EN LA GRILLA

0
61
FN4A5131.JPG

*Van a juicio 34 votos del XX; ¿cambiarán todo?

*Un tribunal Estatal Electoral muy cuestionado

*Aparecen las batallas en torno a la reforma fiscal

Cerca De la media noche se agotó la materia de trabajo y los abogados no pudieron argumentar más a favor de sus candidatos o en contra de los rivales, de modo que se cerró el sobre con treinta y cuatro votos cuestionados, y todo queda en manos del pleno del Tribunal Estatal Electoral.

En resumidas cuentas, la incógnita sigue igual. No se sabe quién ganó la elección de diputado local por el XX Distrito y el resultado puede ser el mismo, como puede variar, para desasosiego de los directamente involucrados, y también de los terceros interesados. Porque hasta este momento todos analizan cómo duerme Martín Pérez, sabiendo que sus nueve votos de ventaja se pueden evaporar; cómo duerme Maribel Chollet, cuya cercanía del triunfo puede quedar solamente en eso, en cercanía honrosa, pero impráctica, sin resultados de ningún tipo.

Pero alguien se ha preguntado cuál es la situación de Jesús Burgos Pinto, el exdirigente estatal del PRI que contra todos los pronósticos logró aparecer en las boletas electorales en un lugar presuntamente infalible y desplazando además a personajes que tenían todos los afectos de los personajes más influyentes de la entidad.

Y cómo estará Marivel Tereza Castillo Valenzuela, quien de la nada está ante la posibilidad de ser diputada local, la cuarta de un partido nuevo y pequeño al que no se le auguraba nada y al que incluso algunos personajes en el estado le rechazaron la posición número dos en la lista de pluris, porque consideraban que “cuando mucho ganaban uno”.

Por cierto que Burgos Pinto mostró ayer el oficio político cuando lo entrevistaron sobre el recuento de votos que se hacía en Mazatlán tras una protesta atendida en el Trife y que de prosperar podría dejarlo fuera de la legislatura a la que ya tenía una curul asignada.

Ojalá que gane Maribel, porque así gana el partido y también gana una militante esforzada y trabajadora que se merece la victoria porque hizo un gran esfuerzo. Aunque le insistieron en su situación personal, Burgos Pinto se mantuvo firme en la iodea de que primero es el partido y de que un triunfo de Maribel Chollet sería un acto de justicia, más allá de las aspiraciones que él como político tiene.

La realidad es que Burgos Pinto puede tener, al margen de la diputación local, otras oportunidades importantes de mantener su presencia y su actividad política, pero la curul es una posición envidiable porque con las relaciones suyas y de su grupo, podría obtener más proyección. No es gratuito que con todo y todo, aún siga sembrada la duda de quién dirigiría a la bancada priísta y por tanto al Congreso, que se dan por descontadas para Jesús Enrique Hernández Chávez, pero que de todos modos es considerada como sujeta a eventualidades en las que entra hasta el propio Ramón Barajas, ganador príoximo legislador también guasavense.

UN TRIBUNAL CUESTIONADO

El magistrado Guillermo Martínez Lizárraga realizó su trabajo escrupulosamente, con total apertura y tolerancia. Si el abogado priísta quería a alguien suyo parado a puerta de la bodega donde estaban los votos, lo concedió. Si el abogado panista mandó a uno suyo sin perdir permiso, lo toleró aún con el descontento de los priístas.

Si el panista avaló la legalidad y más tarde la cuestionó porque así lo creyó conveniente, lo asentó en el acta, como asentó la advertencia también panista de que se le llevaría al tribunal por favorecer a la coalición del PRI.

Así fue como empezó a separar todos los votos que cuestionaban, hasta el del folio, que el público escuchó como “el del pollo” generando risas; de la misma forma contó con toda paciencia los casi cien votos que acababa de contar, pero que el representante priísta pidió manejar otra vez porque se distrajo y creyó haber encontrado algo que no apareció.

Desde luego el magistrado estaba en su papel, pero al margen de eso, la situación del Tribunal Estatal Electoral es de cuestionamiento y tiene que presentar los mejores resultados posibles en estos últimos casos que le han tocado.

Durante una entrevista con Guardianes de la Noche, el presidente del TEE, Jesús Iván Chávez Rangel, sostuvo que el Trife condenó en el caso del Distrito XX, la elaboración del acta de escrutinio en que, dijo, no supo establecer las inconformidades de la parte demandante, es decir, del PRI.

