EN LA GRILLA

0
39
alejandro.jpg

*Malas cuentas de municipios y juntas de agua

*¿Cómo se ha llegado a tan malas condiciones?

*El Derby de los aspirantes en los fines de semana

 

EN LA GRILLA

 

Las cuentas, siempre tercas, dan el retrato perfecto del fracaso perfecto que ha sido la administración pública sinaloense, especialmente en los últimos años: 15 de 18 municipios se encuentran en quiebra técnica. Y para redondear, quince de dieciocho juntas operadoras de agua potable están en las mismas condiciones.

Es historia vieja y sobada la anécdota del gobernador Mario López Valdez calificó a los alcaldes salientes de Ahome, Culiacán, Navolato y Mazatlán, como “los cuatro fantásticos”, porque dejaban a sus respectivas administraciones sin problemas económicos y a sus municipios con gran viabilidad en ese renglón.

Hoy, al menos uno de esos cuatro ayuntamientos fantásticos se le considera en quiebra. Es Navolato, cuyo exalcalde fue el único de los cuatro mencionados, en alcanzar la meta de convertirse en diputado federal de la actual legislatura.

Evelio Plata, cuestionado severamente por su sucesor el en municipio, y combatido a la hora de confirmar la candidatura, vio finamente despejado el camino y ganó su elección.

De los otros tres, sólo Zenén Xochihua Enciso, de Ahome, llegó a candidato, aunque enfrentando severos cuestionamientos que empezaron por el bono de autoliquidación que se entregó a si mismo. Al final, los electores que lo entronizaron de manera contundente, contundentemente le cerraron la puerta al Congreso. Aarón Rivas estuvo en todas las listas, pero no llegó y Alejandro Higuera Osuna no alcanzó a figurar. Los ayuntamientos que dejó este trío son los que están dentro de la consideración de sanidad financiera.

En cambio los organismos de agua potable andan por los suelos. Se salva sólo la Junta de Culiacán, de modo que ahí los otros tres fantásticos no hicieron buena labor, ni tampoco sus sucesores.

Aunque siempre se ha estilado que los gobiernos sean de cuotas y de cuates, en los últimos años el empleo en el gobierno ha dejado de ser transitorio para convertirse no sólo en una carrera, sino en un verdadero botín que ha engordado las nóminas y su peso sobre la economía de las comunas.

En el 2001, el innombrable hizo campaña ofreciendo chambas por todo Mazatlán. –Tú ya estás ganando, solía decirle a cualquiera que llegaba y le exponía su condición de desempleado, o la de su esposa, hijo, hija, yerno o nuera. Por supuesto, el número de plazas tuvo su límite, un límite que no alcanzó a cubrir ni la décima parte de las expectativas.

En los demás ayuntamientos y administraciones ha ocurrido algo parecido, si bien no tan caricaturesco. Alejandro Higuera tiene fama de haber resuelto revisiones de los contratos colectivos de trabajo en el ayuntamiento y en la Junta Municipal de Agua Potable adelantándose y superando los deseos sindicales de obtener más plazas de base. –Me ofreció veinte, ocho para él y doce para nosotros. Para el sindicato mejor, decía uno de los dirigentes beneficiados. También se sabía que en esas negociaciones iban parientes y colaboradores cercanos del munícipe.

El ejemplo más actual es el de Armando Leyson Castro, El Kory, quien no sólo aumentó el número de empleados, sino que fue sumamente generoso a la hora de asignar los sueldos. –Todos son gentes que están desquitando sus trabajos, dijo cuando empezaron los cuestionamientos. Ni Higuera ni Leyson eran novatos en el asunto: los dos fueron alcaldes antes de sus oportunidades más recientes.

En el gobierno del estado pasó también el problema de la sobrepoblación. Para poder cumplir compromisos de campaña, la administración se fue encima de puestos tan modestos como los de abatizadores en colonias populares. Y eso que los originales se habían querido congraciar con el malovismo lanzando severas acusaciones contra los funcionarios del gobierno saliente.

Si a todo eso le sumamos la vida de jeques que muchos se han dado a cuenta del gobierno; los costos desorbitados en el gasto corriente, de la inconciencia colectiva respecto de la delicada situación económica del país y de a sociedad, entenderemos por qué los ayuntamientos y los gobiernos en general pasan por momentos tan graves.

Por supuesto, habría que añadir el problema de la corrupción, la corrupción con mayúsculas, la de los moches, los contratos arreglados, los proyectos simulados. Un triste recuento.

¿ALGUIEN PODRÁ SEGUIR EL

PASO A TODOS LOS ASPIRANTES?

El Sábado por la mañana, Sergio Torres Félix, alcalde de Culiacán, estaba reunido con los Chemones mazatlecos, a quienes no les vino a hablar de las calles de Culiacán, ni del clima de los últimos años, sino de sus aspiraciones de ser candidato a gobernador del estado, de las razones por las que se siente en posibilidades de ser el escogido y de su disposición para pelearla hasta el último momento.

Al día siguiente se fue a Guasave, donde repitió el encuentro y el tema, aunque por supuesto, varió el público.

El mismo sábado estuvo aquí el senador Aarón Irízar López, quien tuvo una reunión con doctores, obviamente tocando el tema de su entonces todavía fresquecito destape oficial como aspirante a la candidatura del PRI. Irízar fue sin duda la nota más fuerte con su anuncio, a pesar de que todo mundo sabía perfectamente que andaba en ello, que ha trabajado en la creación de una red de simpatizantes y en la fijación de una presencia pública que lo ha llevado al segundo lugar en las encuestas realizadas durante los últimos cinco años.

Gerardo Vargas Landeros no sólo ha estado detrás de las Ferias de Servicios Interinstitucionales (en realidad al frente), sino que ha ido siguiendo a las lluvias. Si la semana previa Tláloc le impidió la tarea en Los Mochis y en Culiacán, esta vez fue en Elota, aunque en la capital del estado sí alcanzó a desplegar las carpas.

Diva Hadamira tuvo, como ya alcanzamos a comentar en la entrega anterior, una comida cn Juan Sigfrido Millán Lizárraga y durante el fin de semana recorrió la zona norte. Hoy en Los Mochis hace e lanzamiento nacional del Manual de los Derechos de los Niños y Niñas.

Daniel Amador también le ha entrado no sólo al activismo suyo y de su gremio (este fin de semana volvieron a destapar a Silvino Zavala, actual dirigente de la Sección 53 del SNTE), sino que además le metió jiribilla al asunto.

Cuando los reporteros le preguntaron sobre el destape de Aarón Irízar, quien dijo en conferencia de prensa que hizo un recuento de fuerzas y concluyó que sí le alcanzan para luchar con buenos niveles de competitividad, Amador fingió sorpresa (“¿eso hizo?) y luego pasó a cepillo al alcalde de Culiacán, Sergio torres diciendo que ahorita va a todas: bodas bautizos, quinceaños

Sólo estuvieron tranquilos Heriberto Galindo, David López Gutiérrez, quien se mantiene firme en que sólo en diciembre o enero hará sus cálculos y pronunciamientos; y por supuesto, Jesús Vizcarra, de quien se siguen tejiendo leyendas de muy diverso orden y destino, sin que alguien logre sacarle un “sí” (ya tampoco un “no”), como tampoco han podido sacarlo de la pista, a pesar de que los pronunciamientos para ello han sido fuertes y poderosos en los últimos días. Si no, que les pregunten a Juan Sigfrido Millán Lizárraga y a Francisco Labastida Ochoa.