EN LA GRILLA

0
36
90 ASAMBLEA CONVENCION NACIONAL DE CONTADORES (13).JPG

*Raúl Salinas en Mazatlán: libre, tranquilo y famoso

*Roberto Cruz dice que Malova jalará con el PAN

*Otro episodio en la lucha por el bono de regidores

FRANCISCO CHIQUETE

Fresco y lozano, Raúl Salinas de Gortari, el llamado “hermano incómodo” del expresidente Carlos Salinas de Gortari, estuvo en Mazatlán, para asistir a la Convención del Instituto Nacional de Contadores Públicos, que durante los últimos tres días se desarrolló en el Centro de Convenciones.

Sonriente en todo momento, sin que le perturbaran las miradas de curiosidad, de morbo y hasta de reprobación que quienes lo identificaban al cruzar con su paso desenvuelto, Salinas fue objeto de innumerables tomas fotográficas de parte de los reporteros gráficos, los camarógrafos, y aún de los convencionistas, que celular en mano se ponían en ángulo para captar la imagen que en otros tiempos se creyó imposible.

Para todos tenía una sonrisa, una mirada condescendiente, como de rockstar retirado que agradece las muestras de fama. Ni el proceso por presuntamente asesinar a su excuñado José Francisco Ruiz Massieu, o por enriquecimiento inexplicable, ni el uso de documentos oficiales falsificados o la existencia de multimillonarias cuentas secretas en Suiza, que se expusieron al público, ni la estancia prolongada en la prisión de alta seguridad de La Palma, le quitan el buen ánimo.

Llegó a Mazatlán en vuelo privado, en compañía del empresario Carlos Peralta, uno de los que testificó y declaró haber aportado dinero –cincuenta millones de dólares- para conformar los depósitos en Suiza detectados a Salinas de Gortari bajo nombres supuestos, y decomisados mediante acciones policiales que incluso alcanzaron a su esposa en aquel país europeo.

A los reporteros que se le acercaron los trató tranquilo, incluso cordial, como saboreando una fama que fuese positiva. Se dijo socio de la empresa de comunicaciones que dirige Peralta, y con él se fue de regreso, casi inmediatamente.

Nada queda de aquella voz histérica, trémula, que en una llamada telefónica discute con su hermana sobre responsabilidades de su hermano Carlos en el manejo de dinero irregular que se le achacó a él. Sin embargo era el mismo que en una larga carta a la revista Proceso manifestó sus dudas al momento de ver la aquella cabeza de portada definitiva y definitoria. “El hermano incómodo”.

¿Era yo el hermano incómodo? se pregunta en esa ocasión, pero luego repregunta: ¿o era mi hermano, que por ser Presidente generaba presiones que me alcanzaron a mí?

Es ese mismo cuya inocencia alegó siempre el expresidente, para reconocer al final que “él tendrá que responder” por los documentos falsificados que le consiguieron diversas identidades con las que se movió en el extranjero.

El mismo que al final fue exonerado para sorpresa, estupor, de la opinión pública nacional. Ese que ayer llegó con aires de ejecutivo distinguido, dialogó con algunos de los que le rodearon, sobre todo personal quizá de la empresa IUSA, propiedad de la familia Peralta, y que se fue sonriéndole a esa libertad que le confirió la Suprema Corte de Justicia, a esa notoriedad que le dieron tantas y tantas notas negativas, al mundo que no deja de verlo como al Salinas que fue encarcelado como símbolo de que los excesos cometidos con el poder se llegan a pagar, aunque sea insuficientemente y sin consecuencias aparentes.

MAS PERSONAJES

La convención de contadores trajo de todo. Entre los expositores estuvo el mismísimo director del Sistema Autónomo Tributario, Aristóteles Núñez Sánchez, quien dijo que la evasión fiscal se ha reducido sustancialmente, pues pasó de un 4.6 al 2.6 por ciento del Producto Interno Bruto, de acuerdo con las cuentas sacadas para comparar el periodo del 2000 al 2008 con los años anteriores.

