EN LA GRILLA

0
37
grilla.jpg

*Nuevo agarre verbal entre Higuera y JALS

*Anoche quedó aprobada la reforma energética

*Desayuno de alcaldes para estirar la manota

FRANCISCO CHIQUETE

¿La del estribo?

El alcalde Alejandro Higuera Osuna no desaprovechó la oportunidad para lanzarse contra uno de sus principales objetivos, sino es que el principal a lo largo de estos tres años: Jorge Abel López Sánchez.

Durante la víspera, el delegado de la Semarnat dijo que se está incumpliendo con la disposición de sustituir los tiraderos de basura a cielo abierto, por rellenos sanitarios que eviten la contaminación.

Cuando los compañeros reporteros fueron a pedir la opinión de Higuera, éste no la pensó dos veces. Simplemente dijo que no le merecía opinión lo que dijo una persona que no hizo buen trabajo durante su periodo como presidente municipal.

Por supuesto que nadie puede considerar inocente el comentario de López Sánchez, pero en honor a la verdad, el actual delegado de Semarnat se refirió a un hecho cierto, con una cobertura adicional: extendió la acusación de incumplimiento a lka mayor parte de los ayuntamientos del país, precisando que no era sólo un problema de Mazatlán.

De todos modos, Higuera se tomó la oportunidad para lanzar un nuevo obús contra López Sánchez, a quien, como ya hemos comentado en otras ocasiones, traía en la mira no sólo para exhibir las irregularidades que a su juicio hubo en la administración jorgeabelista, sino que estaba puestísimo para meter gente a la cárcel, al propio Jorge Abel, de haberle sido posible, pero no lo fue. La auditoría externa que mandó hacer no dio resultados o no tuvo manera de aplicar esos resultados al propósito que lo motivaba.

Apenas durante su último informe, Higuera había cambiado su actitud. Cuando saludó a don Raúl Ledón Márquez y don Mario Arturo Huerta Sánchez, los dos expresidentes municipales que estuvieron en la ceremonia, dijo que todos los que llegaron a la Presidencia Municipal querían hacer lo mejor para Mazatlán. No hizo excepciones, ni siquiera la de Jorge Abel.

Ayer sin embargo lo descalificó “porque no hizo un buen papel”.

López Sánchez por su parte, empezó tratando de evitar el enfrentamiento, puntualizando que en realidad no hizo una crítica al municipio de Mazatlán, sino una referencia a un problema real que afecta a muchos municipios del país.

Sin embargo, también se le calentó la sangre y en entrevista para Sinaloa enlínea reconoció que cuando él era presidente municipal el basurón era también un tiradero a cielo abierto, sólo que él no tuvo a un funcionario federal que llegara ofreciéndole dinero y asesoría técnica para hacer la transformación. De haber tenido esa oportunidad, la habría tomado y cambiado la situación irregular en que estaba el municipio. En cambio, dice con toda jiribilla, a esta administración ya se le ofreció y no aceptó. En cambio, agrega,  ya habló sobre el particular con el próximo presidente municipal, Carlos Felton González.

Aunque usted no lo crea, en un tiempo la relación entre Higuera y Jorge Abel era buena. La primera vez que López Sánchez fue dirigente de su partido recibió muchas felicitaciones, entre ellas la del propio Alejandro, quien también era ya dirigente de su propio partido. Ambos permanecerían como fuerzas preeminentes en sus organizaciones durante un largo periodo.

Sin embargo el triunfo electoral de López Sánchez sobre el entonces delfín de Higuera, y luego el de Higuera para suceder a Jorge Abel, terminó por agriar definitivamente la relación. ¿Quién habrá dado más motivos.

LA REFORMA ENERGÉTICA

Ayer por la mañana quedó aprobada la reforma energética en el Senado de la República y anoche, al momento de armar esta entrega, la Cámara de Diputados hacía un proceso fast track en quie obviaba pasos y trámites para darle solución inmediata al caso.

La dupla PRI-PAN estaba funcionando sin el menor problema, con votos bien aceitados y coordinados y contando de paso con el apoyo del Partido Verde Ecologista de México. Las amenazas del PAN, sus anuncios de que se pondría los moños y exigiría nuevas condiciones como la reforma política, quedaron en meras palabras. Le entró con singular fe y entusiasmo a aprobar los dictámenes en que ya se habían puesto de acuerdo.

Entrevistado anoche por la vía telefónica, el senador panista Francisco Salvador López Brito se decía muy satisfecho por el resultado, y por supuesto, tranquilo con su conciencia. Hemos creado, dijo, una reglamentación muy efectiva que controlará todos los riesgos que se puedan correr con las grandes empresas. Los organismos fiscalizadores, dijo, están compuestos mitad y mitad, por funcionarios y por ciudadanos, que tendrán la facultad de vigilar cada paso que se dé.

