EN LA GRILLA

0
64
el viejerío.jpg

*Malova le tiende puentes a Martín Heredia

*Se unen las mujeres en el “Grupo Sinaloa”

*La Alberca Olivera aumenta el desempleo

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Aunque el gobernador Mario López Valdez reiteró ayer su buena disposición al destape de aspirantes a sucederlo en el gobierno de Sinaloa, no fue esa referencia su posicionamiento político más fuerte. Lo fue el par de guiños que lanzó al todavía diputado federal Martín Heredia Lizárraga, quien mantiene por su cuenta un severo pleito postelectoral con el propio Malova.

Primero fue en la inauguración del eje vial que conecta a la avenida López Sáenz con la carretera Internacional al Sur, la avenida Munich. Ahí Malova describió las combinaciones de recursos que se hacen para sacar adelante las obras, consiguiendo recursos en la federación, con aportaciones estatales y a veces también del municipio.

De pronto suspendió el hilo de su discurso para reconocer “a alguien que está ausente”, el diputado Martín Heredia, quien consiguió los recursos para esta avenida, como consiguió recursos para muchas oras que han permitido el crecimiento de Mazatlán en diversas ramas y áreas.

En realidad esas son expresiones cotidianas de López Valdez en las ceremonias inaugurales realizadas en nuestra ciudad. La diferencia hoy es que Martín Heredia rompió lanzas con el gobernador, francamente obnubilado tras la derrota electoral del primero de junio, a propósito de un supuesto levantón de tres activistas de Acción Nacional en las plazas de Mazatlán, Rosario y Escuinapa, justo en la víspera de la elección.

Dos días después, con la derrota panista en el octavo distrito, Martín Heredia encaró al gobernador y responsabilizó a su gobierno de aquellos tres levantones que nunca denunciaron formalmente y que además una de las supuestas víctimas, Felipe Parada, pidió dejar atrás “por miedo”, lo que no obstó para que buscara asegurar su permanencia en la chamba de Recaudador de Rentas, a la que todo mundo pensaba que iba a renunciar por indignación.

Todavía Heredia atizó el fuego con una declaración en que ubicaba a Malova en las filas o más bien “del lado del PRI”, lo que le pareció bien porque se sabe quiénes son sus amigos.

Se sabe que Heredia no sólo ha sido un diputado cercano al gobernador, sino que ha sido conducto para mantener el trato y la relación entre el gobierno sinaloense y la dirigencia central del Partido Acción Nacional, de modo que el rompimiento iría más allá de un conflicto meramente personal. Es importante aun cuando para Heredia Malova está más del lado del tricolor que de Acción Nacional.

Pero Malova ha asumido aquello de que “para que haya un pleito se necesitan dos”, de modo que tendió un puente a la reconciliación en ese evento, aprovechando que según dijo, fue Heredia quien consiguió la lana para ejecuta la obra. Pero luego remachó la búsqueda de reconciliación en la ceremonia inaugural de los trabajos de remodelación de la Alberca Olivera.

Esta es una obra ejecutada directamente por el ayuntamiento, sin recursos estatales, como precisó el propio Malova, y sin recursos federales, pero aun así el gobernador utilizó la ceremonia para lanzarle el reconocimiento a Heredia, por los recursos que ha bajado.

Vaya usted a saber qué pensó el alcalde Eduardo Felton, a quien el propio Heredia acaba de advertirle que todavía le puede quitar el dinero que le habría aportado a la obra del Centro de Seguridad Pública Municipal; o qué habrá pensado Quirino Ordaz Coppel, quien acaba de ganar la elección en el octavo distrito, donde el rival no fue sólo Martín Pérez, el candidato del PAN, sino sobre todo el diputado Heredia, estratega de la campaña.

Por cierto que Malova dio la bienvenida al propio Quirino, quien a partir del primer de septiembre será el diputado federal por la zona mazatleca que abarca el octavo distrito, y lo emplazó a conseguir más dinero del que consiguió Heredia. Alguien cerca del presídium se preguntó si el reto era conseguir más dinero del que anunció Heredia, o del que consiguió Heredia. Si es el primer caso, las posibilidades de Quirino serán remotas, pues por anuncios no pararon. Si es el segundo caso, dijeron, con la mano en la cintura.

Habrá que ver, volviendo al tema inicial, qué decide Martín Heredia: si sigue navegando en el enfrentamiento que él mismo creó aparentemente por decepción, o si se aviene a esta posibilidad de acuerdo que le ofrece López Valdez. ¿Le dará la mecha tradicionalmente corta para analizar el regreso?

FUE IMPOSIBLE NO RECORDAR A

DIEGO FERNÁNDEZ DE CEVALLOS

La reunión fue muy pretenciosa. Tanto, que prácticamente se anunció el abordaje de la gubernatura de Sinaloa en el próximo periodo (que no alcanzará a ser sexenio) y a tantas presidencias municipales como las féminas quieran, también en la próxima comalada.