En realidad la Sala Superior advertía que fue el Tribunal Estatal Electoral el que no procedió bien al analizar la queja del PRI, y no podía hacerlo porque el motivo de la queja no aparecía en el acta, a pesar de lo cual el tribunal local emitió una sentencia (ratificó el resultado favorable al PAN). Ahí tan culpable resultó una instancia como la otra.

En cambio en el caso de San Ignacio cuya culpabilidad también fue derivada por el entrevistado al Consejo Electoral, que no revisó a fondo la conformación de las directivas de casillas, significó la anulación de una decisión tomada exclusivamente por el TEE. El Consejo Distrital XVIII dio ganador al priísta Amado Loaiza Perales por 32 votos, pero el Tribunal Estatal anuló los resultados de dos casillas por la presencia de una funcionaria pública, en un caso, y de un ciudadano que no estaba en el listado nominal, en el otro. El Trife decidió que en realidad esas presencias no eran causal de nulidad ni mucho menos de cambio de resultados, y les corrigió la plana.

Por eso ahora los magistrados están más obligados que nunca a convencer a las partes y a la sociedad. Es cierto que los perdedores nunca van a quedar conformes, sobre todo con resultados tan cerrados como éste, en que la decisión puede ir contra los números originales de la votación, pero los señores togados tienen la obligación de intentarlo y de llegar tan lejos como sea posible.

Lo que no tuvo lucha finalmente fue la inutilidad del gesto de unas diez o quince personas que llevadas por la lideresa Hildegarda Vázquez para apostarse a las puertas del edificio en que opera el XX Consejo Distrital. Bajo la lluvia, bajo el bochorno del clima, con hambre y aburrimiento, estas personas estuvieron mañana, tarde y noche supuestamente apoyando la causa del PAN, de un modo que no podía influir, pues ni siquiera le alcanzaban a hacer presión de ruido al magistrado que llevó el caso. Son las viejas prácticas que el PAN importó del PRI, con todo y sus ejecutantes, sin importar que acciones y personas fueron en buena medida causantes del desprestigio que tantas elecciones le ha costado al tricolor.

ENOJO EMPRESARIAL

Es difícil que en el país haya especialistas en economía más ortodoxos que los que integran el gabinete de Enrique Peña Nieto. Son fieles seguidores de las doctrinas globalizadoras, neoliberales y todos los apellidos que se les quieran poner. Pero incluso entre ellos hubo consenso en que resultaba inviable aplicar IVA a alimentos y medicinas, en un ambiente de recesión económica.

Pero para los dirigentes empresariales no hay explicación válida. Están indignados por la aplicación de medidas distintas a las que ellos habían recomendado, a pesar de que, como les comentábamos ayer, les cumplieron la demanda de eliminar el IETU y el IDE.

Como se trata de sacar raja política, ya se estableció que la propuesta de reforma sacrifica a la clase media y empezaron a hacer circular algunos elementos aislados que irritan a determinado tipo de público: diez cosas que no sabías de la reforma fiscal, dice el mensaje, y te enumeran tres: la aplicación del IVA al alimento para mascotas, el IVA a la compra de mascotas y los conciertos de rock.

Después vienen las colegiaturas a escuelas, el IVA a hipotecas y el caso del chicle, que también se grava.

Los defensores de la clase media no sólo se olvidan de la gente de más escasos recursos, directamente afectada con un gravamen al consumo de alimentos y medicinas, sino también de los propios clasemedieros, que viven  al día y que con una medida como esa tendrían que renunciar a varias de las pocas cosas que todavía les quedan, y sin el consuelo de que a ellos les lleguen las medidas compensatorias que tanto se ofrecieron porque por supuesto, ellos “no las necesitan”  por ser clase media.

H<y por supuesto, muchas cosas lesivas y difíciles de superar, que van a generar grandes polémicas en los días siguientes y que seguramente van a generar posicionamientos y reposicionamientos de aliados del gobierno que dejarán de serlo, aunque sea soterradamente, y de contrincantes que se acercarán un poco al menos.

El asunto de los repecos –régimen de pequeños contribuyentes- va a generar inconformidades a pasto entre empresarios que se veían beneficiados con semejante figura y que ahora van a tener que pagar impuestos conforme a su realidad. Muchos de ellos son clientes tradicionales del PRI, y los que no, se van a aferrar más a su militancia opositora.

La que prendió increíblemente fue la manzana lanzada al PRD, que se sintió identificado con la exclusión del IVA a alimentos y medicinas, pero que seguramente ni por esas se va a acercar al gobierno con el tema de la reforma energética, que es parte muy importante del paquete económico al que le está apostando el gobierno federal.