EN LA GRILLA

0
48
toledo corro homenaje león.jpg

*Todos exigen cabezas, y Peña no las otorga

*Toledo Corro: homenajes y congruencia

*Pucheta tuvo buen saldo con Camacho Quiroz

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

La Presidencia de la República ha sido omisa ante las exigencias de cambios en el gabinete. Lo mismo cuando los hechos de Ayotzinapa que cuando la casa blanca o la de Malinalco, y así en cada una de las crisis que se han sucedido en el ámbito nacional. Lo está siendo de nuevo ahora, cuando la fuga del Chapo Guzmán sacudió de nuevo al país.

Es cierto que en muchos de los casos, las exigencias de renuncias, de guillotinazos han sido lanzadas y tripuladas por grupos políticos interesados en descarrilar todavía más al gobierno de Enrique Peña Nieto, pero también es cierto que muchas de las figuras que están en el gabinete se encuentran desgastadas y lejos de ayudar, pesan sobre la marcha de los planes oficiales.

Hasta el momento el único sacrificado de importancia ha sido el inicial procurador general de Justicia, Jesús Murillo Karam, ofrecido inútilmente para calmar las iras derivadas de la monstruosa desaparición de cuarenta y tres estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapan . Hasta Carlos Ramírez Marín, sacado de la Sedatu para dar lugar a Murillo, tiene expectativas de relevancia política en la nueva legislatura.

En estos momentos lo que está en juego es la permanencia del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, por ser el titular del sector en que se encuadran los penales, y el último responsable del sector es precisamente el ocupante del Palacio de Covian, a quien le fallaron lo mismo el director del penal de ala seguridad, el titular del área de seguridad, el director del Cisen y muchos otros que tendrían que haber sabido lo que ocurría en derredor del máximo jefe del máximo cartel de las drogas en el país, y posiblemente en el mundo.

Es inevitable que la política permee las grandes decisiones del país. O así debiera ser, porque en realidad lo que abunda es la politiquería. Acción Nacional presiona y golpea a propósito de la fuga, como corresponde a todo partido opositor. La respuesta fue patética y realista: el PAN no tiene autoridad moral para criticar la fuga, dijo César Camacho Quiroz, en referencia a la primera fuga del Chapo, ocurrida durante el gobierno de Vicente Fox Quezada. En efecto: se saben todos tocados por la corrupción, la ineficacia y el fracaso.

Contra todas las experiencias, los analistas insistían en que el presidente se preparaba para hacer sus primeros cambios de fondo en el gabinete. Este acontecimiento podría precipitar las acciones, pero también puede dar al traste con ellas, pues la gran exigencia es que se vaya el secretario de Gobernación, y eso significa desbalancear el programa de construcción de un candidato presidencial, pues deja solo en la carrera al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, lo que no necesariamente es bueno para él, pues lo deja como enemigo único a vencer, y le expone como víctima propiciatoria en este largo recorrido que todavía falta para el tradicional destape.

En esto de los movimientos del gabinete hay muchos elementos: el desempleo de Manlio Fabio Beltrones, a quien sólo le queda mes y medio como diputado y por tanto, como coordinador de la bancada tricolor y cabeza de algunos de los órganos de gobierno de la Cámara e interlocutor con los demás partidos.

Muchas han sido las especulaciones acerca del destino de Beltrones, pero lo más discutido había sido la presidencia del comité ejecutivo nacional del PRI, que quedará libre con la partida de Camacho Quiroz a la Cámara de Diputados. Pero ahora se habla con mucha intensidad de la Secretaría de Gobernación.

Por supuesto, no se nos escapa el dilema presidencial. Colocar a Beltrones en cualquiera de esas dos posiciones es ponerlo en el arrancadero de la carrera presidencial, y es también mandar una de esas señales que tanto siguen los priístas, y quienes han estudiado el proceder del grupo del Estado de México, piensan que no va por ahí.

Vamos a ver en poco tiempo. Se habla de Enrique Martínez y Martínez de la SAGARPA para ir al PRI. No se sabe de una vocación agrícola de Beltrones, pero no hay político, y menos con las habilidades del sonorense, que le haga el feo a una dependencia, sobre todo cuando es tan grande y con recursos para influir tan ampliamente como es la de agricultura.

ANONIO TOLEDO CORRO

LO QUE FUE Y SIGUE SIENDO

El ex gobernador Antonio Toledo Corro fue objeto de uno de los muchos homenajes que se le han rendido en los últimos años. Este es el tercero que se le organiza en el Teatro Ángela Peralta, lleno en cada una de las ocasiones por políticos, ex dirigentes, gente de gobierno en años pasados y ahora de alumnos de la Universidad Politécnica de Sinaloa.

