EN LA GRILLA

0
75
maribel.jpg

*Sorpresiva propuesta de reforma fiscal

*Hoy es el recuento de votos en el XX

*Pocos, pero votan a favor del municipio

La propuesta presidencial de reforma fiscal resultó sorpresiva. El propio presidente Enrique Peña Nieto reconoció que en un entorno difícil para la economía, aplicar el IVA a alimentos y medicinas resultaría lesivo para los grupos sociales más desprotegidos. En cambio el mandatario apostó por impuestos especiales y por reducción de nichos de exención, que se supone darán un incremento del 1.6 por ciento del producto interno bruto.

Las mejores noticias de la propuesta están en lo que no contiene. El asunto del IVA, por supuesto, es la gran manzana qué ofrecer a la sociedad, a una sociedad que estaba francamente espantada ante la posibilidad de que la carga fiscal ampliada que busca el gobierno, recayese en el consumo, reduciendo la carga a las empresas, como se había apresurado a proponer la Confederación Patronal Mexicana.

Contra toda la lógica que se había establecido en las últimas semanas respecto de los términos posibles de la reforma, el PRD consideró positivo el contenido, al extremo en que el dirigente Jesús Zambrano sostuvo que la propuesta de Peña Nieto recoge banderas que su partido había enarbolado como parte del proyecto económico del año próximo.

Zambrano aprovechó el momento para decir que sin la participación del PRD en el pacto no habría sido posible detener el alza al IVA ni su aplicación a medicinas y alimentos, como se había venido perfilando.

En cambio el dirigente panista Gustavo Madero manifestó su disgusto por considerar que el documento no recoge lo que la sociedad estaba esperando y que se ha quedado a deber. Resulta curiosa la posición de don Gustavo, pues si bien la propuesta no va en el sentido que el PAN esperaba, en cambio él en lo personal fue visto muy aplaudidor tras el discurso del presidente, durante la ceremonia de presentación.

Por supuesto también el sector empresarial consideró inapropiada la iniciativa, pues a su juicio carga el peso de la reforma en las empresas. Ellos esperaban que el punto central para la mayor captación fuese el IVA y que incluso se llegara a la desgravación del impuesto sobre la renta a los negocios del país.

Estas críticas ocurren a pesar de que el gobierno actúa en dos renglones que habían sido muy demandados por los empresarios: la desaparición del IETU y de paso la del IDE, pues ambos generaban no sólo mayor gasto fiscal a los negocios, sino una mayor dificultad para cumplir con los requisitos tributarios.

Por supuesto que ya entrados en el sospechosismo, todos tenemos que esperar a que se vean bien “las letras chiquitas” de la iniciativa, pues lo que más han destacado es lo que nos parece bien, como la reducción al gasolinazo con que nos han regalado cada mes durante los últimos años, y que el año próximo será a la mitad de lo que ahora es. Justo cuando se levantaban más voces protestando por este deslizamiento.

Ahí queda, de todos modos, la advertencia de que más adelante se aplicará un alza correspondiente con la inflación que se prevea, “excepto”, aguas, “excepto cuando haya un salto brusco en los precios internacionales de los combustibles”.

En términos generales la respuesta del gobierno es parte, como dice un agudo analista de las redes sociales, de la reacción que tuvo la sociedad, de la oposición de diversos sectores y líderes de opinión, aunque también debe haber contado una parte voluntaria del presidente y su equipo. Si no se le quiere reconocer a Peña Nieto alguna sensibilidad social, al menos hay capacidad de cálculo político para determinar lo inoportuno de las medidas que le reclama n ahora empresarios y panistas.

EL RECUENTO DEL XX

A las ocho de la mañana de hoy se realiza el recuento parcial de votos en el Distrito XX. Mucho se ha especulado acerca del resultado que tenga este trámite.

Lo más llamativo ha sido por supuesto el acto que realizó el sábado la Coalición Unidos Ganas tú, que trajo a Mazatlán a sus dirigentes estatales y a una parte importante de sus cuadros de la entidad para respaldar y apoyar a Martín Pérez Torres, el candidato a diputado por el XX Distrito que inicialmente ganó la elección, pero que ahora ve en riesgo ese triunfo.

En realidad esa acción tiene tanto impacto como una reunión similar para lograr que fulano de tal se saque la lotería.

Situación distinta es la de aquella reunión con los magistrados de Guadalajara en que cuadros panistas y senadores de ese mismo partido, provenientes de varios estados del país, fueron a dejar en claro que hay respaldo político e interés de su partido para el caso de Ahome. Es posible que un despliegue así, empatado con un cabildeo en los niveles adecuados, puede generar un resultado positivo, cuando el análisis del caso está todavía en el nivel político.

Pero cuando se trata de un recuento de votos, así sea parcial, en que los parámetros están bien definidos, ese apapacho colectivo no es más que un intento mediático, o una demostración involuntaria de miedo o preocupación.

En el PRI por supuesto la situación también es de tensión. Si el tribunal hubiese decidido un nuevo recuento total de los votos, los seguidores de Maribel Chollet y ella misma tendrían una razonable certeza de que saldrían adelante, pero con las acotaciones determinadas, es muy posible que no les alcance y que incluso puede llegar a ser todavía más frustrante, si la diferencia se reduce de nueva a seis o cinco votos.

