EN LA GRILLA

0
27
CÉSAR CAMACHO EN SINALOA.jpg

*César Camacho vino por un equipo de futbol

*Malova vio a Camacho sin camiseta de partidos

*La foto del Mar & Sea y diez aspirantes al 2016

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

César Camacho vino por todas las canicas, incluyendo aquellas que ya son suyas. No sólo vamos a ganar el ochito, dijo, sino que nos vamos a llevar la oncena, porque hay otros tres candidatos sinaloenses, que van a ser diputados: David López Gutiérrez, Martha Tamayo Morales y Enrique Jackson Ramírez, que van en los primeros lugares de la lista plurinominal.

Claro que todo mundo sabía que sus cuentas iban a ser de carro completo. Mal habría hecho si se pone a decir que están tronados en tal o cual distrito, pero la certeza de que se alcanzarán los ocho distritos, y por supuesto los tres pluris, suena audaz, aunque el sistema electoral podría terminar por darle la razón.

Desde que crearon el octavo distrito, en la elección de 1997, sólo una vez ha habido un partido –el PRI- que gane todos los puestos en Sinaloa. Fue en la intermedia de 2009, cuando precisamente ese octavo distrito fue ganado por Miguel Ángel García Granados, frente a un Partido Acción Nacional que prefirió ajustar cuentas internas y mandó a una señora sin experiencia, mientras el tricolor lanzaba a su mejor carta de ese momento.

Tres años después, como ya hemos comentado aquí, el cruce de votos PRI-Verde le impidió repetir la escena, pues tanto en el octavo como en el segundo, las candidatas tricolores habían ganado por ventajas de once mil y dos mil y fracción de votos, y el cruce mentado les provocó reducciones que las redujeron a la derrota.

Pero la picaresca política dice algo más de la elección de 2009. El grupo gobernante, dicen, se puso tan eufórico con el ochito logrado, que se emborrachó y estrelló el carro de la sucesión gubernamental en Sinaloa.

Habrá que ver qué dice en su turno el dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero Muñoz, quien viene el viernes también a reforzar las campañas de sus candidatas y candidatos de Sinaloa. Aunque el dirigente estatal Edgardo Burgos se ha visto sobrado cuando habla de ganar cuatro distritos, Madero Muñoz no podrá dejar fuera de posibilidades a algunos de ellos. La cosa es ver cómo abordaría el tema y sobre todo cómo sonaría creíble.

A pesar de su condición de dirigente nacional, Madero no ha podido consolidarse como el elemento de principal atracción en su terreno. En estos momentos hasta el expresidente Felipe Calderón Hinojosa le roba reflectores al participar en las campañas para gobernador que se realizan en algunos estados de la República.

En Campeche Calderón fue y se subió en los camiones buscando mostrar que es un ciudadano aceptado por la sociedad, olvidándose por supuesto, del candidato al que apoyaba. En Nuevo León fue y agredió al candidato independiente conocido como “El Bronco”, comparándolo con Hugo Chávez para descalificarlo ante un electorado ciertamente temeroso, como el de Nuevo León. No fue lejos por la respuesta: “es que venía borracho o crudo”, contestó El Bronco, en alusión a las versiones que señalaban un supuesto alcoholismo del entonces presidente. Calderón se declaró ofendido y dijo que su contrincante no era un político profesional. Es tal la situación del exmandatario, que ya el PRD le pidió que regrese con más frecuencia a Michoacán, pues cada vez que va, le quita puntos a su hermana Cocoa en la lucha por la gubernatura.

Una duda hay sobre la visita de Madero: ¿se encontrará con el gobernador Mario López Valdez? No sería raro ni irregular. A pesar de algunos encontronazos, Malova ha mantenido la relación y la presencia con el PAN, de modo que podría darse una reunión privada, como pasó ayer por la mañana con el dirigente priísta César Camacho Quiroz.

PARA DEJARLO CLARO

HABLÓ EN SAN IGNACIO

Después de la reunión Camacho-Malova, el dirigente priísta realizó un evento en el Culiacán, y después se fue al norte. Por el contrario, el gobernador López Valdez se vino para el sur, donde quedaba al margen de cualquier cosa que ocurriese o se dijese en los eventos del tricolor.

