EN LA GRILLA

0
51
JUAN EULOGIO GUERRA LIERA.JPG

*El mal estado del sistema carcelario local

*Otra discusión por la jubilación dinámica

*Se encamina el PRD rumbo a su extinción

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Cuando no llueve llovizna. Cinco reos evadidos de la cárcel de Angostura muestran la difícil condición en que se encuentran los aparatos de seguridad de la entidad y del país. Y entre esos aparatos deficientes, el de la reclusión es seguramente el más afectado por las carencias y la corrupción.

Las primeras cuentas son de desesperanza: si se fuga El Chapo, que era el reo más famoso del mundo, y del penal de más alta seguridad en el país, que no se vayan a ir cinco comunes mortales sobre los que nadie pone atención, en una cárcel de pueblo que no cuenta ni con las más elementales medidas de prevención.

Hay que decirlo, a diferencia del Altiplano, aquí los principales responsables de la prisión quedaron detenidos al momento. Falta ver qué se les comprueba, porque en estos casos el mayor problema es la impunidad. Si hoy ocurre una nueva fuga y no pasa nada a quienes se supone que deben pasar, la situación se agrava, pues habrá otros y otros que se atengan a ese parámetro de incapacidad que ya ha echado raíces en México.

Este escape por lo demás, viene a dar un golpe adicional en la confianza de la sociedad: los cinco evadidos están bajo el proceso indicado por el nuevo Sistema de Justicia Penal, de modo que si las novedosas formas de procurar y administrar la justicia llegan a ser eficaces, siempre quedará una zona de porosidad que ayude a los culpables a evadir el peso de la ley.

Ya con el hecho incontrovertible de la fuga consumada, se tomaron decisiones importantes, como trasladar a setenta y cuatro reos a penal de Los Mochis. Es sabido que cárceles con tantas carencias no deben concentrar a grandes cantidades de reos considerados peligrosos y hace tiempo debió actuarse en consecuencia, aunque como en las casas pobres, lo que de aquí mueves por seguridad, estorba allá con seguridad: la cárcel de Los Mochis presenta sobrecupo y mandarle más gente eleva los potenciales de riesgo.

Además, pagan unos por otros (no podemos decir que justos por pecadores, porque en una cárcel sólo hay pecadores, aunque de justos e inocentes presuman todos). Las familias pobres van a batallarla más para poder visitar a sus internos. El puro traslado de Angostura a Mochis cuesta un jornal.

Por si fuera poco, unas horas antes de la fuga, la Policía Ministerial destacamentada en Guasave dio una muestra más de la debilidad de esas instituciones: detuvieron a un músico que mareado por la naciente fama (no ha de cantar La Traviata, seguramente) fue sorprendido con un arma cuya portación obviamente no traía permiso.

Poco después de la detención, los ministeriales llamaron pidiendo ayuda porque se percataron de que un grupo armado iría a rescatar al detenido.

Algo así como ver a los policías pidiendo e auxilio ¡de la policía!

Obviamente las corporaciones están para respaldarse y coordinarse, pero que lo hagan reflejando el miedo y la incapacidad para hacer frente a un grupo, indica incapacidad organizativa y muestra también el conocimiento de que los grupos delictivos tienen capacidad para entrar a las ciudades o para aparecer en ellas sin el menor problema y con tanta capacidad de fuego como para espantar a la propia Policía Ministerial.

Y eso que ya no estamos como antes.

SIGUE EN DISCUSIÓN LA

JUBILACIÓN DINÁMICA

Desde hace varias semanas, el rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Juan Eulogio Guerra Liera, difunde la decisión institucional de poner un límite a la jubilación dinámica. Sólo quienes estén en estos momentos al servicio de la UAS, van a disfrutar de esta prestación. Quienes entren a relación laboral en lo sucesivo (quizá a partir del 2016), deberán atenerse a los sistemas oficiales de jubilación, ya sea a través de las Afores, o del IMSS, si es que no ay modificaciones también en esa dependencia.

