EN LA GRILLA

0
54
FELTON.jpg

*Felton reacciona y anuncia una guillotina

*La competencia por el octavo se decanta

*Busca Villarreal crear nuevo derecho fiscal

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

El alcalde Carlos Felton González anuncia una barrida de mandos medios, para optimizar la capacidad de operación. Por supuesto, se trata de una medida importante aunque no vaya a incluir a ningún director u otro funcionario de alto nivel.

Los últimos alcaldes han sido muy remisos en eso de correr colaboradores. Alejandro Higuera se aferraba hasta el último momento, porque le era muy difícil reconocer que se había equivocado, y algunos de los que salieron lo hicieron porque no soportaron las presiones a que los sometía. Fue notoria la situación en la Jumapam, de donde se fue el director inicial, Sergio Leonardo Wong Ramos, y luego el sustituto; y el director final no se fue porque no lo dejaron, pero presentó inútilmente su renuncia.

Con Jorge Abel López Sánchez no se iban, pese a la notoria incapacidad en algunas áreas, porque se trataba de cuates a los que el munícipe no podía dejar sin chamba.

Carlos Felton entró muy bravo, advirtiendo que en el Acuario había malos procedimientos administrativos, y que el director se tendría que ir, aunque antes estaría sometido a la rendición de cuentas, pero el periodo municipal está a punto de llegar a la mitad, y Carlos del Rincón Jarero todavía se mantiene en su puesto.

¿Qué lleva a Felton a tomar estas medidas?

Es evidente que los cambios deben darse cuando hay necesidad, aunque hay que decirlo: no hay en estos momentos manifestaciones públicas de inconformidad con la manera en que se está trabajando. Hubo una crisis con el predial, por ejemplo, al principio del gobierno. Fue notorio que el área encargada de elaborar los recibos incurrió en irregularidades graves que sin embargo no tuvieron efectos sobre el personal. Por el contrario, hubo una defensa a ultranza y el alcalde prefirió enfrentar un fuerte desgaste en su imagen, que corregir las situaciones.

Hoy sin embargo no hay un punto en que se diga específicamente que hay enojos colectivos. Aunque fallan algunas rutas de recolección de basura, el servicio se cumple; la limpieza falla en algunas avenidas, pero el malecón se mantiene vivible, y aunque hay muchos problemas con el agua y el drenaje, el algo que ya está asumido.

¿Qué convenció entonces al alcalde?

Pudiera tratarse de las expresiones recogidas en la campaña electoral de los candidatos del Partido Acción Nacional. Por lo menos en el caso de Martín Pérez Torres, son cada vez más frecuentes los reclamos que el aspirante recibe porque “Felton no cumplió”. Al principio se pensó que se trataba de expresiones partidistas, de gente del PRI que se aprovechaba de la situación, pero luego se identificó a militantes o simpatizantes del panismo que ya no querían saber más de votos y compromisos de un solo lado.

Es probable que las quejas constantes en ese sentido hayan llevado al alcalde a decidir los movimientos que todavía no ha develado, pero que ya le urgen, pues hizo el anuncio de manera anticipada. Seguramente que ya no tendrá mucho efecto sobre el asunto electoral, pero al menos se le hizo la lucha, y sobre todo, se buscan correcciones para ir asentándose durante los meses siguientes, de modo que la elección del 2016 no tenga ese ingrediente.

LA DISPUTA POR MAZATLÁN

Al cierre de las campañas electorales –aunque las actividades terminan el día tres de junio, este es el último fin de semana en que se hace proselitismo-, los partidos y candidatos se van proclamando ganadores y hasta “dueños de la ciudad”, como dice el Panal. En dos días habrán de circular las últimas encuestas, con que los paridos y sus candidatos darán el amarre a sus aspiraciones (por supuesto, sólo aquellos que tengan posibilidades reales).

