EN LA GRILLA

0
38
FN4A7171-2.JPG

*Higuera: una despedida humana

*Alcaldes que se quedan sin chamba

*El afloje de codo fue insuficiente

FRANCISCO CHIQUETE

Los políticos pueden dejar sus carreras, pueden entender cuando sus carreras los dejan a ellos, o pueden interrumpirlas o entender que se acabó una etapa y deben empezar a construir la siguiente.

Lo que no pueden hacer es bajarse del pedestal. No voluntariamente, al menos.

Alejandro Higuera lo intentó ayer, durante la entrega de su tercer informe de labores ante el Cabildo que ha encabezado durante los últimos tres años, prácticamente en vísperas de entregar su tercera oportunidad en el gobierno de Mazatlán.

Las despedidas son tristes, dice Higuera en su discurso, que estuvo salpicado de frases que en otros tiempos habrían sido inusitadas: perdón si a alguien ofendimos; ha sido esfuerzo de todos, es difícil la tarea de gobernar…

Pero cuando todo iba en camino, cuando llegó al momento de reconocer la tristeza de una despedida, volvió a tomar impulso para precisar que no era una despedida, sino el momento de decir “misión cumplida”.

Esta expresión fue por supuesto, más concordante con el tono del resto del discurso. Recuperamos a Mazatlán, le dimos viabilidad, superamos esto o aquello, dejamos una administración fuerte, saneada, los que vengan tendrán que cumplir sin pretextos porque les dejamos todo resuelto, en fin.

Y no es que haya mentido. La seguridad en efecto, avanzó de manera importante. El turismo, que estaba en la lona, se ha vuelto a levantar con un impulso que jala al resto de las actividades económicas. Cumplimos más allá de lo que muchos pensaban, dijo Higuera, asumiendo que en esta oportunidad enfrentaba a más gente que con razón o sin ella se sentía agredida o bien estaba ajena al proyecto higuerista.

Hoy en el Teatro Ángela Peralta se hará la presentación pública del informe. Se trata de un nuevo discurso y también del hoy infaltable video, en que los políticos se apoyan para convencer a la gente de que todo lo dicho está hecho, efectivamente, ahorrándole al público la farragosa lectura de cifras, datos y más cifras de lo que se hizo a lo largo del año y que en el caso de un tercer informe, engloba a todo al trienio completo.

Higuera dice que necesita descansar y que al término de su gobierno pasará un tiempo en la condición de vacacionista que casi nunca ha asumido. Excepto si en efecto n o lograra una colocación inmediata, es difícil que Higuera pase un rato largo en la banca. Su naturaleza es de lucha y alguien que se ha mantenido en el mismo ritmo desde las elecciones locales de 1989, cuando ganó su primera elección, no puede simplemente irse a descansar como si se tratara de un burócrata que vive para esperar los periodos de semana santa, vacaciones y navidades.

NO HAY GARANTÍAS,

ADVERTE MALOVA

En estos días de informes, el gobernador Mario López Valdez ha estado viajando por el estado para acudir con los alcaldes que siente cercanos. Si hoy está con Alejandro Higuera, el viernes estuvo en Los Mochis con Zenén Xochihua y después irá con Aarón Rivas Loaiza, ahí mismo en Culiacán.

En Mochis aclaró que ninguno de los alcaldes que tiene garantizada la colocación en el gabinete estatal. La asistencia a los informes es una especie de cortesía, de reconocimiento a la labor hecha, dijo. Es que en la ciudad cañera ya se daba por hecho que Xochihua se incorporaría al equipo malovista tan pronto como dejara la presidencia municipal de Ahome, así como se especula que Aarón Rivas protestará como secretario de Comunicaciones y Obras Públicas prácticamente al día siguiente de dejar la Presidencia Municipal culiche en manos de Sergio Torres. Hasta Alejandro Higuera ha sido manejado como inminente funcionario estatal, específicamente como subsecretario de Educación Básica, en la Secretaría de Educación Pública y Cultura, aunque muchos han dicho que él hubiese preferido la dirección del sistema Cobaes. También se menciona a Evelio Plata, de Navolato, como otro de los posibles exalcaldes reciclados, pero este caso resulta todavía más improbable.

Sólo el tiempo podrá decir si en efecto, el gobernador no tiene intenciones de hacer estas contrataciones, o si sólo estaba protegiendo a los que en efecto se incorporarán, para evitar que el golpeteo los eche abajo como a las moscas, a periodicazos.

AFLOJÓ EL CODO, PERO

NO LO SUFICIENTE

Uando el gobernador Mario López Valdez dio a conocer el resultado de sus gestiones ante el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para atender necesidades del estado, los ayuntamientos y la Universidad Autónoma de Sinaloa, todo mundo se quedó sorprendido. Hacer que el guardián de los tesoros nacionales afloje el codo y suelte dinero que no está presupuestado, constituía una hazaña digna de ser divulgada y hasta cantada.

Pero el hechizo parece haber terminado. No es que sea un asunto menor, el logro es de la mayor importancia con todo y los gruñidos emitidos a la hora de aceptar la entrega de apoyos (que no siente precedente, que los ayuntamientos sean de mejor administrados, que le corten a las nóminas). El problema es que la aflojada de codo no fue suficiente.

Si los ayuntamientos se dan de gane con cualquier cosa que les caiga, si para el estado son vivificantes mil de los casi dos mil millones de pesos que le ha costado el déficit educativo, para la Universidad Autónoma de Sinaloa trescientos dieciocho millones de pesos son una cantidad importante, pero no suficiente para cumplir con los requerimientos que la institución tiene, de modo que el rector Juan Eulogio Guerra Liera, aunque hace un reconocimiento por la ayuda recibida, anuncia que se reiniciarán las gestiones de recuperación, porque Hacienda no quiere reconocer los compromisos asumidos por el gobierno anterior, lo que representa una pérdida importante para la Universidad.. Es una pena que no se cumplan los compromisos, y que Hacienda siga regatean do recursos que son vitales para la Universidad.

Por cierto también la Universidad de Occidente desespera porque no logra la respuesta buscada desde hace años: que la federación la reconozca como Universidad Estatal, para que le asigne recursos suficientes, pues en la condición actual, tiene que andar siempre en busca de asignaciones extraordinarias, algo de lo que también se queja la UAS, a pesar de los muchos méritos que le han  sido reconocidos por turos y troyanos durante los últimos años.