EN LA GRILLA

0
31
CONGRESO.jpg

*Primera prueba para bancadas de PRI y PAN

*Pucheta encabeza la Comisión de Turismo

*Pierde la humanidad a un ser excepcional

FRANCISCO CHIQUETE

Las dos principales bancadas del Congreso Local tuvieron ayer sus respectivas primeras pruebas de funcionamiento interno. El PRI enfrenta una inconformidad que pudo procesar a la hora de emitir el vito, pero que deja una secuela que será importante; el PAN tuvo un estallido que le costó la división de un grupo parlamentario exiguo, que tuvo a tres elementos que no avalaron los acuerdos alcanzados.

En el PRI lo primer que se advirtió fue la mano dura que tiene el tercer piso contra quienes son sus enemigos, o por lo menos sus no amigos. Dicen que hace tiempo hubo una sentencia: no a Jesús Burgos como coordinador parlamentario y ni siquiera como diputado. Pese a todo llegó al Congreso, pero una vez ahí, solamente ha visto pasar la vida y sus encantos.

A pesar de que como diputado federal fue presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos, una de las más importantes para nuestra entidad, en el Congreso Local no pudo ser presidente de la Comisión de Asuntos Agrícolas.

Era evidente que el PRI tenía elementos para presidir esa comisión. Jesús Burgos Pinto, Ramón Barajas y Oscar Valdez, son agricultores. Los dos primeros tienen experiencia como legisladores federales y Burgos también la tiene como diputado local. Estaba más que pintada para alguno de ellos, pero el PRI no la retuvo. La cedió al PAN.

Obviamente se trataba de no generar espacios importantes para el exdirigente priísta, cuyo enfrentamiento con el gobierno de Mario López Valdez es tan grave como el pecado de estar identificado como uno de los principales aguilaristas en activo.

Hay que decir también que tanto Burgos como Barajas se enfrentaron a Jesús Enrique Hernández Chávez e intentaron infructuosamente disputarle la coordinación, de modo que se ampliaron el nivel de bronca que ya traían con el Chuquique.

Todavía se intentó una compensación ofreciendo al propio Burgos la Comisión de Justicia, pero éste dijo que mejor se la guardaran en el baúl de los recuerdos. Al final, ni Burgos, ni Barajas, ni Sandra Judith Lara Díaz, la tercera aguilarista, fueron considerados para una presidencia de comisión. El ostracismo hasta donde les sea posible.

En términos llanos, Chiquique y el tercer piso ganaron la primera careada, blanqueando a los aguilaristas. Habrá que ver si más adelante estos tres votos llegan a ser necesarios para definir alguna cosa. Tenga usted por seguro que en una oportunidad como esa, cobrarían caras las afrentas recibidas.

Como quiera, Hernández Chávez enfrentó la primera inconformidad de su bancada. Los ´priístas en términos generales eran dela idea de hacer valer su mayoría y quedarse con la comisión de asuntos agrícolas, que es una de las más importantes para el estado. A pesar del enojo patente, comentado con indignación hasta por algunos cercanos a la coordinación, a la hora de votar, todos los priístas lo hicieron juntos, incluyendo a los tres despreciados.

PRIMERA PROBADA

PARA SOLANO URÍAS

En cambio los panistas no pasaron la prueba de la disciplina. Cuatro de los diez votaron en contra, inconformes porque no se respaldaron las aspiraciones de Martín Pérez Torres para presidir la comisión de Turismo, que en la legislatura anterior encabezó el PAN, con Carlos Felton primero, y con su esposa y suplente Silvia Treviño después.

Curiosamente el coordinador panistas Francisco Solano Urías tuvo que pasar el trago amargo de dejar ir una comisión que los suyos querían con vehemencia, para obtener la de asuntos agrícolas, ciertamente importante, pero que fue a dar a manos de Guadalupe Carrizosa Cháidez, con quien mantiene un enconado enfrentamiento, además de satisfacer una sugerencia del tercer piso para impulsar al panista exdelegado de la Sagarpa y malovista químicamente puro.

Judith del Rincón, Miguel Ángel Camacho y el propio Martín Pérez Torres votaron en contra, junto con el petista Leobardo Alcántara, a quien no satisfizo uno solo de los acuerdos a que se llegó durante la jornada, empezando porque en el reparto le fue mejor a Mario Ímaz, de Movimiento Ciudadano, y sobre todo a Silvia Miriam Chávez, quien preside la comisión de Derechos Humanos, a pesar de ser como él, diputada única de su partido.