Este reconocimiento fue organizado al alimón por la UPSIN y el Club de Leones, de modo que una buena parte de los elogios vino nada más y nada menos que por el área educativa de la carrera política de Toledo, quien durante su gobierno fundó tanto el Cobaes como la Universidad de Occidente, y últimamente el Centro Educativo de Escuinapa. La bruma del tiempo ha borrado la original motivación de estas instituciones. Hasta la enconada guerra contra la Universidad Autónoma de Sinaloa ha quedado atrás. Muchos de sus protagonistas por el lado de la UAS ya se han sumado a estos homenajes, asimilados en la estructura de los sucesivos gobiernos estatales.

El alcalde panista Carlos Felton González tampoco se metió en el berenjenal de revivir el pasado. Los ex alcaldes Mario Arturo Huerta Sánchez, Rafael Tirado Canizales, José Luis Tostado Sánchez y Ricardo Ramírez González. La delegada de la SEP, Lorena Álvarez, dijo traer un saludo del secretario, Emilio Chuayffet Chemor. Germán Gandarilla, rector de la UPSIN, hizo el encomio sobre la creación de instituciones educativas.

El punto central del homenaje fue la entrega de la medalla “amigos de Melvin Jones” (Melvin fue el fundador del Club de Leones). En nombre de esa institución, Sergio Rochín Trujillo aseveró entre otras cosas que “Don Antonio Toledo Corro ya está en el memorial de los hombres ilustres del Universo, que se tiene instalado en la Ciudad de Chicago.

Al final por supuesto, los compañeros reporteros fueron a buscar las opiniones de Toledo Corro, quien en su tiempo vivió la explosión del fenómeno narco, en aquellos tiempos de Miguel Ángel Félix Gallardo, Rafael Caro Quintero, y toda aquella generación que por cierto emprendió la salida de Sinaloa a Guadalajara.

El tema era obligado: la fuga del Chapo.  Mano dura, recomendó. El gobierno tiene que poner orden, tiene la patente para ello, no puede permitir que se den estas cosas y debe ser firme en las acciones de combate, apunó que fuerza, con energía, a sus noventa y cuatro años de edad, que se le advierten en cierta debilidad y el uso de una andadera, pero no en la ilación de ideas.

Ahí Toledo mantiene los impulsos que manejaba hace treinta y tantos años desde la gubernatura.

El gobierno debe juzgar y si la pena es fusilar, que fusile, sostuvo el nuevo integrante del Memorial de los Hombres Ilustres del Universo, allá en Chicago.

TODOS EN BUSCA DE SEÑALES

Lo  mismo entre aspirantes al gobierno de Sinaloa, como a las diversas alcaldías de la entidad, los pretensos andan en busca de señales que los alienten, o buscan generarlas ellos mismos.

En el PAN, Martín Pérez Torres se mueve para mostrar que la derrota en el octavo distrito no lo marcó ni mucho menos le redujo las posibilidades de ser candidato a la Presidencia Municipal. Por eso insiste en decir a sus seguidores que no perdió, que le ganó en votos al PRI, aunque la alianza del Verde con ese partido lo dejó en una desventaja que prefiere no considerar importante.

Alejandro Higuera Osuna ya hace circular entre los suyos la versión de que va por la cuarta oportunidad en la presidencia municipal mazatleca, para empatar el récord de Fausto Vallejo, el ex gobernador michoacano que fue alcalde de Morelia en cuatro ocasiones. Ya hay en el PAN quienes empiezan a escoger entre trabajar por Higuera o por Martín Pérez.

En el PRI la aún diputada Francisca Elena Paquis Corrales, se mueve entre los suyos para decir que todavía después de la diputación le queda cuerda para buscar la candidatura. Algunos de sus seguidores muestran por cierto, cierta desesperación que la aspirante no tiene.

Al que le fue bien en la semana previa es el diputado local Fernando Pucheta Sánchez, quien no sólo logró un buen foro sobre la Ley de Turismo, sino que ese mismo viernes fue distinguido por el dirigente nacional tricolor César Camacho Quiroz, quien lo convirtió en tema principal durante el recorrido del aeropuerto al Centro de Convenciones, y luego lo buscó para saludarlo y darle ánimos (generales, no específicamente en el tema municipal, aunque en esa búsqueda todo cuenta) delante de muchos militantes.