Por lo pronto las que maneja el PRI le dan ventajas que a ellos mismos les sorprenden, sobre todo en el octavo, donde al principio los observadores consideraban favorito al PAN; después, se habló de un empate técnico, y finalmente de una ventaja para Quirino Ordaz, incluso una ventaja amplia para el tricolor. El propio Ordaz Coppel reconoce que se trata de estudios previos y advierte a sus seguidores que ello no los debe confiar, sino que tienen que seguir trabajando como al principio, cuando los colocaban como posibles víctimas del resultado.

En el PAN, Martín Pérez Torres parece asimilado a un papel menos protagónico. No ha cambiado ni reducido su campaña, pero por alguna razón se nota menos que al principio. De cualquier forma, por supuesto, la militancia mantiene sus expectativas y siente que sigue en posibilidades de ganar. Algunos de los cuadros intermedios, que saben de las mediciones ajenas, consideran que no pasa nada, que todavía es posible ganar “el día D”, como se llama a la operación de sacar a la gente para que vote.

Es obvio que la disputa es entre dos. Que el resultado se va a generar por el trabajo intenso –rimo de locos, le dicen- que Quirino le ha impreso a su campaña, o por la clientela electoral que el PAN ha mantenido en la localidad, a pesar del desgaste en la imagen de los dos principales personajes de que ha dispuesto en los últimos lustros: Alejandro Higuera Osuna y Carlos Eduardo Felton González.

Pero eso no significa que los demás estén con los brazos cruzados. Salomé Rodríguez, candidato del Panal en el sexto distrito, ha divulgado por medio de los maestros federales que hacen eco de su campaña, que ellos ya son dueños de la ciudad y que al menos en el sexto, ya están en nivel de competitividad, asumiendo el pronóstico de una pelea de tres tercios, en la que según asevera, participan él, Germán Escobar del PRI, y Víctor Antonio Corrales Burgueño.

Por lo pronto el PAS, que es el soporte de dos candidatos independientes en el sur del estado, se reunió para mostrar el músculo. El presidente de ese partido, Héctor Melesio Cuen Ojeda, encabezó una reunión con aproximadamente dos mil elementos de la estructura pasista en el sur de la entidad, y los reunió muy a la vista y en un lugar que permite sacar las cuentas de asistencia: uno de los salones del Centro de Convenciones.

En el resto, los candidatos han ido mostrando sus particularidades: Maximiliano Ruiz, de Morena, se muestra más informado y por tanto desarrollador de los temas de interés nacional, desde la economía general del país hasta las reformas estructurales que sacó el gobierno peñanietista y los sucedáneos en derredor de la violencia y la corrupción.

Ángel García se ha enfrascado en el asunto ambientalista y ayer en el debate del Noroeste aprovechó para cobrar viejos agravios con el innombrable, quien literalmente lo sacó del gobierno municipal acusándolo de corrupción. El innombrable por cierto, mostró de nuevo su infaltable talante pendenciero, que no llevó aportaciones.

Por el contrario, sin recursos, pero con ingenio, Tony Acuña ha ido formando un discurso contundente sin recursos técnicos, pero con mucho pragmatismo popular.

¿PUES NO QUE NO?

Un compromiso reiterado de este gobierno, y cumplido hasta el momento, es que no había nuevos impuestos. Compromisos como la entrega de uniformes y útiles escolares, suspender el cobro de la tenencia vehicular, han provocado un hueco muy importante en las finanzas públicas, de modo que con frecuencia se ha hablado de la tentación de crear nuevos cobros, que finalmente han sido atajados por quien los puede atajar.

Hoy de nuevo el secretario de Administración y Finanzas, Armando Villarreal viene  a proponer un cobro, ahora por verificación vehicular, que en realidad podría terminar en manos de concesionarios de ese “servicio”.

En aras de la lucha por el equilibrio ecológico, se pretende hacer obligatorio el paso de la verificación, y con ella el cobro. Hace algún tiempo el propio Villarreal intentó crear un cobro nuevo o incrementar uno que ya existía, lo empezó a poner a prueba de algunos grupos, pero obviamente no hubo consenso, de modo que al final intervino el gobernador y paró las cosas. Vamos a ver si hoy ocurre lo mismo, o si la explicación del servicio verificador es una buena justificación.