EN LA GRILLA

0
42
1395333_641846902504547_1745986864_n.jpg

 

*Solución de altos vuelos al déficit gubernamental

*¿Cuánto cuesta estabilizar a los ayuntamientos?

*Ebrard visitó Mazatlán con sus diferentes facetas

FRANCISCO CHIQUETE

Una cosa es oír que el gobierno sinaloense enfrenta un déficit, prestar o no oídos a las versiones que establecen y abultan las cantidades a partir de los mil novecientos y fracción que oficialmente establece el gobernador, y otra muy distinta es ver las medidas que se están tomando para enfrentar esta situación, y que lo hacen ver a uno que la situación es seria, más allá de la cantidad de que se trate.

Ayer el propio Mario López Valdez dio a conocer la acción más inmediata: contratar a un despacho para que realice el estudio sobre las finanzas. Que vea hasta dónde está el problema, cuáles son las proyecciones en torno de éste (porque nadie sabe hasta dónde va a llegar la caída de los ingresos federales y los propios, cuál será el impacto, al menos inicial, de la reforma fiscal, etcétera) y que establezca las rutas a seguir para encontrarse con la solución.

No quiero terminar mi administración en 2016 con un desorden en las finanzas, dijo, anticipando que se trata de un esfuerzo largo, prolongado, en el que obviamente habrá que hacer un esfuerzo extraordinario, Nomás para que se dé una idea, el decreto de austeridad lanzado a principios de año rindió frutos y ahorró al gobierno, según dijo el secretario de Administración y Finanzas, Armando Villarreal, doscientos millones de pesos, es decir un diez por ciento del déficit que está establecido hasta este momento.

Dice Villarreal –lo comentamos en este espacio hace dos semanas- que en materia de austeridad se llegó ya al límite, que extender el esfuerzo llevaría a una parálisis del gobierno, por lo que resultaría más perjudicial que benéfico, en aras de un ahorro que de todos modos sería insuficiente.

De acuerdo con algunos cálculos independientes, la solución más “fácil” y al alcance de la mano, es que el gobierno del estado se dedique todo el año próximo a administrar la entidad, sin hacer ni una sola inversión. Ni un solo peso. No es recomendable, de ningún modo, porque además de rezagar el desarrollo de las ciudades y poblados, y de mantener sin solución los problemas que vayan saliendo, impacta a la economía del estado en general, pues se retira una cantidad grande de circulante.

El caso es que el gobierno recurrió ya a un despacho de expertos, y no a cualquier despacho. Juzgue usted: esta firma está reconocida por su desempeño en el área financiera, aunque muchos todavía recuerdan para mal al titular por su desempeño como secretario de Hacienda, en los tiempos en que la dureza fiscal del régimen –Carlos Salinas de Gortari- generó campañas empresariales de chistes y otras estrategias de desprestigio.

Se trata por supuesto de Pedro Aspe Armella, una etiqueta muy bien seleccionada, pues se le considera como uno de los hombres más influyentes sobre el equipo económico del presidente Enrique Peña Nieto y con mucho respeto también de parte del propio presidente.

Con este dato usted verá cuál es la magnitud del problema, porque nadie compra un tratamiento de medicina nuclear para atender una raspadura en la pierna izquierda.

Pero hay otro indicio que nos habla sobre la salud financiera de los ayuntamientos. El gobernador dijo que hace gestiones para conseguir recursos del gobierno federal que le permitan auxiliar a los municipios. “Pero si nos dan lo mismo que el año pasado, no nos va a alcanzar”. El año pasado fueron 160 millones los que se recibieron y el estado añadió otros cuarenta. Si una bolsa de 200 millones no alcanza para sacar a flote a los ayuntamientos, imagínese usted el tamaño de los descalabros que enfrenta la llamada célula de la República.

LOS ÁNGULOS DE

MARCELO EBRARD

El exjefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, estuvo ayer en Mazatlánb brevemente. Aunque se corrió la versión de que había exigido mucha seguridad y hasta una camioneta blindada, la realidad es que llegó del aeropuerto a bordo de un taxi. Era en realidad una van del servicio público, en la que venía acompañado sólo del presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios, a cuyos representados daría una conferencia. Detrás por supuesto, venía una camioneta ocn el equipo de seguridad que aportó el gobierno del estado, que tampoco era cosa de traer así nomás a un personaje de ese tamaño, que ahora encabeza una red de ciudades de todo el mundo, por encargo de la ONU.

