EN LA GRILLA

0
55
GERARDO BOMBERO.jpg

*La interna priísta, como carrera de cien metros planos

*Gerardo Vargas está en todas y se programa otras más

*Galindo hasta en libros; Torres Félix extiende su zona

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

¿Usted se ha detenido a ver las competencias internacionales de cien metros planos?

Sobre todo a partir de Carl Lewis, el espectáculo de esas carreras vertiginosas es mostrado por la televisión mundial desde todos los ángulos. Así hemos visto desfilar a grandes exponentes hasta llegar al actual hombre increíble Usain Bolt.

En la política sinaloense estamos viendo sprints desaforados. No las carreras de fondo en que se analiza, se desarrolla la estrategia, se “pica” a los contendientes para que se desfonden y se lanza el resto para cubrir el tramo final.

No. aquí estamos viendo gente que se quiere devorar la distancia, el tiempo, a los contrincantes y de ser posible hasta a los jueces en el Afán de alcanzar la meta. Tiene usted razón: formalmente no se ha dado el banderazo de salida (se espera que lo haga el Congreso del Estado lanzando la convocatoria a elecciones generales en la segunda semana de octubre), pero ya la carrera lleva recorrido más de medio proceso.

Por supuesto el más visible en estos esfuerzos es el secretario general de Gobierno, Gerardo Vargas Landeros, a quien literalmente sólo le falta aparecer como padrino de una celebrante de sus quince años. Y no faltará quien se lo proponga, que para todo hay gente, pero por lo pronto esa oportunidad no ha aparecido públicamente.

Un recuento así nomás en corto, nos muestra a Vargas Landeros el sábado por la mañana recorriendo la carretera en Escuinapa a la altura de Palmillas, donde esa madrugada había volcado un camión con ácido sulfúrico y otros fluidos igual de peligrosos y contaminantes.

Poco después encabezó en Isla del Bisque la Feria de Servicios Institucionales, que habría de repetir, como todos los domingos, en una colonia de Culiacán –la Obrera-Campesina- y ese mismo día encabezó acciones para enderezar el barco tras la huida de cinco reos de la cárcel de Angostura. El viernes estaba programado para inaugurar el Congreso del Ismujer por una v ida libre de violencia para las mujeres pero finalmente no llegó.

Ayer por la mañana estuvo en el norte, para supervisar la situación generada por los desfogues en las presas, que ya han provocado movilización de gente de los municipios de El Fuerte y Guasave.

Además hoy tiene programado inaugurar el Segundo Curso de Capacitación para auxiliares de salud comunitarias.

Todas son tareas oficiales. Nadie puede decir que se está brincando las trancas de la ley o de los usos y costumbres: en unas entra el área de protección civil, que está bajo su coordinación; en otras entra el sector de seguridad pública, que también depende de él. En otras hay un proyecto de participación interinstitucional para llevar beneficios directos a la población. Lo único que desentona es la inauguración del curso de enfermeras y parteras comunitarias que arranca hoy por la mañana, pero ya entrados en gastos ¿quién se va a fijar si en el sprint que practica le mete tranco largo o movimientos de cadera típicos de la caminata, si lo que se busca es cubrir el mayor terreno posible, y que se note?

Por cierto, la Feria de Servicios Interinstitucionales regresa al sur de Sinaloa el sábado entrante, con una edición en la Plazuela de la colonia Francisco Villa.

LOS OTROS CORREDORES

TAMBIÉN METEN SPRINT

Heriberto Galindo Quiñones encabezó el viernes su foro sobre Propuestas para Transformar el Gobierno y la Política. Es una serie en la que expertos analizan los principales aspectos de la vida pública, y con los que el exdiputado federal busca conformar una propuesta de gobierno que dé solidez a sus aspiraciones por la gubernatura.

Antes había desarrollado uno sobre la comunicación social de un gobierno estatal y está en perspectiva otro sobre actividades productivas, especialmente el de turismo, que se realizaría en Mazatlán.