Cuando le preguntamos si de veras creía que podrían controlar, aplicar los reglamentos a las grandes corporaciones petroleras multinacionales, insistió en que sí en que además las Cámaras de Diputados y Senadores estarán muy al pendiente.

Yo me pregunto si los senadores y los diputados podrán ser garantía. No por sus condiciones personales, sino por la manera en que operan, por su supeditación a los partidos políticos, que un día están a favor de algo y otro a favor de lo contrario, como ejemplifica palmariamente el caso del IFE, al que no dudaron en destruir no sólo con combates feroces motivados por las derrotas electorales o las apetencias de poder, sino por los proyectos inmediatistas que dominar las estructuras burocráticas de los propios partidos.

Seguramente que con los diputados el resultado será exactamente el mismo que con los Senadores. La prisa por sacar esta reforma de manera inmediata, y luego va iar los pendientes de la agenda antes del día 15, ha llegado a esta prisa que no se corresponde con la trascendencia del tema que están manejando.

Es un cambio que mueve la historia del país. El paradigma de la propiedad nacional sobre las riquezas petroleras es desechado. El petróleo es negociable a partir de esta reforma. Es un tema en que los puntos de vista terminan por ser motivo de verdadera pasión, que seguramente va a generar un prolongado debate público, incluso después que la reforma haya sido completamente aprobada, promulgada y aplicada.

Una cosa que dijo López Brito nos dejó sorprendidos: “el sí cree que tras la reforma, en dos o tres años, cuatro a más tardar, el precio de los combustibles y energéticos va a bajar de manera apreciable. Aunque ese ha sido un elemento propagandístico a favor de la reforma, no ha habido un solo compromiso formal, estable, que hable de esa reducción, como no hay un estudio que respalde esa pretensión. A lo más que se ha llegado es a precisar que se trata en realidad de un asunto económico que busca por esa vía fortalecer a la economía por la vía de la apertura y la globalización.

Hace muy poco tiempo comentábamos aquí un dato que habla del fracaso de nuestra idea y práctica de globalización: cuando empezó la vigencia del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, un trabajador mexicano necesitaba trabajar ocho horas para ganar –en términos de salarios mínimos de aquí y de allá- lo que un trabajador estadunidense ganaba en una hora. Veinte años después de haber iniciado la aplicación del TLC, la proporción ha cambiado: un trabajador mexicano necesita trabajar veinte horas para obtener lo que aquel estadunidense sigue ganando en una hora.

DESAYUNO CON SANTA CLOS

Mientras el rector de la UAS, Juan Eulogio Guerra Liera sigue su peregrinar por la ciudad de México, en busca de doscientos cuarenta millones de pesos que todavía le faltan a la institución para solventar sus compromisos decembrinos, en Sinaloa los alcaldes se aprestan a desayunar con Santa Clos.

Como se ha informado, la Secretaría de Hacienda respondió a las gestiones del gobernador Mario López Valdez con una bolsa de 250 millones de pesos para que los ayuntamientos cierren el año sin tantas broncas como las que ahora enfrentan, sobre todo aquellos que en una especie de quiebra financiera, carecen de dinero hasta para pagar salarios.

En realidad fueron algunos los ayuntamientos que fueron a pedir la ayuda del gobierno del estado. Éste, como tampoco está en condiciones de hacer aportaciones, llevó la petición a la federación,k con la respuesta ya descrita. Pero resulta que ahora todos los ayuntamientos tienen la mano estirada, o mejor dicho, la tienen estirada todos los alcaldes.

Incluso los cuatro fantásticos, como les llamó el gobernador Mario López Valdez, se relamen los bigotes en espera de lo que no se les había perdido. Los cuatro fantásticos son los alcaldes de Ahome, Zenén Xochihua Enciso, de Culiacán, Aarón Rivas, de Mazatlán, Alejandro Higuera Osuna y de Navolato, Evelio Platas, que son los que presentaron mejores resultados en sus cuentas oficiales.

Xochihua, quien presumió con un reto a los acreedores para que se presentaran a cobrar, ya dijo que está esperando el reparto para sacar “algunos pendientes”, que se suponía no tenía; Alejandro Higuera fue más detallista diciendo que no tenía idea de cómo sería el reparto, si en base a población, proporcional a los ingresos o por alguna otra fórmula, pero fue muy sincero cuando concluyó: lo que sea, ¡no estaba!

-Yo lo que sé es que nos invitaron el viernes a un desayuno para ver cómo va a quedar ese asunto.