Obviamente estaba diciendo que las administraciones del Partido Acción Nacional fueron casi el doble más efectivas que las priístas quelas antecedieron, para convencer, por cualquier vía, a los causantes de que entregaran sus aportaciones al fisco de la nación. Por supuesto, ahora que él está ahí, con una administración tricolor, aspira a que esas recuperaciones sigan en ritmo  ascendente.

Y no andaba equivocado de auditorio, pues fue a decírselos nada menos que a los contadores afiliados al Instituto Nacional, como para que lo tomen en cuenta a la hora de elaborar las declaraciones, los estados financieros y demás documentos y trabajos que se manejan en esa sufrida profesión de la contabilidad.

Por supuesto que con el guión bien aprendido, pasó a defenderá la reforma fiscal, que a su juicio, no afecta ni golpea a la clase media, porque está hecha para que quienes paguen más sean precisamente los que ganan más, y no la gente que vive o sobrevive de su trabajo. Los contadores lo escucharon con atención y hasta hicieron sentir que le creían, que ni siquiera ponía n en tela de juicio aquella disertación que los tenía con los ojos pelones.

JORGE CASTAÑEDA

Como si fuera parte del elenco musical, Jorge Castañeda apareció en uno de los momentos culminantes de la convención. El exsecretario de Relaciones Exteriores lleva una estrecha relación amistosa con uno de los dirigentes del Instituto, y además frecuentemente da conferencias sobre temas de la actualidad nacional en temas como éste, de modo que nmo debe haber sido difícil convocarlo a Mazatlán.

Las conferencias de Castañeda son un magnífico show: sus exposiciones son ágiles, por momentos hasta brillantes e informadas, y aunque sus conclusiones no siempre obtienen unanimidad (por más que es buenísimo para convencer al público hasta del frío que hace en el desierto), sus planteamientos polémicos, sus señalamientos descarnados y sus posiciones que con frecuencia no son políticamente correctas,.

Ayer no fue la excepción. De plano se manifestó por una reforma energética en que sean el PRI y el PAN quienes lleguen a un acuerdo, para evitar que las posiciones del PRD quiten “alcance” a las medidas pues Castañeda coincide que Acción Nacional en que debe haber concesiones petroleras y sociedades directas hasta en la extracción del petróleo. Estima que sólo así se podrán alcanzar los resultados que la economía necesita para que el país se desarrolle adecuadamente (tenemos una nota amplia sobre el tema en esta edición).

Castañeda duró un buen rato intercambiando elogios y reconocimientos con el gobernador Mario López Valdez, quien tuvo una intervención antes que se diesen la conferencia y la clausura. Malova anunció su propósito de escuchar las exposición de Castañeda, a quien ha seguido, dijo, y cuyos libros ha leído. Al final se fueron juntos, hablando de temas que no son de estado, pero sí imprescindibles: una agenda que incluya para el escritor una escala con el Cuchupetas, una llamada con el exmandatario Juan Sigfrido Millán Lizárraga, hecha desde el propio teléfono del gobernador, y otros asuntos cotidianos.

EN TODAS PARTES HAY UNOS

MÁS IGUALES QUE OTROS

Antes del proceso electoral de julio anterior, a Eduardo Ortiz, que entonces era secretario de Desarrollo Económico, se le ocurrió decir que tenía aspiraciones de ser candidato panista a presidente municipal de Culiacán y sus deseos fueron tomados como órdenes. Inmediatamente se le invitó a ahuecar el ala, a irse a trabajar por la candidatura, desocupando el espacio de la secretaría, tanto para que tuviera tiempo de armar la postulación, como para que no contaminara políticamente la labor de la dependencia que tenía a su cargo.