Era El Viejerío que se reunió y se hizo llamar “Grupo Sinaloa”, supuestamente para hacer frente al Grupo Culiacán, que se reunió a su vez para lanzar la precandidatura del alcalde culiche Sergio Torres, según el anuncio oficial, luego negado en lo particular por algunos de sus integrantes.

Por supuesto, es entendible que la senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo organice a sus huestes para que la impulsen en la búsqueda de la madre de todas las candidaturas, aunque resulte extraño verla al lado de la diputada Paquis Corrales, quien ha sido su jurada enemiga durante los tres años que casi completa la legislatura actual. Por supuesto, a la Paquis no le cae mal presumir el apoyo de las mujeres del tricolor en sus aspiraciones de la alcaldía mazatleca, con la que se encuentra encaprichada. Como ya fue alcaldesa en Cosalá, considera que es poco menos que la misma y que además, como dice el dicho popular,. “una vez no basta”.

Que se pronuncie Erika Sánchez, la dirigente estatal de las mujeres, es razonable. Su papel es impulsar a las féminas hasta donde las fuerzas se lo den. Le va además su propio futuro ahí. Ya intentó ser candidata a diputada local  y no se le dio por mayoría. Fue candidata plurinominal en un magnífico quinto lugar, pero a su partido le fue tan bien con los triunfos de mayoría, que las pluris no alcanzaron a llegar hasta donde ella estaba sembrada; buscaba uno de los distritos recientemente disputados, pero la suerte y el dedo no le favorecieron. El año que entra debería ser el bueno, sobre todo ya con la cláusula de equidad subida al cincuenta por ciento.

De quien extraña es de Martha Tamayo. Es cierto que al menos en los últimos años ha sido una impulsora de las mujeres para puestos de elección popular, lo que intentó con todas sus fuerzas en el proceso que termina, insistiendo en que la candidata del octavo distrito fuese Irma Tirado, aun cuando ya era obvio que la designación sería a favor de Quirino Ordaz Coppel.

Extraña porque con todo y sus derechos personales a defender la convicción feminista, en teoría doña Martha Tamayo es presidenta de todos los priístas del estado, hombres y mujeres, chiquillas y chiquillos, y debiera velar equitativamente por los derechos de todos, pero de repente los militantes varones se vuelven hijos de cuico. Si fuese un dirigente hombre quien tuviese esos pronunciamientos, el viejerío lo llevaría a juicio sumario, y con mucha razón.

Lo que sí se vio es que sean hombres o mujeres, las burbujas siempre sin excluyentes. En ese rimbombante título de “Grupo Sinaloa” sólo cupieron las que tienen puestos importantes y radican en Culiacán. Las demás, que de las burbujas esperen a defensas, no invitaciones.

Pero además ¿por qué las señoras rompen con las tradiciones sinaloenses? Igual que el Grupo Culiacán, se fueron a hacer su destape a un restaurante diferente del Mas&Sea ¿será porque ya no se llama Farallón?

A GRACEJADAS, TERMINA

UNA CEREMONIA OFICIAL

Dicen que el diputado Alfredo Padilla Fierro se tomó muy en serio su papel de presidente de la Comisión de Cambio Climático, y que aprovechó todas las oportunidades de viajar al extranjero para empaparse del tema. De sangre liviana y carácter jocoso, en todas partes que estuvo se ganó el favor de colegas y anfitriones con su mejor talento, que no es el de legislar, sino el de cantar.

Cuentan que a través de un traductor, embobó a las autoridades de Dubai con la música autóctona mexicana, que les dijo, tiene expresiones de todas partes del mundo, incluso del desierto sahariano, de donde él sacó un corrido árabe, que les interpretó a renglón seguido: “camello prieto azabache…”

Por las mismas anduvo ayer la ceremonia inaugural de los trabajos de remodelación de la Alberca Olivera. El director de Obras Púbicas Municipales terminó su discurso histórico-técnico-poético con un ángulo jocoso, aseverando que en esas albercas se habían enseñado a nadar el alcalde Carlos Felton y el director de Cultura, Raúl Rico, vecinos en sus respectivas infancias del Centro Histórico.

Felton agradeció la intervención “del ex director de Obras Públicas” y dijo que sí, que había aprendido a nadar ahí de chiquillo, pero que su instructor había sido Wong, quien ya era un adulto para entonces.

Al final el gobernador Mario López Valdez intervino para que Wong no perdiera el empleo sólo por una gracejada, petición que fue recibida con sonrisas por el alcalde y todos los asistentes.

A pesar de eso, la pregunta de todos los funcionarios municipales era “¿cómo se canta un corrido chino”?