Pero tampoco podía dejar las cosas así nomás, de modo que aprovechó el cálido recibimiento que le hicieron los sanignacenses para fijar públicamente su posición respecto del movimiento político.

Creo, dijo, haber acertado cuando decidí quitarme la camiseta de los partidos y actuar como gobernador ciudadano. Ello me ha permitido dialogar con todo mundo y obtener apoyos de diferentes procedencias.

El gobernador lamentó que la política esté tan mal evaluada, porque es la vía más efectiva para resolver los problemas de todos, con la participación de todos. Por eso invitó al público a votar. “No les estoy diciendo por quién, sólo que voten por quienes les resulten más efectivos, voten por quien pueda hacer equipo con nosotros para resolver los problemas de ustedes.

Pero López Valdez no sólo defendió las bondades de la política, sino que fue más allá defendiendo a los diputados en particular y a los legisladores en general. Muchos creen que nomás van a levantar la mano, pero no, hay muchas cosas que hacen, como distribuir el pastel del presupuesto, para atender lo que se necesita, y luego llegó a la personalización, mencionando al panista Martín Heredia y a los priístas Paquis Corrales y Heriberto Galindo: “qué buenos diputados”.

UNA FOTO MUY DIVULGADA

QUE ACEPTAN Y MINIMIZAN

Las fotos son sólo la consecuencia, pero ayer se convirtieron en tema de conversación de todo el mundillo político del estado. Priísas y no priístas tuvieron su conclusión robes la reunión y los propósitos ya no de la reunión, sino de la divulgación de las fotografías.

Ayer le describimos en encuentro de Juan Sigfrido Millán Lizárraga con Gerardo Octavio Vargas Landeros, Heriberto Manuel Galindo Quiñones, Héctor Melesio Cuen Ojeda, Juan Eulogio Guerra Liera, Antonio Humberto Vega Gaxiola, Robespierre Lizárraga Otero, Antonio Quevedo Susunaga y dos personas más.

No faltó quién dijera que las fotos fueron un mensaje de Juan Sigfrido al presidente del CEN priísta, sobre la disposición del priísmo local para tomar determinaciones propias. El problema de la versión es que fue Heriberto Galindo Quiñones, quien propuso retratarse, reiterando la invitación hasta vencer la leve resistencia que tuvieron los demás.

Martha Tamayo dice que el Mar & Sea es un lugar al que van los políticos para que los vean., Debe ser. Ella misma estuvo ahí, aunque en mesa diferente, de acuerdo con la explicación que dio Galindo Quiñones, para quien la foto y la reunión estuvieron muy bien, todo estuvo en orden. Diva Hadamira simplemente consideró que es una foto muy bonita, según publica cafénegroportal.

El asunto en fin, demuestra que nadie pretende atender la insistente recomendación de Camacho Quiroz, de esperar a que termine la elección federal que se desarrolla y por supuesto, se trabajar en el fortalecimiento de los candidatos, dejando para después las inquietudes y aspiraciones por la gubernatura. Eso sí, presumió que hay como una decena de aspirantes fuertes, de modo que habrá que ir buscando nombres para completar los lugares.

Se sabe ya por supuesto de Jesús Vizcarra Calderón, quien oficialmente no quiere, pero cuenta; de David López Gutiérrez, colocado en el partidero a partir de su nominación como primer plurinominal de la circunscripción; de Aarón Irízar López, que acaba de reactivar sus redes sociales; de Diva Hadamira Gastélum Bajo, quien mueve relaciones y arma redes a parir de la equidad de género; de Daniel Amador Gaxiola, el tercer senador (uno de los dos electos por voto directo); del diputado Heriberto Galindo Quiñones, uno de los aspirantes más activos, y de Gerardo Vargas Landeros, el secretario general al que tanto se ha colocado en el centro del complot localista.

Quedan tres espacios para llenar la cuenta de César Camacho: ¿considerará a Enrique Jackson con sus setenta años? ¿A Martha Tamayo, de quien algunos dicen que ya se la creyó y siente que Camacho la puede impulsar a la grande? ¿A Sergio Torres, quien se considera “la salida conciliadora”? ¿A Aarón Rivas, quien se ha mantenido a la expectativa?