EN LA GRILLA

0
46
corrales burgueño V A.jpg

*Avala el tribunal a los independientes

*Los pequeños ganan la calle en el ocho

*Clouthier: casi casi como un esculque

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Incólumes.

Los cuatro candidatos independientes impugnados por Morena fueron exonerados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en cuya sala regional de Guadalajara los magistrados consideraron que no estaba probada su militancia en el Partido Sinaloense, y por tanto no hay impedimento para que sigan realizando sus campañas.

Como le informamos oportunamente, Morena dijo que cuatro de los cinco candidatos independientes de Sinaloa estaban violentando la ley, y por tanto se les debiera retirar el registro que les permite hacer campaña y aspirar a ser diputados federales.

El único aspirante independiente respetado por Morena fue Manuel Clouthier Carrillo, cuya relación con el Partido Acción Nacional –del que fue diputado federal- fue pasada por alto porque, según explicó el dirigente estatal de Morena, Luis Guillermo Benítez Torres, había tenido buenas actitudes frente a la creación del partido que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

Ayer les comentamos la supuesta existencia de cartas en que el PAS aseveraba categórico que ninguno de los cuatro candidatos independientes impugnados es ni ha sido militante de la organización, lo que se contradice con los registros de militantes de ese partido.

Pero tales documentos no aparecieron o no fueron entregados al Trife con los alegatos de la impugnación, de manera que el dictamen final fue de exoneración. No quedó suficientemente probada la militancia de los impugnados, dijo la sentencia, y seguramente que hasta ahí llegaron las cosas.

Por lo pronto el ex rector Víctor Antonio Corrales Burgueño dio ayer una conferencia de prensa en la que se manifestó muy optimista. En una de esas y gano, dijo a los reporteros en plan distendido, tras de hacer una evaluación de sus actividades y del recibimiento que le hace la gente del sexto distrito electoral.

Aunque satisfecho por la respuesta, Corrales sigue lamentando las condiciones de pobreza que se advierten a lo largo del distrito, donde hay poblaciones enteras que carecen de alternativas para el trabajo y el estudio de sus jóvenes y adultos, lo que genera una actitud de enojo, de indignación entre los miembros de esas comunidades.

Lo que más enojo a la gente es el abandono de los gobiernos, dice Corrales Burgueño, quien enumera los conocidos males y carencias en seguridad, empleo, servicios, reclamos que aparecen por todos los sitios a los que llega su campaña.

Aunque no hay una elección cómoda o completamente amarrada (sólo las de Culiacán pudieran acercarse, y ya ve usted que le han sufrido los candidatos priístas por los artilugios jurídicos de los partidos opositores, especialmente los del PAN), el sexto distrito es una verdadera sorpresa, pues aunque se esperaba competencia, no se pensaba que pudiera haberla con el candidato independiente, y mucho menos desplazando al PAN, que tradicionalmente era el que estaba en la lucha por la victoria.

A propósito del sexto distrito, ayer el candidato del PANAL estuvo también en Mazatlán, dando conferencia de prensa, en la que acusó al gobierno federal de intervenir para ayudar al PRI.

Salomé sostiene que hay funcionario federales apoyando la campaña de Germán Escobar, mediante diversas argucias. Eso, además de externar la queja por el burocratismo de la SEP que tiene sin salario a ochocientos maestros del subsistema federal.

El que hizo su campaña sin acordarse de los demás fue el priista Escobar Manjarrez, quien tuvo encuentro con constructores y más tarde con ganaderos.

LA IMPRESIÓN

CALLEJERA DEL 8

Cualquier mazatleco desatento, o cualquier visitante, de los que no conocen la situación política real de la ciudad, podría pensar que el octavo distrito está en manos de los partidos llamados pequeños, a juzgar por la propaganda callejera.

Si usted e fija, las pancartas, mantas y estructuras corresponden al Movimiento Ciudadano, donde Tony Acuña tiene los afiches más grandes; o bien, que el mero gallo es Giova Camacho, que tiene la mayor cantidad de publicidad rodeando los postes de la ciudad. Hasta el PRD, con Ángel García y Morena, con Maximiliano Ruiz, se notan, a pesar de lo exiguo de sus presupuestos. Tampoco falta el innombrable, que clavó los anuncios en los camellones.

Los dos ausentes son los partidos grandes. A Martín Pérez Torres, del PAN, se le impuso la intervención de la junta distrital después que empezaron a correr las acusaciones de que estaba utilizando el mobiliario urbano para sostener su propaganda y en alguna medida, los señalamientos de que se estaba yendo de paso con los gastos. A partir de entonces retiró toda la publicidad, excepto los espectaculares de los puentes peatonales.

Los últimos que quedaban, repartidos en los principales cruceros de la ciudad, fueron retirados también.

En el caso de Quirino Ordaz, los anuncios fueron retirados por prudencia, pues aunque nadie los había señalado (fueron cuidadosamente instalados en lugares donde no pudieran ser impugnados), un estudio rigorista de la dirigencia estatal del PRI decidió que tras acusar al PAN, no podían arriesgarse a ser objeto también de un señalamiento.

Por supuesto, los vacíos se llenan, aunque sea de chismes, de modo que hay versiones que atribuyen al innombrable, quien habría dicho que Martín Pérez y Quirino ya fueron retirados de la campaña, por lo que deberían votar por él.

En realidad, el retiro no parece haber afectado ni a uno ni al otro, de modo que podría ser un antecedente para el nuevo tipo de campañas que se realicen en lo sucesivo, pues las limitaciones legales son cada vez más abundantes y también más difíciles de sortear.

DE UN ESCULQUE

A UNA CORRIDA

El affaire Clouthier ha generado todo un debate estatal por la situación de la política y la de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Por supuesto, es difícil entender que se evite una expresión política en la máxima casa de estudios, de la que han salido las iniciativas más avanzadas desde los tiempos de Eustaquio Buelna primero, de Rafael Buelna, después, de la Universidad Socialista del Noroeste, más adelante.

Desde hace mucho tiempo se sabe que hay una reglamentación para los candidatos, en una respuesta extrema a los tiempos en que cualquiera llegaba, pasaba de salón en salón y provocaba pérdida de horas-clase. El candidato independiente por el quinto distrito, Manuel Clouthier Carrillo, sostiene que acudió invitado por un profesor, con la autorización de los alumnos, y que no estaba pidiendo el voto, sino haciendo una exposición.

La verdad es que es imposible disociar al candidato en campaña del ciudadano haciendo exposiciones. Es casi como cuando un funcionario dice que hace proselitismo en sus tiempos de descanso: ¿a qué horas deja de ser alcalde un alcalde, o un secretario de despacho?

Va a ser imposible que se pongan de acuerdo unos y otros. Clouthier dice que la Universidad debe pedirle disculpas; la rectoría dice que el candidato irrumpió indebidamente en la institución.

A fin de cuentas el asunto viene a ser un equivalente del esculque del que fue objeto el candidato panista del segundo distrito: lo puso en boca de todos y e convirtió en un elemento importante para la campaña, sobre todo para victimizarse responsabilizando al gobierno municipal y estatal de los acontecimientos.

Clouthier ha alcanzado más notoriedad con este acontecimiento que con todas las acciones de campaña que había realizado, incluyendo algunas frases ingeniosas sobre los rivales, especialmente el priísta Ricardo Hernández Guerrero.