EN LA GRILLA

0
41
gerardo.png

*Hasta regañado salió Zenén tras el esculque

*Les caerá César a los candidatos del tricolor

*Ahora sí: ahí viene la redistritación electoral

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Ayer no fue buen día para llamarse Gerardo y hacer declaraciones.

Gerardo Amarillas, jede de la policía municipal de Ahome, tuvo la feliz ocurrencia de justificar el superesculque de Zenén Xochihua Enciso, candidato del PAN, diciendo que habían recibido una llamada anónima denunciando que los guardaespaldas del político traían armas largas u por eso procedieron a hacer la revisión.

Hasta donde nosotros sabemos, los guaruras de Xochihua son elementos de la propia Policía Preventiva, es decir, subalternos de Amarillas, comisionados para cuidar a Zenén por haber sido alcalde y considerar que se trata de un hombre cuya actuación como alcalde pone en riesgo su seguridad personal.

Si el jefe de la policía no sabe con certeza qué armamento traen sus elementos, es obvio que el control es insuficiente e ineficiente. Si no confía en ellos y piensa que se le pueden ir a armar por otro lado, violentando además las disposiciones legales en esa materia, las cosas están todavía peor. Más que un retén, lio que se precisa es una investigación a fondo, sin arriesgarse a generar crisis políticas que terminan por no justificarse.

Por cierto las explicaciones oficiosas contradicen al jefe policíaco, aseverando que se trató de un retén común y corriente. Amarillas dice que no, que lo fueron a buscar porque tuvieron una denuncia.

A Gerardo Vargas Landeros también le fue mal con la lengua. Como si fuese cualquier cosa, dijo que Zenén debió bajarse y dejar que revisaran el coche, simplemente así, con toda la naturalidad del mundo, como dice haberlo dicho él,. Incluso cuando fue diputado federal, y también ahora que es secretario general de gobierno.

¿Usted cree que algún policía se iba a animar a para un convoy de suburbans como los que se arman para el desplazamiento de Vargas Landeros?

El secretario general de gobierno le da al asunto un cariz de absoluta naturalidad. De algún modo tiene razón cuando dice que si los ciudadanos comunes y corrientes soportan las revisiones en los retenes, los funcionarios y personajes públicos deben dar el ejemplo.

No puede uno sino pensar en que efectivamente, cuando era alcalde, Xochihua Enciso, sometió a los ciudadanos ahomenses a revisiones carreteras o callejeras justificadas como actos de prevención contra el severo problema de violencia que encontraron al tomar posesión y que atenuado y todo, aún persiste. En esos tiempos era algo necesario, era parte de lo que se hacía para atender los problemas de la sociedad. Hoy, del otro lado del escritorio, o mejor dicho, de aquel lado de la banqueta, Xochihua lo considera una agresión partidista.

Pero él está en lo suyo, en la búsqueda de elementos que convenzan al ciudadano de que él es la víctima y sus enemigos, los malos.

Pero estábamos con Gerardo y sus declaraciones.

Mientras sus declaraciones buscaban dar visos de normalidad a los acontecimientos, el gobernador Mario López Valdez tuvo una posición diferente: con toda prudencia decidió no pronunciarse sobre el tema, mientras se realiza la investigación correspondiente.

Si el gobernador dice que hay una investigación, es porque no se tiene una certeza absoluta de que fue una revisión de rutina. Por lo menos se estarán verificando las versiones, especialmente la que tiene que ver con la denuncia anónima de las supuestas y fallidas armas superpoderosas.

VIENE CÉSAR CAMACHO

¿EN QUE AYUDA SU VISITA?

Con bombo y platillo, la dirigente estatal del PRI, Martha Tamayo anunció la isita –la semana próxima- del presidente del comité ejecutivo nacional, César Camacho Quiroz. Doña Martha espera llevarlo a Culiacán y los distritos del norte, seguramente Guasave, donde las huestes tricolores esperan rescatar un distrito que ya se consideraba inexorablemente en manos del PAN gracias al activismo del alcalde Armando Leyson.

Por supuesto, tiene mucho qué ver con la oriundez guasavense de Diva Hadamira Gastélum. La senadora cuenta con la simpatía de Camacho Quiroz, y aunque esto todavía no quiera decir nada concreto ni específico para las aspiraciones del 2016, puede considerarse que se trata de una pequeña ventaja, sobre todo si se mantiene la previsión de que Camacho encabezará a la bancada tricolor que se instala formalmente el primero de septiembre próximo.

Los que deben estar tranquilos con el proyecto de itinerario del dirigente nacional son los candidatos de los distritos seis y ocho, Germán Escobar Manjarrez y Quirino Ordaz Coppel, pues una visita de ese tipo difícilmente puede ayudar a ganar más votos, y en cambio sí cuesta mucho en esfuerzo, en dinero y sobre todo en tiempo.

