EN LA GRILLA

0
37
CÉSAR CAMACHO Y PÚBLICO.jpg

*Como si hubieran adelantado la convención

*César Camacho Quiroz le hizo al José Alfredo

*Buenas las manifestaciones, pero con cuidado

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

 

Cualquiera habría pensado que se trataba de una convención electoral. Que esa tarde se decidía o e enrumbaba la decisión priísta por la próxima gubernatura. Estaban los dirigentes nacional y estatal, estaba la clase política de todo el estado, estaban varios de los aspirantes y sobre todo, estaban las porras, que ya no ensalzaban siglas, sino personas, y que e incluso proclamaban el cargo: “un profesor/gobernador/ Da-niel A-mador…”

Tarde, pero llegó la respuesta con el piquete de colaboradores de Maribel Chollet: “Diva… Diva.. Diva…

Por supuesto, ya no alcanzaron a escuchar las ovaciones que sus seguidores lanzaron a Sergio Torres, el alcalde culiche que llegó bien pertrechado, y a Paquis Corrales, la diputada saliente.

Todos parecían creer que ahí quedaría definido todo, y más aún: que esa era la forma de ganar la contienda, aunque ésta no haya iniciado formalmente. Al dirigente nacional, César Camacho, no le quedó otra que considerar estas expresiones como la nuestra de un partido vivo, actuante, con muchos cuadros de qué echar mano. Malo que tuviera (el partido) que ir a tocarle la puerta a algún político.

Por supuesto, rechazó hacer alguna lista limitativa, de modo que todo sigue igual que hasta antes de esta visita, con los nombres de Jesús Vizcarra como la gran incógnita (si él quiere, ya es, dijo un avezado cuadro tricolor que entre broma y serio advirtió de retirada: “pero yo no dije nada ¿eh?, de Aarón Irízar, serio y analítico en el presídium, viendo cómo se desgañitaban los porristas de otros; Daniel Amador Gaxiola, cuyos seguidores empezaron por lanzar vivas a Encima y terminaron de plano en el abordaje con su proclama de un profesor para gobernador; Diva Hadamira, que parecía destinada a pasar sin mayores referencias, cuando llegó Chollet, consiguió silla en el presídium y en buen lugar (el Pichi Cervantes se la cedió caballeroso o atento a las cláusulas de equidad). Ya desde ahí, con una sola mirada furibunda, echó a andar las porras a Diva-Diva-Diva.

David López no incurrió en el porrathón, pero ahí está en la lista. Tanto, que al final fue uno de los más asediados por los medios para que hablase de sus aspiraciones y sí, las habló sin tapujos, pero precisando que tampoco andaba desbocado; sigue igualmente Heriberto Galindo Quiñones, quien ya pasó de las actividades teóricas a las acciones en tierra, con visitas al Estero del Infiernillo, a las colonias de Culiacán; sigue Gerardo Vargas Landeros, quien este sábado suspendió la Feria de Servicios de Gobierno por la realización del primer gobierno en movimiento electrónico, a través de las ondas hertzianas. Vargas reanuda mañana domingo con su feria en el Infonavit Humaya, de la capital del estado. Por lo pronto la lista se cierra Sergio Torres Félix, el alcalde culiche que se fue a retratar con Manlio Fabio Beltrones para ir viendo el asunto del presupuesto. Presupuesto que ya no verá Beltrones, quien entrega los bártulos el mes que entra.

ENTRE PORRAS ENFRENTADAS,

EL UNÁNIME ELOGIO A LA UNIDAD

Así, con los gritos a veces destemplados de unos y de otros, los oradores ponderaron un elemento que les permitió agenciarse seis victorias en Sinaloa, y sobre todo, mantener lamayoría de la Cámara de Diputados: la unidad.