Con esto se van perfilando los problemas que tendrá Solano para coordinar a un grupo que pese a ser pequeño, registra divergencias muy profundas.

BUEN PRIMER RESULTADO

PARA FERNANDO PUCHETA

Desde que quedaron confirmados como ganadores de sus respectivos distritos, los dos diputados por Mazatlán anunciaron que buscarían presidir la Comisión de Turismo. Fernando Pucheta Sánchez, del PRI, tenía a su favor el desempeño de muchos años en el sector turístico y las relaciones con empresarios de la hotelería, así como con representantes de los otros sectores de esa actividad económica. Martín Pérez Torres, del PAN, contaba con un hecho importante: la comisión había estado en manos de representantes de su partido, lo que abría la posibilidad de que siguiese así.

Pero en las negociaciones entre coordinadores no hubo espacios. Hernández Chávez se aferró a que Turismo era para un priísta e hizo gala de todas sus artes para conseguirlo, aunque para ello hubiese tenido que “sacrificar” la de asuntos agrícolas.

Al final Martín Pérez quedó como secretario.

De los diputados del sur, sólo dos encabezan comisiones: Fernando Piucheta y el doctor Víctor Díaz Simental, del distrito XXIII –Escuinapa-, que preside la de salud. Ya si no: él es el único doctor de toda la legislatura, pero además tiene la experiencia de haber sido secretario de Salud en el gobierno estatal, durante el mandato de Juan Sigfrido Millán Lizárraga.

Así pues, Pucheta ganó la primera careada de una rivalidad natural entre él y Martín Pérez.

UNIFICADOS

La designación de pucheta al frente de la Comisión de turismo generó curiosamente una omentánea unificación panista. Cada uno por su lado, Alejandro Higuera y Carlos Felton, así como Frank Córdova Celaya, el secretario de Turismo, estuvieron presionando para que la posición quedara en manos de Martín Pérez. Felton había confiado a los suyos que la retención de esa comisión sería relativamente fácil, pues bastaría invocar un hecho importante: la Presidencia Municipal del principal destino turístico de Sinaloa es del PAN; la Secretaría de Turismo de Sinaloa está en manos de un panista; Martín Pérez es diputado local por Mazatlán. Todo abonaría a una coordinación perfecta, que generaría sinergia. Pero el Chuquique no les compró el argumento.

UN GRAN PERSONAJE

Normalmente los grandes personajes pierden su condición humana, contrastados por la magnitud de sus obras. No fue el caso de Nelson  Mandela. Madiva, como le llamaban, era más humano entre más crecía su imagen. Y es que su lucha fue siempre en esa dimensión de humanidad, atendiendo los derechos de las personas y no los de proyectos políticos o ideológicos.

Las primeras repercusiones estruendosas que conocía sobre el apartheid fueron a propósito el deporte: el equipo mexicano de tenis había pasado a la siguiente ronda en la lucha por la Copa Davis, algo inusitado a pesar de las individualidades que en su tiempo hicieron crecer al Pelón Osuna, a Joaquín Loyo Mayo, y en esos momentos –los años setenta- al bajacaliforniano Raúl Ramírez.

El enfrentamiento entre el presidente Luis Echeverría y el empresariado nacional hizo que el episodio fuese divulgado como una intromisión del gobierno en el deporte. Lo cierto es que México había roto todo tipo de relación con el gobierno de Sudáfrica a causa del apartheid, de modo que nadie podía ir a jugar en nombre de México contra los deportistas sudafricanos, y kucho menos hacerlo en ese país, como era el caso de la eliminatoria tenística.

El régimen racista estaba aislado. Casi todo el mundo había dejado de comerciar con él, pero la decisión de la ONU no hizo sino dejar que los racistas actuaran a su antojo.

Fue después que empezamos a conocer a detalle las atrocidades que se cometían en  nombre de la supuesta superioridad de la raza blanca y todavía más adelante que empezamos a saber de Nelson Mandela, encarcelado como tantos líderes sociales en países injustos.

La lucha de Mandela dio frutos y acabó con el régimen segregacionista e incluso logró convencer a sus compatriotas de no practicar también ellos una especie de segregación contra los blancos. Generoso en la victoria, logró consolidar una nueva nación, diferente a la que le tocó vivir y combatir con grandes sacrificios personales. Todos los que aun desde lejos seguimos su trayectoria, sentimos la pérdida de este hombre excepcional, cuyo ejemplo será siempre una inspiración para luchar contra las injusticias de todo tipo.