EN LA GRILLA

0
49
IMG_1929.JPG

*Dos comisionados impolutísimos

*Quieren alcaldes de casi cinco años

*Del debate público al insulto personal

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

¿Usted cree en la teoría de a neutralidad absoluta? Jesús Enrique Hernández Chávez sí.

El famoso Chuqyuique, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, asevera que los dos nuevos miembros de la Comisión Estatal de Acceso a la Información Pública del Estado de Sinaloa no tienen nada que ver con los partidos políticos,. Que fueron electos simplemente por su capacidad y no por relaciones partidistas o mediante violaciones a la ley.

Los diputados tomaron protesta ayer a los nuevos comisionados, electos con 31 votos hace muy pocas semanas. La designación, hecha tras un proceso en que se convocó a la sociedad a acompañar a los diputados en el proceso de convocatoria, selección y designación, generó todo un escándalo porque tras un proceso impecable, abierto como nunca, los diputados terminaron por acordar conforme a los intereses de los partidos principales.

Cuando los reporteros se lo hicieron ver a la entonces presidenta de la mesa directiva del Congreso Yudit del Rincón, que se trataba de un acuerdo entre partidos, ella no tuvo reparo en decir que en efecto, hubo acuerdo entre partidos, y en defender el hecjo, porque es muy legítimo que los partidos lleguen a acuerdo en los Congresos. Parta eso son las cámaras, sostuvo.

Jesús Enrique Hernández Chávez también reconoce el acuerdo, pero matiza: había de catorce aspirantes, siete recomendados como idóneos por un organismo de la Ciudad de México, que hizo el análisis de cada uno de los casos. De esos siete, nos indicó, cualquiera está bien. Por supuesto que los partidos tenemos que hacer consensos y llegar a acuerdos. Acordamos con ellos.

Sin perder la calma ni e hilo, Hernández Chávez, entrevistado para Guardianes de la Noche, nos insistió en que la designación fue adecuada con las leyes. No hay nada que les quite el derecho a ser electos insistió.

El motivo de críticas es que la señora Ana Martha Ibarra López Portillo electa para los siguientes cinco años, es esposa de un importante cuadro del PRI, el exprocurador de Justicia del estado, Luis Antonio Cárdenas Fonseca, quien ha disputado las candidaturas a alcalde y a diputado federal sin que su partido le responda.

Por su parte Tomás Medina Rodríguez trabajaba antes de su postulación, como asesor del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional en el mismo Congreso del Estado.

Ninguno de esos antecedentes les impide legalmente ser comisionados, pero es evidente que se trata de ligas que los hacen cercanos a los partidos, pero Hernández Chávez considera que no hay tal. Alude a la emancipación de la mujer, que no tiene por qué seguir lo que dice el marido; y sostiene que el asesor del grupo parlamentario del PAN sólo prestaba sus servicios profesionales, sin que ello signifique que hay una liga partidista.

E paso se va contra uno de los críticos, Ernesto Villanueva, de quien recuerda que trabajó para el gobierno de Juan Sigfrido Millán Lizárraga, armando la ley de Acceso y la Comisión correspondiente, Le pagaron muy bien sus servicios profesionales, y eso no le invalida como especialista. En efecto, a Villanueva le fue muy bien en esa época.

UN SUEÑO GUAJIRO:

ALCALDES DE QUINQUENIO

Desde hce tempo se ventilaba en el ámbito político el proyecto de extender por única vez a cuatro años con diez meses el mandato de los próximos alcaldes, a quienes ya se había asignado un periodo de un año con ocho meses para que las elecciones locales queden homologadas con las federales, y para recortar el larguísimo periodo que va de la jornada comicial a la fecha de toma de posesión.

Este mismo año, con las reformas electorales, los partidos puestos de acuerdo en la mesa de concertación política acordaron los nuevos términos, pero resulta que unos mesecitos después, ya no sirve o acordado y hay que irse a extender el periodo, estirándolo como quien jalonea la cuerda de un yoyo o algo por el estilo.

La primera conclusión fue que se pretende dejar una situación de hecho, que permita influir aunque sea parciamente en la conformación de las siguientes autoridades. Aunque en el caso del PRI es el candidato a gobernador el que palomea a los candidatos a alcaldes, no faltan los espacios de negociación que permiten al saliente determinar a dos o tres espacios de su mayor interés.

El gobernador Mario López Valdez tuvo ya una reunión con dirigentes de los partidos políticos, y contra lo que uno puede pensar, no lo rechazaron son que acordaron ponerse a investigar sobre las condiciones jurídicas de caso.

El propio Hernández Chávez adelanta que la primera medida a tomar en cuenta, es que la ley dice que no puede haber reformas en materia electoral desde noventa días antes de que se lance la convocatoria a elecciones. Precisamente por eso se hicieron aquellos cambios, a ritmo de tres por ocho, dado que se vencía el plazo.

Sin embargo, el jefe de la bancada priísta dice que se va a analizar cualquier cosa en derredor del tema, a ver si hay modo. Ya encarrerado, lo interrumpe Pablo César Espinoza y le recuerda que no tienen –los diputados- porqué aprobar necesariamente lo que se les mande. Chuquique por supuesto, acepta la razón del dicho.

Cualquiera que sea el interés que se persigue con estas reformas, es evidente que no se puede hacer una reforma de esas al vapor equivale a estar jugando con los términos políticos que rigen la entidad.

CUANDO LA POLÉMICA

PASA A LOS INSULTOS

No hay obra pública que no sea polémica. Aunque se reconozcan sus bondades (cosa que ocurre muy rara vez) las molestias del proceso echan a la gente encima de la autoridad. Lo que se está haciendo en la glorieta del Valentinos es confuso para quien no conoce los términos del proyecto, y también para quienes lo conocen, como evidencian las declaraciones del presidente del Colegio de Arquitectos del Sur de Sinaloa, César Guillermo Penin Sánchez, quien reclama que se detengan las obras.

El director de Obras Púbicas, Sergio Wong, lo mismo que el oficial mayor Salvador Reynosa Garzón y el director de Planeación, David Escobar, enfrentaron la situación y aseveraron que no hay irregularidades que motiven la suspensión de los trabajos, ni el proyecto tiene deficiencias como se asevera.

Penín Sánchez tiene derecho a disentir de las acciones de gobierno y de juzgar desde su óptica profesional la calidad de las obras en ejecución, pero pronto pasó del debate de propuestas a los insultos personales contra e director de Obras Púbicas, como si con eso fuese a resolver los asuntos de la comunidad.

Es una pena que quienes tienen una representación gremial o profesional, como es este caso, lleven la discusión pública al terreno de los insultos personales. Los problemas de violencia en la sociedad son suficientemente serios como para sumarles posiciones no de beligerancia, sino de belicosidad que denotan más bien frustración, porque como dice el dicho, cuando acaban los argumentos, empiezan las agresiones, y la sociedad necesita discusiones inteligentes, no agresores.