Incluso Germán Escobar e refirió a ella, como lo hizo Quirino Ordaz Coppel, quien señaló que el ejemplo del octavo distrito es importante porque la unidad les permitió avanzar mientras los rivales pronosticaban que entre los propios priístas se harían pedazos. El diputado electo hizo un reconocimiento a cada uno de los grupos y corrientes, porque todos se sumaron y trabajaron. También Martha Tamayo se refirió a esa unidad que a ciencia y paciencia del quinto distrito se proclamó elemento fundamental de las victorias tricolores.

Los discursos, como se estila en los formulismos priístas. No bastó la bienvenida de Jesús Valdez. Germán Escobar se desvivió también reconociendo a su presidente del CEN; y Quirino, con su estilo más diplomático; y Gloria Himelda, que llevaba un discurso más allá de las gracias porque sí y porque no; y también Martha Tamayo, con su infaltable encuadramiento ante el jefe.

Por cierto que la única intervención que citó Camacho fue la de Quirino Ordaz, quien se refirió al presupuesto base cero que se aplicará el año próximo, y que los diputados entrantes tendrán que construir. Más tarde el dirigente establecería que esa disposición significaba que nadie tiene asegurados los recursos, que se tiene que justificar la utilidad social de cada proyecto que se presente.

Por supuesto, César Camacho les habló de la unidad y cuando ya consideró maduro el momento, les habló del 2016: También lo vamos a ganar, les dijo. Estoy plenamente seguro que recuperaremos la gubernatura. Fue como un banderazo de salida: los de Encima se echaron ídem con su Daniel-Daniel, los Divos se fueron adelante con su Diva-Diva-Diva y hasta los de Paquis se volvieron a hacer sentir. Sólo los de Sergio Torres guardaron la compostura porque a su jefe ya nadie lo volvió a mencionar. Cuando el dirigente nacional advirtió sobre la necesidad de mesura, de cuidar los tiempos, ya nadie estaba como para hacerle caso.

Hoy ya es políticamente incorrecto citar a la fiesta taurina, pero cuando un torero busca alborotar la gallera, detiene la muleta, se desentiende del toro y encara a los músicos exigiéndoles la canción de la ciudad en que estén. Rueda entonces El Sinaloense, La Feria de las Flores, el Corrido de Monterrey, y la gente se entusiasma hasta el paroxismo.

César Camacho citó a personajes importantes de la entidad y se encaminó con una especie de declamación que a todos sonó conocida: yo soy fuereño, dijo. Nací de aquí muy lejos, y sin embargo, les digo en mi cantar… Pero no se quedó en “el gran orgullo de ser de Mazatlán”, que José Alfredo jamás imaginó mezclado con la grilla, sino que Camacho Quiroz se proclamó como el décimo diputado priísta por Sinaloa, de modo que habrá diez legisladores, dijo, que empujen por los intereses de la entidad. No, qué orejas y rabos o indultos: tiempo hizo fala para tanta selfie que le pidió la raza, en un doble o triple recorrido por la zona privilegiada del acto. Los de atrás de la reja nomás vieron de lejecitos.

UN FINAL EN PETIT COMITÉ

La visita de César Camacho terminó con un encuentro en petit comité, del que fue anfitrión Quirino Ordaz Coppel. Bajo los influjos del Cuchupetas y con vista a la playa, los diez diputados electos y los tres senadores de la República analizaron los retos y exigencias que deberá enfrentar la próxima legislatura.

Por supuesto, el asunto de la sucesión no se tocó ahí, al menos no de manera formal, nos comentan, aunque dicen que Enrique Jackson lanzó dos o tres pedradas a manera de broma, para buscar reacciones de los interesados.

Gloria Himelda Félix Nieblas, Bernardino Antelo Esper, Evelio Plata Inzunza, Germán Escobar Manjarrez, Quirino Ordaz Coppel, David López Gutiérrez, Martha Tamayo Morales y Enrique Jackson Ramírez tuvieron así su primera plenaria con quien seguramente será el coordinador de la bancada, antes de tomar posesión. Los acompañaron Aarón Irízar López, Daniel Amador Gaxiola y Diva Hadamira Gastélum Bajo, los tres senadores priístas por Sinaloa.