EN LA GRILLA

0
32
frías castro.jpg

*Sólo Frías Castro asume que se fue en 2010

*Vuelve a Mazatlán la gran burbuja de seguridad

*A Humberto Becerra le llueve en su milpita

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Sin proponérselo, el doctor Francisco Cuauhtémoc Frías Castro revivió un tema que parecía olvidado: la posición dentro del PRI, de aquellos que en 2010 se fueron para luchar desde otras trincheras por la gubernatura de Sinaloa, y la ganaron.

Personajes priístas de cepa se volvieron parte del PAN, del PRD y de las fuerzas menores que le entraron a la coalición de Malova, advirtiendo que se iban porque dentro del tricolor no hubo un proceso democrático, no hubo oportunidad para que se definiese al candidato de manera equitativa y se iban a buscar esos ingredientes en otras partes.

Sobre todo a partir de que ganaron, actuaron de la forma lógica pero terrible y vengativa tratando a sus excompañeros derrotados. Se se entendía con todo esto que la ruptura era definitiva, sin vuelta de hoja. Para eso tenían el poder y lo estaban ejerciendo. Para eso cobraron venganza contra quienes no se sumaron a la desbandada incluso si no se metieron a la campaña contraria.

Por eso en el PRI había una actitud de esperar a que llegaran los tiempos de las revanchas. Por eso fue exultante la reacción cuando vino César Camacho como presidente de la Fundación Colosio a decir que los que se fueron se fueron y si alguno quería regresar, tendría que volver a hacer cola para poder aspirar de nuevo. La lealtad, adelantó, tendría que ser recompensada.

Pero hete aquí que viene la campaña presidencial con grandes expectativas de triunfo, y todos o casi todos los que se fueron, regresaron más rápidos que Speedy González y hasta defendieron sus derechos en el partido al que derrotaron, como fue el caso del secretario general de gobierno, Gerardo Vargas Landeros.

Lo que dijo ayer Francisco Frías Castro fue muy sencillo y muy lógico: “en realidad yo me fui del PRI en el momento en que voté por Malova”.

Es una forma muy práctica de precisar las cosas. Si alguien se divorcia porque no hay compatibilidad de caracteres, lo ilógico sería que pocos días después se volviera a casar, cuando ni el PRI ha cambiado su esencia antidemocrática, ni ellos han abandonado su posición de pelear por espacios que según sus denuncias se les negaron en aquellos tiempos.

“En realidad yo me fui del PRI desde el momento en que voté por Malova” es una verdad de a kilo, sobre todo porque no hay uno solo de los que se brincaron, que se haya limitado a ejercer el voto, sino que fueron activistas muy comprometidos, cuyo campo de acción por supuesto, fue el de las militancias priístas, a las que fueron a convencer para que también votaran por el candidato de los otros partidos.

El caso es que regresaron y no solamente lo hicieron, sino que exigieron posiciones y en algunos casos las lograron. Ya no es un secreto a voces, es versión voz en cuello que el gobierno de Sinaloa acordó con el PRI la elección del 2012, las del 2013, con un reparto no equitativo, pero fijo y cumplido de posiciones para PRI y PAN, y ls del 2015, donde se buscaba un ochito para que no quedara duda del compromiso.

Por cierto, ya hay una vuelta de tortilla, en que muchos de los que se fueron y volvieron, acusan a los que se quedaron de “poner en riesgo la unidad del PRI”.

EL MISTERIO DE LA DECISIÓN

TOMADA POR FRÍAS CASTRO

A pesar de la sencillez con que explica sus posiciones, el doctor Frías Castro tiene intrigados a muchos ciudadanos que se preocupan de analizar las cosas de la política. Si en realidad el panorama no parece ofrecer que él gane la elección, ni mucho menos, ¿por qué se va? Y sobre todo ¿por qué se va utilizando la explicación de que quiere ser candidato a gobernador por la vía independiente? Puede entenderse que lo trataron mal, que no lo dejaron aplicar él mismo los programas, desarrollar los proyectos, designar funcionarios, establecer prioridades. El rumbo del aparato educativo se decidió en otra parte, pero salir de eso por la puerta de una candidatura independiente constituye la vía más difícil.

