundo, el texto de la ley todavía no concretada no establece que la consulta popular pueda revocar leyes ya vigentes, de modo que podría no tener posibilidades de influir sobre este asunto,

En todo caso la posibilidad es que Morena, con la participación del Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo, puedan realizar una verdadera movilización social, lo que hasta el momento no e ha concretado. Ayer en Mazatlán hubo una movilización de apenas veinticinco jóvenes, a quienes por cierto la policía municipal jaloneó para quitarle pancartas, en un exceso absurdo, mientras en Culiacán las mismas fuerzas demostraron tener una gran capacidad de vociferación, aunque no hayan conseguido una movilización importante.

Por lo pronto el Congreso sinaloense vota hoy su respaldo a las reformas. En realidad ese es el término exacto: lo vota, porque la decisión ya está tomada y como comentábamos ayer, hasta se pueden prever los marcadores.

Dicen que Jesús Enrique Hernández Chávez se sigue preguntando cuál es la prisa, ante el papelón que hicieron aquellas Cámaras de Diputados que convocaron a sesiones extraordinarias para dar su voto a favor. El colmo fue San Luis Potosí, que arrancó el lunes con una sesión prácticamente madrugadora, para convertirse en el estado diecisiete, es decir, el que define que ya la reforma es legal y puede ser promulgada.

En efecto: ¿cuál es la prisa, cuando el Congreso se va a receso y no vuelve a sesionar sino hasta que el 2014 ya esté corriendo cotidianamente? De lo que se trata es de enviar un mensaje al mundo, una notificación de que estamos abiertos a todo el que venga a invertir, incluso en renglones que otrora fueron reservados para el estado mexicano, como el petróleo y la electricidad que, magia de magias, podrán ser parte de los activos de las empresas nacionales e internacionales, pero no se privatizarán.

LA DESPEDIDA

INTERMINABLE

En la película Dice que soy mujeriego, Pedro Infante hace una larguísima gira de despedida de todas las novias que tiene en el pueblo, cantando a cada una de ellas desde su caballo, cosechando besos y macetazos. Todo vale la pena para ir en pos de la mano de la muchacha deseada.

Alejandro Higuera Osuna trae su propia gira de despedida, aunque desafortunadamente no va ahora en pos de la muchacha deseada. Por lo pronto la gubernatura, que podría ser el amor añorado, no parece estar al alcance de la mano y lo que se requiere es una especie de cuartel de invierno para resarcir sus heridas y ponerse de nuevo en condiciones de guerra.

Ayer hizo una de esas estaciones de despedida. Después de varios meses de no presentarse a los lunes cívicos, este evento al que tanto cariño le puso a lo largo de tres administraciones, ayer volvió para encabezar el último de su carrera. No iba porque sabía que la gente se le acercaría a pedirle obras y apoyos que ya no tenía programado otorgar, pues además de las limitaciones financieras de todo final de trienio, estaba el hecho de tener que responder a muchos que ni siquiera votaron por él, sino que ostensiblemente lo hicieron por su contrincante.

Pero la de ayer era una ceremonia especial. No sólo era la última, sino que además fue en La N Noria, su lugar de origen. Fue ante su gente y en los términos en que él lo decidió. Aunque se hizo el duro, no pudo evitar los matices emotivos en el discurso. Aunque se estaba despidiendo, no dejó de deslizar una posibilidad: esta es la última… bueno, eso espero, porque así se presentaron las circunstancias…

El sábado estuvo con los empresarios y se dio el gusto de oír cómo se hacían lenguas para rendirle homenaje tras homenaje por los resultados. José Eleovigildo Carranza, de Pinsa, ha sido consistente en eso: le ha reconocido siempre resultados en obra y en seguridad, sobre todo en esto último, pero hubo otros que hablaron ahí y que de repente se le pusieron en contra, animados quizá por la derrota electoral

Hoy preside otro evento de los que gustan a todos los gobernantes, sobre todo los que se van: entrega equipamiento a la Policía Preventiva Municipal. El dinero de la última partida de Subsemun. Como en los buenos tiempos, las patrullas, los uniformes,  los aditamentos en general, se concentrarán en la explanada, a la vista de todos.

Por supuesto, a lo largo de las dos semanas que restan al año, seguirá haciendo eventos y despedidas, aunque la buena, la efectiva, será el 30 de diciembre, con el gobernador Mario López Valdez testificando la entrega de las últimas obras, sobre todo la de La Noria, donde se trabaja en el reencarpetado de la carretera que entronca con la Internacional.

Es un buen pago a cambio de no haber programado la entrega del mando a las once y media de la noche, como esperaba. Tendrá que ser a las nueve de la mañana, a más tardar, para que el gobernador alcance a realizar el recorrido por Culiacán, Guamúchil, Guasave y Los Mochis.

FELTON: LOS REFRANES

QUEDAN REBASADOS

En tiempos de la política clásica, mucha gente excusaba sus desencuentros con los subalternos del tlatoani, diciendo que “mientras esté bien con el señor, no me importa quedar mal con los diablitos”.

En el caso de Carlos Felton parece que no funciona así.

Según las versiones del vulgo, hay ya varios elementos que estando considerados para puestos de primero o segundo nivel por el mismísimo alcalde electo, quedan fuera porque no pasan el examen más importante.

Así ocurrió, dicen, con un recomendado del gobernador, con uno que recibió ofrecimiento de ir al DIF sin consultar con quien debía consultarse, y con dos o tres colaboradores cercanos que por la misma razón han quedado fuera o bien a la espera de una nueva ubicación.

Son los dichos callejeros. Uno de estos días el propio Felton se verá en la necesidad de dar a conocer las designaciones y eventualmente sus motivaciones. Al menos las oficiales.