EN LA GRILLA

0
41
FN4A0080.JPG

*No vino el presidente ¿qué detuvo su cuarta visita?

*Martha Tamayo, orgullosa de ser enviada del centro

*Zambrano estaba bajo acoso de las otras corrientes

FRANCISCO CHIQUETE

Los alcaldes, invariable e infaltablemente, sin ponerse de acuerdo citaron a los personajes del Chapulín Colorado: ¿y ahora quién podrá defendernos?

Era que el presidente Enrique Peña Nieto decidió no venir a Mazatlán, a pesar de la importancia que su gobierno está dando al aspecto de la seguridad y una reunión de procuradores siempre es relevante para pacificar a un país donde la delincuencia ha estado al frente de la agenda nacional, nos guste o no.

En el encuentro del gobernador Mario López Valdez con el presidente se cifraba buena parte de las expectativas de ayuda a los municipios. No significa que la posibilidad se haya cancelado, pero ¿qué mejor que un encuentro personal, oportuno, para obtener resultados concretos y también inmediatos? Del otro modo se corre el grave riesgo de que el caso sea turnado a terceros y de terceros a cuartos, y termine por llegar después que se hayan producido los relevos en las alcaldías de Sinaloa.

El asunto de la Universidad Autónoma de Sinaloa, en cambio, tiene una posibilidad abierta. Tan abierta, que el rector Juan Eulogio Guerra Liera pidió ayer a los universitarios suspender las movilizaciones (pensando en que el presidente vendría a Mazatlán y en que la estrategia marcaba una marcha precisamente con ese motivo) porque la Subsecretaría de Educación Superior pidió a la Secretaría de Hacienda la asignación de recursos para atender los reclamos uaseños.

También el caso de la UAS sería planteado por el gobernador al presidente. No es que no se estuviesen haciendo gestiones en paralelo, pero un toque de puertas en Los Pinos siempre ofrece grandes posibilidades de una solución que, insistimos, para serlo tiene que ser oportuna.

La suspensión de la visita presidencial resultó verdaderamente sorpresiva, pues los trabajos de la trigésima Conferencia Nacional de Procuradores de Justicia han marchado adecuadamente hasta donde se sabe. Al menos los eventos de carácter público fueron exitosos, con la presencia y discursos del secretario de Gobernación y el procurador general de la República. Desde la ceremonia inaugural hubo un anticipo con dos advertencias del secretario de Gobernación: o nos coordinamos, o perdemos la lucha: divididos gana el crimen, diagnosticó; y la urgencia de que todos los estados se sumen a la transformación del sistema de justicia penal, pues según estableció, hasta el momento son sólo trece los estados que de algún modo se han sumado a la modalidad en preparación. Llegaremos el año próximo a diecisiete, pero tampoco será una incorporación plena.

Si eso es en lo público, en lo privado las exigencias deben haber sido más severos y concluyentes, las advertencias más perentorias. También en público el procurador Jesús Murillo Karam hizo una reconvención irrefutable: es necesario para avanzar, contar con la confianza de la gente, pero esa confianza no se gana con un buen discurso ni con un bonito proyecto, sino con hechos.

Si la conferencia marcha ¿por qué no vino el presidente?

Una explicación sería la decisión del PRD, de abandonar el Pacto por México, en el que parecía haberse sostenido después del congreso nacional del pasado fin de semana, pero que acaba de dejar, a menos que el gobierno rectifique su propuesta de reforma energética y que apoye la propuesta perredista de reforma electoral.

La otra es que Mazatlán se estaba convirtiendo en el foco de diversas movilizaciones, que iban desde la que tenía planeada la Universidad Autónoma de Sinaloa, hasta las que realizan ya de diario loas inconformes por el cobro de energía eléctrica, pasando por los comuneros de Durango, que además de marchar por la ciudad, tienen tomada la caseta de Coscomate, en el puro centro de la autopista Mazatlán-Durango.

A como están las cosas, no es rato que el Estado Mayor Presidencial prefiera una suspensión de giras, y no porque la seguridad del presidente esté en riesgo, sino para evitar que se le relacione con algún desmán, alguna provocación como las que han ocurrido en la capital del país, generando en el extranjero una mala imagen del país y en el interior un profundo malestar por estas situaciones lamentables que por supuesto se producen en el interior, sobre todo en la ciudad de México.