En mucho, el doctor Frías ha sido un hombre congruente, de una sola pieza, de modo que no extraña que ante el mal trato opte por irse, pero extraña que haya tardado tanto, y sobre todo –otra vez- extraña que se vaya con la explicación de la candidatura independiente.

Donde no cumple muy bien con esa congruencia es el punto en que dice: “en realidad yo me fui del PRI en que voté por Malova”. Si así fue ¿Por qué le enoja, de acuerdo con el recuento que él mismo hizo, que el PRI no lo hubiese tomado en cuenta cuando quiso ser candidato a diputado federal (2012 y 2015)?

Hay quienes van más allá y sacan cuentas: fue funcionario federal varias veces, diputado federal, dirigente estatal del PRI, dos veces secretario de Educación Pública y Cultura y secretario general de gobierno en un sexenio en que el gobernador le soltó literalmente el ejercicio del poder. ¿Cómo entonces se va por falta de atención a sus aspiraciones? Pero eso es una valoración muy personal que debe respetarse.

VUELVE LA REUNIÓN

REGIONAL DE SEGURIDAD

El gobernador Mario López Valdez anunció ayer que Mazatlán será sede nuevamente de la reunión regional de seguridad pública, con la participación de los principales responsables de esa área en el país: los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos Zepeda, de Marina, almirante Vidal Francisco Soberón, la procuradora Arely Gómez González, el director del Cisen, Eugenio Ímaz Gispert, los gobernadores de Baja California, Francisco Kiko Vega, Baja California Sur, Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor, de Sonora, Guillermo Padrés Elías, de Chihuahua, César Duarte Jáquez y de Durango, Jorge Herrera Caldera.

Dos de ellos vienen por última vez: el sonorense Padres y el choyero Covarrbias. Durango, Chihuahua y por supuesto Sinaloa, elijen nuevos gobernadores el año próximo, lo que da una condición especial a la reunión.

Son encuentros privados, en lo que se analizan los asuntos más importantes para cada entidad, de modo que nunca sabremos si en la agenda viene la versión estadunidense de que el famoso Chapo Guzmán podría estar escondido en Sinaloa, ni tampoco nos van a decir si hay investigaciones especiales en Sonora con motivo del fin de gestión de Padrés, como dicen que le advirtió Ernesto Ruffo quien ahora sostiene que no es su voz la que suena en la grabación tan divulgada.

En la Ciudad de México, el gobernador vio asuntos como la presa Santa María, el distrito de riego de la Picachos, el acueducto y una posible ampliación a la potabilizadora de Los Horcones y hasta semblanteó el asunto del drenaje de Mazatlán, que aquí no parce ser prioridad pero que recibió un empujoncito que esperemos se concrete. En Hacienda consiguió un apoyo para la UAS, que recibirá los cien millones de pesos que quedaron pendientes desde el fin de año anterior, y que hoy debe a instituciones bancarias. Un buen viaje.

HUMBERTO BECERRA, CON

EL SANTO DE ESPALDAS

A Humberto Becerra Batista, el regidor del PRI que se ha opuesto a muchos de los proyectos del alcalde Carlos Felton González, le ha ido mal y de malas. Trae literalmente el santo de espaldas, como dice en dicho popular.

Primero le cayó Protección Civil a su empresa del Parque Bonfil, y le encontraron incumplimientos a las disposiciones legales de esa especialidad. Después lo videograbaron cuando le reclamaba al coordinador de PC, Oscar Osuna Tirado. Como lo hizo a gritos, el alcalde y sus adláteres lo satanizaron. Encima de todo, ayer se vio involucrado, aparentemente como protagonista, en un choque en que hubo cuatro vehículos afectados.

¿Usted cree que el agente de la policía municipal de tránsito le haya levantado el parte al menos con simpatía (que no tendría por qué, es cierto)?. Por supuesto que no. Hasta ahí le habría llegado a chamba al agente.