Como quiera, al magistrado del Tribunal Estatal Electoral que viene a encabezar el recuento le va a pasar lo que al cohetero: si no le chiflan los cohetes, le van a chiflar a ellos; y si los cohetes chiflan, de todos modos no faltará quién le termine chiflando.

De los efectos colaterales ni hablar. Ya el PAN sabe que perder esta diputación lo dejaría en números todavía más magros en el Congreso del Estado, con una bancada de apenas nueve curules; en el PRI la eventual victoria de Maribel Chollet sacaría del juego a Jesús Burgos Pinto y terminaría por acentuar las diferencias entre las fracciones que subsisten en el priísmo, bajo la sospecha de que el asunto estuvo arreglado con el tercer piso. En el PAS, por supuesto, están esperando a saber si se les hace una cuarta curul, para hacer una estruendosa fiesta.

HABRÁ MUNICIPIO 19

Como era previsible, ayer ganó la opción del “sí” a la pregunta de si se respalda la creación del municipio de Eldorado. La interrogación por supuesto fue a los eldoradenses y los habitantes de otras ocho sindicaturas de Culiacán: Emiliano Zapata, Baila, Quilá, El Salado, San Lorenzo, Tacuichamona e Higueras de Abuya, en algunas de las cuales había resistencias por la incorporación al proyecto, bajo la sabia duda de que si dependiendo de un municipio rico, les iba mal, haciéndolo de uno pobre como indudablemente será Eldorado, les irá peor.

La aspiración de convertir a Eldorado en un nuevo municipio del estado viene de muchos años atrás, y hubo un tiempo en que acumulaba a grandes cantidades de seguidores. El tema se convirtió luego en gancho de los partidos políticos, sobre todo de los que usualmente fueron oposición, que hallaban en el asunto un buen elemento para ganar adeptos, toda vez que al PRI le incomodaba dividir al municipio de Culiacán, porque en esos tiempos era la zona rural la que lo ayudaba a sacar las elecciones en la capital.

Pero ayer no se advirtió ningún entusiasmo. De sesenta mil 538 electores que forman el padrón electoral de la zona involucrada, apenas veinticinco mil 951 participaron y de ellos únicamente 16 mil 80 votaron a favor, contra nueve mil doscientos y tantos que estuvieron en contra.

Esas cifras no hablan del calor con que se exigió por largos años la oportunidad de convertirse en el municipio número diecinueve del estado. Tampoco del otro lado había mucho calor por concretar esta medida.

Durante la campaña, el hoy gobernador Mario López Valdez fue muy receptivo de la exigencia que hacía la clase política eldoradense y prometió que si ganaba se convertiría en promotor de la municipalización, al punto de comprometerse a enviar la iniciativa correspondiente, luego de la respectiva consulta.

Pero fue evidente que ya estando en el gobierno, a López Valdez y su equipo se les vino encima la realidad y entendieron y aquilataron la situación de los municipios, el problema de crear nuevos ayuntamientos que enfrentarían carencias sumamente graves, pero el compromiso ya estaba encima y había que sacarlo adelante.

Pese a la famélica participación, la oposición en las sindicaturas periféricas y la realidad real de los municipios, tenga usted por seguro que Eldorado será municipio. Al Congreso no le queda salida después de la consulta organizada por cierto impecablemente por el Consejo Estatal Electoral, que el próximo martes va a realizar el cómputo, para oficializar los resultados, que ya desde ayer aparecían completos, pues se pudieron conocer las cifras de cada una de las ciento cuarenta y tres casillas electorales, a las que sólo faltarán los detalles que siempre terminan por aparecer, pero que en este caso no parecen tener posibilidad de influir realmente.

EL MALTRATO ANCESTRAL

Hay casos que ilustran la facilidad con que algunos embaucan a las sociedades en aventuras que no siempre resultan positivas. El abandono secular de las sindicaturas genera entre sus habitantes un rencor sordo contra los gobernantes que sólo van a verlos cuando andan en campaña y si vuelven, no es a cumplir los compromisos adquiridos.

Eldorado es prácticamente una ciudad que depende de otra, que tiene un buen movimiento económico, una estructura social bien establecida, una cultura regional propia bien desarrollada y cimentada, pero Culiacán ha hecho poco por esa parte del municipio, como Guasave y Ahome han hecho poco por Juan José Ríos, que a pesar de su importancia, no ha alcanzado un desarrollo adecuado.

En Mazatlán Villa Unión tiene también su historia. El viejo Presidio de San Juan de Villa Unión fue el origen del municipio de Mazatlán, pero al desarrollarse la ciudad en derredor del puerto, la villa quedó en el olvido. Tanto, que la urbanización moderna, la de calles pavimentadas, llegó hasta el gobierno de Juan Sigfrido Millán Lizárraga, que arrancó ahí su campaña electoral y prometió combatir los rezagos urbanos.

Por supuesto, la primera calle pavimentada no fue la que pasa frente al mercado ni por la iglesia y su concurrida plaza, ni la que comunica a la cabecera de sindicatura con El Walamo, no. Fue la calle por donde vive el entonces y actual síndico, Manuel Eugenio Soler, que no va a ninguna parte en especial, pero que se convirtió en un magnífico y provinciano elemento de demostración de poder.