Por cierto, si la causa de la suspensión fue la prevención ante las manifestaciones, habría sido la segunda ocasión en que pasa algo parecido en Mazatlán,. Durante la campaña electoral del 2012, cuando Peña Nieto vino a Guasave, tenía programado pasar a Mazatklán para encabezar un foro sobre pesca. Todo marchaba cuando el alto mando de la campaña se dio cuenta de que en un salón contiguo del Centro de Convenciones, donde sería el foro, había una reunión nacional de estudiantes. Después del nacimiento de 132, consideraron que lo más sensato era evitar riesgos. Y no vinieron.

MARTHA TAMAYO:

ORGULLOSA Y SATISFECHA

Hoy rinde protesta Martha Tamayo Morales como presidenta del comité directivo estatal del PRI. Será la primera ocasión en que esa instancia partidista sea encabezada por una mujer, lo que da al hecho cierto tono de historia.

No parece ser una tarea fácil, con las huellas que dejaron el episodio del 2010 y sobre todo, las posteriores, en que el PRI pasó de los leales y los traidores, a los aprontados con el nuevo régimen y los decepcionados con lo que les fue otorgado y lo que esperaban recibir. Luego se dio el caso de uniones entre priístas de uno y otro lado, para terminar ahora con la sorpresa de que el centro les envía una dirigente que dé al propio centro la certeza de que ni será incondicional del gobierno del estado, ni será una enemiga gratuita del gobernador.

Cuando le preguntamos a Martha Tamayo sobre el hecho de que haya sido enviada del centro para convertirse en dirigente porque las autoridades del centro le tuvieron confianza a ella para trabajar en la unidad del partido, dijo que se sentía orgullosa.

Yo estoy orgullosa de que en un año que me fui a trabajar en la capital, pude ganarme la confianza del centro para venir a hacer este trabajo y si además logré generar el consenso para que aquí se me recibiera bien, con gusto, pues mejor, porque cerramos una pinza que nos permite trabajar por el partido.

Cuando le preguntamos, en entrevista para Guardianes de la Noche, si había encontrado el júbilo, el gusto de los militantes locales, señala que si no hubo otros registros es porque estuvieron de acuerdo.

También establece que quienes aspiraron a ser dirigentes, que son sus amigos, le han brindado su respaldo y sin mediar la pegunta específica, rechaza cualquier asunto negativo.

Lo que ustedes llaman imposición, fue una decisión en que todos estuvieron de acuerdo, lo que llaman imposición en realidad es la forma en que el PRI procesa sus asuntos internos, y creo que no es muy diferente a los de otros partidos, que todos tienen sus formas muy particulares de llegar a acuerdos. En su designación, concluye, no hay ninguna irregularidad.

Por otra parte, considera que su tarea sería conseguir esa unidad a que todos los partidos aspiran. Hoy, recordó, el PRD decidió apartarse del Pacto por México, pero al margen de lo que haya determinado ahora o por qué lo haya hecho, está el antecedente de que se había sumado a un esfuerzo conjunto de las más importantes fuerzas políticas para llegar a acuerdos por el bien del país. Si ellos lo consiguieron, con los diversos intereses que representan, con más razón, sostiene, lo van a lograr los priístas en favor de su propia organización.

Todo es claro. Muy claro.

SE FUE DEL PACTO, DEJA

UNA PUERTA ABIERTA

El dirigente del PRD, Jesús Zambrano anunció ayer que dejaba el pacto. Lo hace indignado porque el presidente Enrique Peña Nieto anunció que seguiría la ruta establecida para las reformas estructurales, especialmente la que tiene que ver con el sector energético.

Zambrano sin embargo dejó abierta la puerta para un regreso, pues dijo que su partido se va, hasta en tanto el Presidente no haga una rectificación de esas declaraciones a las que calificó como impulsoras de una reforma regresiva.

En realidad Zambrano había logrado un precario acuerdo durante el Congreso Nacional perredista del fin de semana anterior. Contra todos los pronósticos, había sacado una mayoría que respaldase los acuerdos tomados dentro del pacto, pero el panorama se veía difícil. El equilibrio favorable a los Chuchos no podía durar más tiempo y el grupo se exponía a ser rebasado.

Así acabó, aunque sólo sea de momento, la idea de los Chuchos de impulsar “una izquierda moderna y dialogante”, a la que sus compañeros acusan de claudicante.