EN LA GRILLA

0
58
KARLA GABRIELA PERAA.jpg

*Se instala hoy el Instituto Estatal Electoral

*Le tocó al PAN influir en su composición

*Ya le habían avisado a Felton el no a las led

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Hoy inicia una nueva etapa en la vida electoral de Sinaloa. Empieza a funcionar el Instituto Electoral de Sinaloa, que sucede al Consejo Estatal. No es sólo un cambio de sigas ni la sustitución de los consejeros, pues ya ha ocurrido antes. Se trata de una nueva forma de manejar los procesos, ahora bajo la supervisión y autoridad del Instituto Nacional Electoral, con todo lo que implica de bueno y de malo.

La ciudadanización de los organismos electorales ha producido avances importantes. A nivel nacional el IFE dio una lección de organización e independencia en el año 2000, cuando finalmente se produjo la alternancia en el país. Después sin embargo, la institución quedó sujeta a los vaivenes de las presiones partidistas y se ha ido desdibujando, en un desgaste que nadie hubiera podido pronosticar.

A nivel local el Consejo Estatal Electoral nació en 1992, pero no fue sino hasta en la versión que condujo la elección del 2004, que quedó plenamente ciudadanizado. Fue una elección muy cerrada, en que el PRI retuvo la gubernatura por unos cuantos miles de votos, que representaban apenas un medio punto porcentual de toda la votación.

A pesar de ello, las autoridades judiciales avalaron los resultados que dio a conocer el Consejo, de manera que quienes se inconformaron terminaron por aceptar el dictamen. El Consejo era presidido entonces por Rigoberto Ocampo Alcántar.

El siguiente consejo fue encabezado por una mujer, la abogada Juliana Araujo Coronel, a quien le tocó manejar la elección más controvertida en la historia de Sinaloa. Aunque el resultado fue numérica y porcentualmente más desahogado que el anterior, las polémicas, los enfrentamientos y golpeteos fueron sumamente intensos, al extremo de haber generado revanchas ¡por parte de quienes ganaron!

El siguiente consejo, encabezado por Jacinto Pérez Gerardo, debió conducir la elección del 2016, pero las reformas nacionales dieron lugar a que el Instituto Nacional Electoral –sucedáneo del IFE- tuviese autoridad para renovar a todos los organismos electorales de los estados y quedar como autoridad mayor, sobre todas las capacidades que a éstos pudieran haber quedado.

Aunque siempre han sido los partidos quienes deciden, los que negocian, los que imponen en este tipo de instituciones, cada vez es más notoria su influencia en la vida del INE y de los organismos estatales. Los consejeros son ahora repartidos de acuerdo con la capacidad del partido que postula y la voluntad de veto del partido que califica.

En el caso de Sinaloa, quienes conocen algunos entretelones del tema, sostienen que el representante del PAN ante el CEE, Marco Antonio Zazueta, tuvo la capacidad y habilidad necesarias para que la designación de la cabeza le fuese favorable, como finalmente ocurrió.

Sin embargo, también ha trascendido que la forma de resolverlo fue muy apegada a la ley no escrita que priva por estos días en el panorama nacional: las presidencias de os Institutos son otorgadas a los partidos que están en el gobierno. Ingenuamente los priístas creían que podrían quedarse con esa presidencia, porque el gobernador Mario López Valdez “jala con el PRI”, pero lo que se considera en México es el resultado formal de la elección, y formalmente este gobierno sinaloense pertenece al PAN, aunque vaya en sociedad con el PRD y otros partidos de la izquierda.

Karla Peraza Zazueta, la nueva presidenta que hoy rinde protesta, el hija del desaparecido Carlos Peraza Zamudio, secretario del ayuntamiento en Mazatlán durante el gobierno de José Hipólito Rico Mendiola y de otros sectores de gobiernos proclives al PRI.

Ella fue en algún momento asistente de Ocampo Alcántar, cuando éste ejercía la presidencia del CEE, pero al margen de eso, hay quienes la relacionan con el dirigente panista Jorge Villalobos. La relación viene de la coincidencia de ella y la esposa de Villalobos en el estudio de la carrera de derecho en la Libre de Culiacán. La señora jaló a sus amigos cercanos a un activismo en derredor de Villalobos. Esta posición es sin duda a más importante que han conseguido.