Ayer se presentaba en Culiacán el libro en que el periodista sonorense Alejandro Oláis Oliva plasma una biografía no autorizada del propio Galindo Quiñones. Es por supuesto, un compendio de los logros en la carrera del político guamuchilense, con etapas tan destacadas como la juvenil colaboración con Jesús Reyes Heroles, su trabajo muy reconocido al frente del CREA, desde donde llevó la política juvenil del gobierno de Miguel de la Madrid, la etapa del año de 1994, cuando fue tan cercano al candidato presidencial asesinado Luis Donaldo Colosio y luego el episodio trágico también en que vio pasar frente a su nariz, las balas que segaron la vida de José Francisco Ruiz Massieu, cuando salió vivo sólo porque al gatillero se le atascó el arma.

El libro tiene también algunos aspectos que no gustaron del todo a Galindo, pero no deja de arrojarle un saldo positivo, mostrando a quien no los conozca, los aspectos más destacados de su carrera. Es, en efecto, una biografía no autorizada, pero seguramente bien consentida y hasta prohijada.

Al acalde de Culiacán, Sergio torres Félix, le faltaban más motivos para venir al Sur de Sinaloa, y el sábado anterior los tuvo. Un grupo de personas organizó un homenaje al desaparecido priísta Bernardino Peña Galarza, en la colonia Juárez, y se armó la motivación para un discurso, un largo discurso sobre las virtudes del fallecido político y las ponderaciones de la política como instrumento de servicio a la sociedad.

A tal punto llegó la especulación sobre este acto, que hubo quienes buscaban el sitio en que “el Grupo Culiacán sesionaría en Mazatlán”.

Bernardino Peña Galarza fue colaborador en el gobierno municipal que encabezó el arquitecto Quirino Ordaz Luna, de ahí la presencia también en ese evento del diputado federal Quirino Ordaz Coppel, quien dicen que se ocupó un buen rato en diálogo con Torres Félix.

El alcalde culiche aparecerá seguramente en una reunión parecida en Los Mochis y luego en Guasave, que para eso nació la asociación estatal que homenajeó a Peña Galarza.

La senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo también vino, organizó algunas entregas de apoyos a grupos pequeños  los que atendió en el edificio del PRI, dejó establecida la advertencia a quienes desearían ver desaparecida a Diva Hadamira (suponemos que políticamente) y las dificultades que esos mismos van a tener para alcanzar su cometido.

A los seguidores de Jesús Vizcarra Calderón se les facilita el empuje para este sprint final. Les basta con correr por las redes o en los mentideros, alguna nueva actitud de su precandidato diciendo que “casi sí”, para que cunda la alarma donde debe cundir y para que se alegren aquellos que están a la espera de “la revelación positiva”.

Es la comodidad del líder, que puede desde a punta ir marcando el ritmo y los tiempos, haciéndoles de paso, una que otra travesura a los que, como dicen en el Congreso, “están por la negativa”.

El único que literalmente administra sus tiempos y su oxígeno es el coordinador de los diputados priístas sinaloenses, David López Gutiérrez, quien mantiene su decisión de no calentarse ni calentar el cotarro, sino hasta evaluar, allá por diciembre, sus posibilidades reales de triunfo electoral, como condición para decidir si participa en la interna priísta.

Por cierto que algunas versiones hablan de que el tricolor se va a ir hasta febrero con la develación de su candidato. A ver si aguanta las presiones, y a ver si no se le sobrecalientan los que ahora están en la disputa aún no formal.

Y así como hay versiones sobre la extensión de la incertidumbre, las hay sobre una prolongación de la sucesión en el PRI estatal, toda vez que Martha Tamayo aun no recibe la línea sobre entregar o no, a pesar de que a ella ya le urge, porque en la Cámara de Diputados ya la atiborraron de chamba.