Hoy por la mañana habrá un encuentro de Guerra Liera con universitarios de la región, a fin de explicar cuál es el mecanismo y cuáles sus alcances.

Aunque la posición de las autoridades de la UAS había sido defender la jubilación dinámica y hasta se ensayaron algunos instrumentos financieros para respaldarla, finalmente no será posible, pues la Suprema Corte de Justicia de la Nación dio la razón a aquellos trabajadores de la universidad que se inconformaron con el funcionamiento de un fideicomiso al que ellos y la propia UAS tenían que hacer aportaciones.

Los jubilados inconformes, viendo por su beneficio personal, se prestaron para acabar con una prestación que tiene a muchos de ellos viviendo casi en condiciones de potentados. Son personas que nunca en su trayectoria laboral pagaron un centavo de impuestos ni de seguridad social, porque la UAS los asumía en su lugar; son personas que vivieron buena parte de su periodo laboral becados en estudios inacabables y en algunos casos hasta injustificados, pero que eran permitidos por el contrato colectivo de trabajo. A pesar de ello, se cerraron a un mínimo acto de generosidad y conveniencia, como era la aportación al fideicomiso.

En las reacciones ha habido de todo: desde los que se conforman porque a ellos ya les tocó, hasta los que exigen que todo siga igual en lo sucesivo, sin que les cueste una sola aportación. Los hay que aprovechan para subrayar sus diferencias políticas con la administración universitaria o con el grupo que está en el poder, pero nadie arriesga una propuesta de solución.

Seguramente habrá debate hoy en el Teatro Universitario, pro difícilmente habrá acuerdo.

Por cierto, antes de ese encuentro, Guerra Liera inaugura los cursos de la Facultad de Medicina en Mazatlán. Una importante ampliación de la oferta educativa universitaria en un ambicioso proyecto que engloba una unidad de ciencias de la salud.

¿SEGUIRÁ EL PRD CON DOS

DIPUTADOS PLURINOMINALES?

El Partido de la Revolución Democrática acordó ayer en su Congreso Nacional Extraordinario, mantener la política de Alianzas Electorales con el PAN, aunque para disfrazarlo haya establecido una serie de condicionamientos cuyo punto central es que sea la dirigencia nacional la que tome esas decisiones.

Seguramente Sinaloa será uno de los estados donde se vuelva a poner en práctica esta negociación, de modo que los panistas puedan tener alguna aspiración real para competir por la gubernatura, siendo como han sido durante muchos años, la segunda fuerza política de la entidad.

El asunto es que el PAN está al borde de la barranca, y pudiera llevarse al PRD consigo. Hay quienes prevén una situación tan difícil, que hasta la bancada blanquiazul se reduzca a la mitad, con todo y que ahorita sólo tiene diez.

Es cierto que el PRD solo no tiene a dónde ir. No ha generado un solo cuadro de tal rentabilidad electoral, que lo convierta en opción real, y ni siquiera en cabeza de una alianza. Sus estructuras se han ido empequeñeciendo a tal grado, que en estos momentos tiene sólo dos diputados locales, y en el mejor de los casos, supeditado al PAN, sólo podría aspirar a otras dos, que por cierto ya tienen nombre: Isaías Leal Escoboza y Claudia Morales Acosta.

En cambio el Partido Sinaloense, por su propi cuenta, alcanzó tres diputaciones y está en condiciones de pelear la titularidad de una alianza por la gubernatura, si en el PAN se impone la línea pragmática. También el Partido Verde ha superado en votos al PRD. Aunque fue en alianza con el PRI, tuvo sus propias contabilidades y ya está por encima de los amarillos.

En algún momento hasta Nueva Alianza se les trepó. Y hay que considerar la sangría que ya les generó Morena, cuya política de impulsar cuadros propios le va a dar resultados aunque no ganen la gubernatura o una alcaldía en este proceso.

A este paso, hasta Encuentro Social terminará por ser una amenaza para el descolorido partido del sol azteca.