Por cierto Martha Tamayo anunció que presentará una demanda contra Edgardo Burgos por publicidad calumniosa contra Evelio Plata. Si de allá los demandan, lo menos que pueden hacer es contrademandar también, pero si de lo que se trata es de evitar ese tipo de expresiones, la fórmula no fue afortunada. Burgos, que había acusado de pillo a Evelio Plata, amplió sus declaraciones a “pillo y corrupto”.

Es obvio que de aquí a fin de año, cuando se le acaba el tiempo a Edgardo, lo van a tener que aguantar con una de sus principales características: la lengua suelta. Todo dirigente panista es combativo, acusador, duro, pero el actual es además muy liberal a la hora de soltar la boca para endilgar calificativos, más allá de las fórmulas y estilos tradicionales.

UNA MEADA SALVADORA

¿O DECEPCIONADORA?

La sesión del Congreso del Estado realizada ayer deja una anécdota para la historia. Se discutía una solicitud del ayuntamiento sinaloíta para endeudarse por 75 millones de pesos, que serían destinados a la instalación de un sistema de alumbrado público con lámparas led.

El dictamen en comisiones fue positivo para la solicitud y ganó de calle, pues la votación fue de 26 a favor y seis en contra, nomás que no alcanzó, pues se trata de una de esas votaciones en que se requiere de las dos terceras partes aprobando, de modo que faltó un voto para alcanzar lo que técnicamente se llama “mayoría calificada”.

De esas cosas que el ciudadano poco llega a enterarse. La aprobación estaba “planchada” porque los diputados panistas estaban de acuerdo, aunque sólo fuera por corresponder al voto de aprobación que los priístas dieron para una solicitud igual, pero más cara, del ayuntamiento panista de Guasave.

¿Qué pasó? Que un diputado priísta, nada menos que Fernando Pucheta Sánchez, se fue al baño (esas cosas no siempre esperan) y regresó justo cuando ya se había cerrado la votación. Internaron incorporar su voto, que era favorable, pero legalmente ya no era posible.

Los grupos minoritarios lograron detener una intentona de una repetición del sufragio y lograron que el asunto se vaya al siguiente periodo de sesiones, pues un caso que se vota en un periodo, no se puede repetir durante ese mismo.

Lo que llama la atención es que el rechazo de la izquierda fue explicado en la supuesta inutilidad de las lices les paa el alumbrado público,. Hubo quien dijo que eso sólo sirve para los televisores y los videojuegos, pero no es así. El sistema es bueno, la intensidad de la liz es magnífica y el ahorro en el consumo de energía eléctrica es de veras prodigioso.

La bronca es que la empresa distribuidora no vende las lámparas, sino que las renta, de modo que el endeudamiento de Sinaloa municipio sería, como es el de Guasave, una esclavitud permanente, que deberá prolongarse después que termine el periodo actual. Así, lo que se ahorra de luz, queda en manos de la empresa gracias al sistema de renta. ¿Por qué un gobernante puede interesarse en esos sistemas? No sea suspicaz, ha de ser por la calidad del alumbrado.

Por lo pronto para que veamos qué tan serio es el asunto, Guasave solicitó la autorización de un endeudamiento en que se sabía cuándo empezaba el pago, pero no cuándo terminaba, pues el proyecto decía que había que autorizar la deuda “por el tiempo que sea necesario”. Ahí puede usted sacar sus cuentas.

AHORA SÍ, AHÍ VIENE EL

LOBO DE LA REDISTRITACIÓN

Quince años después, los partidos promotores están a punto de alcanzar la ansiada redistritación de Sinaloa, de modo que los diputados no sean seleccionados ya con criterios territoriales, sino con divisiones basadas en el número de pobladores.

Esta tarea, como se sabe, le toca al INE, que ya anunció dos periodos para incorporar esta modalidad a los estados que todavía no la ienen, y que tendrán elecciones locales durante 2016 y 2017.

El primer paquete incluye a los estados de Aguascalientes, Baja California, Durango, Tamaulipas y Zacatecas. A Sinaloa le toca en el segundo paquete.

Para los primeros estados ya se empezó a generar el primer escenario, es decir, el primer proyecto de redistritación se arma en computadoras, con representantes de los partidos y de consejeros. Si hay protestas, se van a tratar y se armará un segundo escenario, y así hasta que se termine.

El resultado concreto de esto es que el número total de electores registrados en Sinaloa se va a dividir entre 24, y luego se irán sembrando de norte a sur. Hasta donde lleguen 75 mil electores (cálculo grueso y arbitrario), será el primer distrito, lo que implica que El Fuerte queda integrado a Ahome, al que por supuesto le sobran electores para otros dos diputados, por lo menos. Choix y Sinaloa serían un distrito y quizá no completen. Así hasta llegar a Escuinapa, donde tendrán que juntarse con sus rivales históricos de Rosario, mientras Concordia queda subordinada a Villa Unión y las sindicaturas circunvecinas, por citar algunos ejemplos. Cosalá y Elota no libran ni juntas.