Accecsible, Ebrard permitió que los reporteros lo abordaran a su llegada al salón en que se desarrollaba la convención de AMPI –en el Centro de Convenciones- y aunque pretendía cortar la entrevista cada tercer pregunta, acuciado por la hora, se volvía a enganchar en la siguiente interrogante. Todo muy bien hasta que el colega Cayetano Osuna, de Río Doce, le llevó el tema del trato entre Zambrano y el presidente, a la relación del PRD con Malova. A la primera no lo atendió y a la segunda –Cayetano es hombre insistente- le advirtió que no estaba tocando ese tema, sino la pregunta de la compañera reportera, con quien siguió la entrevista.

Pero Cayetano no se dejó abandonar y volvió a la carga con el mismo tema y con la exigencia de que abordara el asunto de Sinaloa, ya que en este estado se encontraba. Esta última exigencia la hizo ya sacudiéndole el brazo sobre la finísima camisa de un blanco inmaculado. El político volteó entonces con un tono que parecía destinado a los linchadores de Tlahuac: -Yo no lo estoy tocando a usted, así que usted no me toque a mi…

En nota aparte reseñamos la zarandeada que le dio a la reforma fiscal, de la que dijo que s contraproducente, que es un error subir y crear impuestos cuando no hay crecimiento económico, pues agrava las condiciones negativas; tenemos veinte años oyendo hablar de lo mismo y hasta ahora no ha pasado nada.

Al PRD no le fue mejor que a las reformas. Yo sólo veo a Zambrano aplaude y aplaude y aplaude, dijo del presidente nacional del PRD, a quien recrimina no atender el mandato de dieciséis millones de ciudadanos que votaron para que ese partido constituyese un equilibrio ante el Poder Ejecutivo, y no lo está haciendo así. Dijo que su aspiración a la presidencia del PRD está estancada porque no aparece la convocatoria a la asamblea nacional, que se pospone y se pospone y parece que no va a realizarse nunca.

Hasta Andrés Manuel López Obrador se llevó lo suyo, cuando una compañera le preguntó -¿y si el peje no lo deja ser presidente del PRD?

-¿Por qué no me va a dejar? No tiene por qué no dejarme, si él no es el dueño del país.

Una línea apenas, pero una línea impensable en los tiempos en que Ebrard procuraba a toda costa evitar la ruptura, pese a que había señales encontradas con Andrés Manuel López Obrador.

Pero si en los temas de la entrevista no dejó títere con cabeza, si descalificó prácticamente a todo el que le fue mencionado, mucho de lo cual repitió moderadamente dentro de la conferencia, porque le pidieron que no abordara temas escabrosos, al final de la exposición, amena, ilustrada con toda clase de datos y cifras, de citas y estudios que manejó de memoria, se declaró optimista. Optimista sobre el futuro del país, sobre la solución a los problemas, incluso el del calentamiento global y sus efectos sobre el nivel de los mares y la viabilidad de las ciudades.

NO HUBO ENCUENTRO

La convención a la que acudió Ebrard fue inaugurada por el gobernador Mario López Valdez, quien dejó el lugar una hora antes de que llegara Ebrard. Había cierto morbo por un posible encuentro público que finalmente no ocurrió.

Es que Ebrard fue uno de los elementos nacionales del PRD que más empujó por la candidatura de Mario López Valdez y hasta vino a la campaña. El gobierno de Sinaloa puso vigilancia para Ebrard y dispuso de todo lo necesario para que el político estuviese en las condiciones adecuadas, pero no hubo encuentro.

La explicación se conocía de antemano. En la agenda del gobernador Mario López Valdez aparecía un acto en Navolato, a las doce del día, horario todavía menor al que Ebrard tenía para su llegada al aeropuerto.

De todos modos hubo alguien que comentó asombrado “Cómo ha crecido el valor político de Jorge Abel López Sánchez” Y es que éste llevaba la voz cantante en el acto navolatense, toda vez que se trataba de la entrega de cheques del programa de Empleo Inmediato aplicado por Semarnat entre los afectados por el huracán Manuel.

Eso sí: todos los beneficiarios habían sido citados antes, y no se les podía dejar colgados.