EN LA GRILLA

0
57
1463371_10153543393165408_1428264024_n.jpg

*Una reforma que impacta a todo el país

*El PRD se reunió con Malova ¿acabó el pleito?

*Las propuestas del Partido Sinaloense

FRANCISCO CHIQUETE

La reforma energética ha encendido la polémica en el país. Aunque se trata de un asunto ya decidido, no faltan todavía los posicionamientos que repiten una historia vista muchas veces: una izquierda que gana el debate, que conquista a la opinión pública, pero que a la hora de la hora se queda corta con las votaciones.

Seguramente que pasa en todos los parlamentos del mundo, pero lo que saltó a la vista en este caso es que los opositores pueden aportar los argumentos más contundentes, las ideas más frescas y las revelaciones más espectaculares, pero nadie los escucha. La maquinaria prianista estaba decidida a sacar adelante la reforma y no había elemento con capacidad para sacar adelante otro resultado.

Era por supuesto, algo esperado. La composición de fuerzas en el Congreso está muy definida: los votos de la derecha PRI-PAN habían sido precisados, y los de la izquierda también, pero no les alcanzaba para hacer mella a las reformas.

Es posible que en efecto, a México no le quedase otro camino que buscar su incorporación a la llamada modernidad, a través de las asociaciones con empresas que tienen dinero y tecnología. El mundo está caminando hacia allá, aunque ello ni signifique necesariamente que sea un buen camino.

Baste recordar que todo cuanto México ha hecho para insertarse en la globalización, ha tenido resultados amargos. Desde que Miguel de la Madrid nos inscribió en el GATT o Carlos Salinas de Giortari nos amarró al TLC, México ha visto crecer desaforadamente su número de pobres y de personas que sobreviven en la miseria extrema.

Las privatizaciones empezaron con la consigna de evitar que el estado mexicano fuese un estado obeso, disfuncional, y terminaron en una desarticulación absoluta de un modelo que con todo y sus fallas y desviaciones, se declaraba centrado en el desarrollo humano.

Hoy por el contrario, escuchamos al coordinador de la bancada priísta en el Senado de la República, Emilio Gamboa Patrón, decir que era muy necesario reformar a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, porque de lo contrario las empresas extranjeras no se habrían interesado en venir a invertir en México.

Más claro ni el agua: se legisló para las empresas multinacionales del petróleo, como a finales del año pasado se legisló en materia laboral para abaratarles la mano de obra a los empresarios mexicanos y extranjeros, como si no hubiese sido suficiente ya que México tuviera un ingreso salarial equiparable al de Haití.

En el debate se dijo todo y de todo. Lamentablemente no todo lo dicho fue acertado. Y si priístas y panistas no escucharon uno solo de los argumentos que fueron vertidos en los artículos reservados en lo particular, sí escucharon las acusaciones de traidores, vendepatrias y saueadores de la historia que les endilgaron los izquierdistas, quienes por otra parte, volvieron a mostrarse impotentes con expresiones primitivas que no hicieron sino dar elementos a quienes de todos modos los estaban descalificando de antemano.

Tanto así, que a la distancia, a Francisco Solano Urías, durante el debate de ayer en el Congreso del Estado, no le interesó establecer los motivos que les llevaron a votar a favor y a considerar que era una reforma positiva para México. Eso después. Lo que le preocupaba eran las acusaciones y señalamientos que les hizo la izquierda.

Esta es, como han festejado los priístas, una reforma histórica. Lo es porque sólo eso faltaba para completar el proyecto iniciado propiamente por Carlos Salinas de Gortari. Primero se deshicieron de las empresas no prioritarias; después siguieron con el ejido; más adelante con las empresas estratégicas. Sólo quedaba el petróleo, y ya se concretó.

¿ACABÓ EL PLEITO DEL

PRD CON MALOVA?

La dirigencia estatal del Partido de la Revolución Democrática estuvo ayer con el gobernador Mario López Valdez, para llevarle sus preocupaciones sobre la marcha de la entidad. El propio Malova dio a conocer los asuntos tratados, que fueron desde la composición de la burocracia gubernamental, hasta las perspectivas económicas.

Nada más normal que las preocupaciones de un partido político sobre la marcha del gobierno, sobre todo cuando ese partido político fue integrante de la coalición que ganó la elección correspondiente.

El caso aquí es que hasta hace muy pocas semanas, el PRD insistía aún en analizar la relación del partido con el gobernador, indignados por la situación del resultado electoral de Ahome, en una actitud que más parecía de seguimiento a la posición del PAN, que producto de una actitud propia de la organización.

Como hizo el dirigente Edgardo Burgos Marentes en su turno, Heriberto Arias Suárez habló de romper relaciones con el gobierno de Mario López Valdez, pero a la hora de la hora pesaron los liderazgos perredistas que están colocados dentro del gobierno, de modo que se fueron dando plazos y plazos, meses y meses para decidir si rompían o no, sin llegar a establecer una decisión.

La visita de ayer al famosísimo tercer piso es la respuesta que no se había dado. El gobernador, por supuesto, habló en planos institucionales, del respeto a la autonomía y a los estatutos de las organizaciones, de las coincidencias, de las respuestas que les dio y de las expectativas que existen en el futuro inmediato para nuestra entidad.

Poco a poco se va desarmando la mala situación que entre Malova y los partidos principales de la coalición generó el resultado electoral. En el propio PAN el rompimiento no funcionó, por lo menos no con el retiro de los militantes que estaban en el gobierno, y tampoco con un posicionamiento contrario en el Congreso, ahora que se renovó la legislatura.

Todavía quedan algunas expresiones de crítica de parte de Burgos Marentes, pero más allá de eso los canales de comunicación PAN-Malova están bien aceitados, no sólo en el ámbito local, sino sobre todo en el nacional, donde a pesar de la declaración que aquí hizo Gustavo Madero, la relación está muy bien y los resultados, especialmente ahora que hubo negociaciones presupuestales, fueron buenos.

El PRD termina de facto esta etapa de enfrentamiento, con más pena que gloria.

Debiera servir como antecedente para los dirigentes que de repente buscan notoriedad.

¿PROGRESARÁ LA

PROPUESTA DEL PAS?

Ayer en el Congreso del Estado, además del debate de la reforma energética, el punto fuerte fue la primera lectura de la iniciativa del PAS, para modificar la forma de operar en la Cámara de Diputados.

Los diputados del Partido Sinaloense proponen nada más y nada menos que dejar de pagar las dietas a aquellos legisladores que no pongan en operación las comisiones que ls correspondieron. No es la primera vez que se intenta algo por el estilo. Muchas veces se ha intentado llegar al punto del descuento de las dietas, pero hasta la fecha nadie se ha atrevido a concretarlo.

Lo otro es algo que probablemente prospere, pues ya se ha hablado de ello: que en lugar de sesionar dos veces por semana, ocurra tres. Otros hablan de aumentar otro periodo ordinario de sesiones, para aumentar el nivel de trabajo.

Usted como yo dirá ¿trabajar, un tema entre los diputados? Las cosas cambian, aunque sea sólo verbalmente.