Ortiz fue candidato, en efecto, aunque se quedó muy lejos de llegar a constituir una verdadera opción electoral frente al candidato del PRI, Sergio Torres, quien le pegó una pela como las que recibió Antonio Margarito en sus últimas confrontaciones, particularmente la que perdió con Manny Pacquiao.

Pero ahora es el sucesor de Ortiz en la Sedeco, Roberto Ramsés Cruz Castro, quien se la pasa haciendo futurismo político, pero como no estamos en una coyuntura electoral, seguramente no va a ser sancionado como lo fue su excompañero de establo.

Cruz Castro dijo recientemente que él permanecería en su puesto hasta el final de la administración, que no traía planes de lanzarse como candidato a gobernador, pero (siempre aparece un conveniente pero) que él estaba sujeto a lo que determinase su mentor, es decir, el gobernador Mario López Valdez,. “Él es el único que puede lanzarme a una cosa como esas”, dijo en referencia a la candidatura a la gubernatura.

Como no le pasó nada, ayer insistió en el tema, ahora más a fondo, advirtiendo que haría todo lo que esté legal y éticamente a su alcance, para evitar que el PRI gane la gubernatura en el 2016, y todavía llegó a advertir que el gobernador López Valdez trabajaría a favor del PAN en esa coyuntura, con el argumento de que López Valdez es un hombre congruente y agradecido.

Por supuesto que insistió en que él no anda detrás de una candidatura, pero –de nuevo el pero- hará ese trabajo ético, legal y moral de luchar contra el PRI, desde cualquier posición que le toque, y ese cualquier posición puede ser como simple militante, porque se va a afiliar al PAN, como funcionario, si los condicionamientos legales, éticos y morales se lo permiten, o ¿por qué no? como candidato, esa candidatura que siempre niega, pero que siempre encuentra un pero para mantenerse vigente.

Total, que la declaración de esa santa cruzada antipriísta ribeteada de legalidad, ética y moral, fue hecha por el funcionario en horas de trabajo y mientras desarrollaba una comisión en que llevaba la representación legal, ética y moral del propio gobernador Mario López Valdez, quien lo mandó precisamente a representarlo en la inauguración de la Expocanaco 2013 de Los Mochis.

EL SUEÑO DEL BONO Y UNA

BENDITITITA INOCENCIA

Como usted habrá advertido, el tema por estos días entre los regidores del Cabildo mazatleco es el del famosísimo y negado bono de marcha, que el alcalde Alejandro Higuera Osuna se aferra a negar, mientras los ediles abren cuanta puerta puedan para hacer sentir su aspiración, que ya constituye una exigencia.

En más de una ocasión, Higuera ha declarado y aclarado que no existe tal bono de marcha, por la sencilla razón de que los regidores lo han ido recibiendo a lo largo del trienio, cada vez que se les pagan sus dietas. Lo que reciben incluye su liquidación por separación del cargo y no tienen por qué esperar más, les ha dicho y les ha mandado decir.

Ayer hubo sesión de Cabildos y el tema apareció casi de sobremesa. Terminado un largo esgrima verbal sobre el asunto, la regidora perredista Carmen Mendiola decidió que ya era suficiente de escuchar negativas, se despidió y empezaba a retirarse cuando, ya en la puerta, escuchó que Alejandro Higuera hablaba de cincuenta y cinco millones destinados para el bono.

La regidora se paró en seco y dio media vuelta para reincorporarse al grupo, con el evidente propósito de alcanzar el tema y estar presente en las conclusiones, pero Higuera la detuvo antes que llegara: -no Carmelita, ni se regrese, estoy diciendo que el reportero se equivocó con eso de los cincuenta y cinco millones y el bono. Esa cantidad es para los aguinaldos, es lo que vamos a derramar con esa prestación, puede usted retirarse si gusta…

Y se fue con una sonrisa amarga, tristona.

Sus compañeros rieron del incidente, pero no del resultado que hasta el momento han tenido sus gestiones y presiones, aunque todavía confían en que podrán desarrollar unas últimas acciones que cambien el panorama.