Los demás consejeros son Paula Lizette Bueno Torres, Jorge Alberto de la Herrán García, Martín Alfonso Inzunza Gutiérrez (todos ellos por seis años) y Xóchitl Amalia López Ulloa, Maribel García Molina y Manuel Bon Moss, quienes fueron designados por tres años.

Hoy rinden protesta y empiezan sus actividades.

¿CUESTIÓN DE ORGULLO?

Un día le llegó al alcalde Carlos Felton un mensaje clandestino. –Alcalde –le decían, palabras más, palabras menos, el asunto de las luminarias no va bien, te está costando mucho y finalmente te lo van a batear en el Congreso. Es mejor que lo retires para que salgas airoso, que no sean ellos los que te rechacen la propuesta.

Felton lo recibió, dicen, con mucha molestia, no con el promovente sino con la situación. Él mismo, indican, había ya llegado a la misma conclusión sobre el costo político que le estaba generando el caso, sólo que como dice la canción, el alcalde nació con alma de acero: a veces se anda cayendo y el orgullo lo levanta.

Eso y sólo eso lo había mantenido renuente a la renuncia, que en realidad todavía no se da formalmente. En realidad es una tregua que se da a sí mismo, para tratar de recomponer las cosas en el Congreso y tener esperanzas de que en una de esas la fracción panista le garantice el respaldo y le saque un compromiso en ese sentido a la bancada del PRI.

Por lo pronto las cosas están en esa retirada estratégica. Felton dice que es él quien personalmente acudió a hablar con los diputados para pedirles que por lo pronto no subieran el asunto a primera lectura, con la esperanza de conseguir un nuevo consenso, como el que se logró para Guasave.

Dicen también que el coordinador de los diputados azules, Adolfo Rojo Montoya, recibió la petición no sólo con agrado, sino hasta con alivio, pues estaba previendo que algunos de sus propios pupilos no atenderían la línea a favor de permitirle a Mazatlán el endeudamiento por 353 millones de pesos, más costos financieros y otros añadidos, para que sustituya las lámparas del alumbrado público con otras de tecnología led.

COMO EMPEZÓ TERMINA: SE

VA EL PT SIN PENA NI GLORIA

Desde que nació, el Partido del Trabajo se evidenció como un instrumento. El salinismo lo alentó con la idea de infiltrar a la izquierda, dividirla en lo posible y si no se podía atomizar sus votos, al menos diversificar las opiniones.

Al grupo que se quedó con la franquicia le gustó más la vida de las alianzas, que les permitió en nombre de la izquierda misma mantener a una camarilla de diputados, incuso senadores, que se fueron enquistando en sus pequeños cotos de poder.

Ya desesperados por los riesgos de desaparición, terminaron por sumarse a Andrés Manuel López Obrador, mostrando una radicalización que no les impedía asociarse al PAN y hasta al PRI cuando les convenía.

Su espectro ideológico era tan amplio, que en Mazatlán se convirtieron en el sostén de uno de los personajes más tristes de la política local, el innombrable, a quien sostuvieron en sus candidaturas a pesar de las atrocidades de su fugaz paso por la Presidencia Municipal y de sus formas oscuras de hacer política, ya siendo gatillero verbal del PAN, operador subterráneo del PRI y candidato formal del PT, o de otras fuerzas que por la expectativa de votos, hacían lo que fuera, hasta postularlo para legislador.

Ese mismo partido hizo diputado local a Leobardo Alcántara Martínez, quien ni siquiera cumplía con el requisito de residencia, pero pasó por el tamiz del tercer piso y vio cómo un Moisés mochiteco le abría las aguas que le impedían el paso.

Finalmente le llegó la debacle. López Obrador dejó de considerarlos buenos compañeros de viaje, aunque le guardaran a personajazos como Manuel Bartlett Díaz y Gerardo Fernández Noroña. Ahí terminaron por perder el registro, pues además por ley, Morena debía ir solo, sin aliados.

Por supuesto que ahí se van a estar, buscando dinero de donde puedan hallarlo para sostenerse dos años más con una mínima organización y volver a solicitar que los registren otra vez. Y en una de esas nuestro mágico sistema de partidos hasta los recibe con los cheques abiertos.