EN LA GRILLA

0
54
nadia vega.jpg

*Vizcarra vuelve a encender la polémica

*Amenazan al estado las movilizaciones

*Nadia Haydee, a la defensa de su pluri

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Las declaraciones y especulaciones sobre Jesús Vizcarra siempre generan polémicas y hasta tomas de posición, sólo que estas últimas rara vez aparecen porque nadie quiere arriesgarse. Ayer lo hizo Martha Tamayo, la presidenta estatal del PRI, quien de plano advirtió que son los medios los que siempre han insistido en hacer candidato al famoso empresario sinaloense.

Ante la entrevista que le concedió a Milenio, Martha Tamayo dijo que sólo podía expresar su respeto a la posición de Vizcarra, a su negativa para participar en política y para buscar la candidatura al gobierno de Sinaloa. Entre ironías y estallidos, preguntó insistentemente cómo porqué va a venir a hacernos un cataclismo? Fue tal la vehemencia, que ya no se supo si preguntaba por qué considerar un cataclismo la posible candidatura del dueño de Sukarne, o si efectivamente reclamaba como un cataclismo semejante postulación.

Desde la primera vez que el excandidato a la gubernatura sinaloense pidió que lo dieran por muerto, las reacciones fueron disímbolas. Gerardo Vargas Landeros, secretario general de gobierno y brazo operativo del malovismo durante la campaña y durante el sexenio, se apresuró a pedir respeto para la decisión de no volver a buscar la gubernatura sinaloense.

Bi estoy en eso, no estoy buscando nada ni tengo interés en ello, dijo Vizcarra en esa ocasión. Por supuesto, sobran razones para que en el tercer piso hayan tomado hasta con júbilo el anuncio: una candidatura de Jesús Vizcarra Calderón sonaría a revancha después de una derrota que además de inesperada, fue muy dolorosa por las circunstancias en que se dio, incluyendo una guerra sucia que todavía buscó ecos y resonancias hace unas cuantas semanas.

Para los partidos rivales del PRI fue también una buena noticia, como lo fue para los demás aspirantes del tricolor, toda vez que Vizcarra encabeza las encuestas, en todas las combinaciones posibles: dentro de los que aspiran en el tricolor, y frente a todos los que aspiran en los demás partidos.

En efecto, los medios informativos han revivido el asunto de tiempo en tiempo. Cada vez que Vizcarra está a la mano, le preguntan sobre la posibilidad de que se vuelva a lanzar (no necesariamente porque lo quieran hacer candidato a fuerza) e invariablemente la respuesta es la misma: no estoy buscando nada, no estoy interesado en la política.

Extrañamente, cada negativa atiza las especulaciones sobre una estrategia de darse por muerto para que no lo sometan a desgastes. Si es así, de todos modos hace poco el periódico Reforma le volvió a atizar con la supuesta relación con el narco. Por cierto en la entrevista con Milenio el empresario mantuvo su posición del debate del 2010: prefirió no contestar, no entrarle a ese tema, que ha sido considerado como el punto de gravitación de sus disquisiciones sobre una nueva participación electoral.

El caso es que ayer repitió la negativa, y sobre ese aspecto de la entrevista se fue Martha Tamayo, como se fueron muchos de quienes en las redes sociales se solazaron o se lamentaron por una nueva negativa.

A pesar de su evidencia, nadie quiso poner atención en una línea aislada y modesta, una línea que en las apuestas de la hípica equivaldría a “cerrar la llave”.

En la entrevista con Milenio, narra su infancia, su inicio como empresario, cita su carta aclaratoria a Reforma descalificando una posible investigación estadunidense por lavado de dinero, y asienta que de política no quiere hablar y que no va a regresar nunca, aunque luego repone que “nunca hay que decir nunca”.

La cita no puede ser más reveladora. Es una frase relacionada con Sean Connery, expresada cuando firmó el contrato para volver a encarnar a James Bond en una película. –Y yo que había dicho que no lo volvería a decir nunca. –Nunca digas nunca jamás, dijo su entonces esposa. Así se llamó la película, por cierto: Never say never again.

LAS MOVILIZACIONES

PUEDEN GENERALIZARSE

De repente a los productores agrícolas les dio por rebelarse con todas las de la ley. En un ambiente hostil para la producción de granos, con los precios internacionales tan caídos como los del petróleo, los maiceros sinaloenses exigen un precio de cuatro mil pesos por tonelada, cuando las cuentas normales hablaban de tres mil trescientos, y las promesas más elevadas hablaban de una posibilidad extrema de tres mil setecientos, poco factible de concretarse.

¿Qué lleva a esta repentina rebelión? Todavía hay mucha gente que no recibe los últimos doscientos pesos por tonelada de la cosecha anterior, y ya los dirigentes están planteándose una quiebra de la tendencia mundial de los comodities, como dicen los economistas.

Sólo se puede entender en el contexto de los procesos electorales, de la necesidad que tienen los líderes de aprovecharse de la zafra política, que eleva el valor de los jefes de organizaciones, por más que los reclamos estén avalados por la justicia social que tanto se le ha negado al campo sinaloense en particular, y al mexicano en general.

No es el único caso. Los profes también están enojados, y ahora no se trata sólo del jineteo a los ahorros y descuentos de los maestros estatales, sino también de los federales, que reclaman los pagos de interinatos que se ejercieron y que sin embargo no aparecen en las cuentas de los maestros que prestaron sus servicios.

Y encima está la Universidad Autónoma de Sinaloa, con problemas para pagar las quincenas porque nadie le da respuesta a sus demandas de nivelación del subsidio. La UAS necesita solventar un déficit de mil doscientos o mil trescientos millones de pesos anuales, según especificó ayer el rector Juan Eulogio Guerra Liera, quien advirtió que en la exigencia de respuestas positivas, los universitarios podrían salir a la calle en movilizaciones que hace mucho no se ven.

Uno de los orgullos del gobierno de Mario López Valdez era la tranquilidad del magisterio: mientras en otros estados están en la calle, aquí están en las aulas, solían decir los principales funcionarios. Pero se podría acabar la racha, añadiendo a la UAS.

También se presumía la relación plural con las organizaciones del campo, que siempre fueron obsecuentes a la hora de desmovilizar a la gente, pero que hoy parecen haber brincado al otro lado de la raya.

¿DAR LA BATALLA ALLÁ O ACÁ?

Todo Mundo saca cuentas de tres tercios en el sexto distrito, hablando de las grandes posibilidades que tiene en PAN para alcanzar una victoria que se le ha negado incluso cuando gobernaba prácticamente a todo el sur de Sinaloa. Por supuesto, las cuentas hablan también de íctor Antonio Corrales Burgueño, candidato independiente que realiza una campaña de matacaballos, y que pudiera dar el golpe; ¡ah! Y se habla por supuesto, de Germán Escobar Manjarrez, el candidato del PRI, quien a pesar de todo, mantiene sus posibilidades, aunque ya no con la certeza de sus antecesores en la candidatura.

Pero mientras todas estas especulaciones corren, una de las principales beneficiarias, la candidata panista Nadia Haydee Vega Oliva, se desentiende de la campaña para poder defender la que parece ser su posición prioritaria: la candidatura plurinominal.

Ayer le comentábamos que Roberto Ramsés Cruz Castro, “el wero”, demandó a su partido ante la sala regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, inconforme por el lugar 19 que le asignaron.

La exigencia concreta es que a él se le dé el primero sitio de las propuestas sinaloenses, porque él sacó más votos en la elección interna realizada con ese propósito. Ello implicaría intercambiar puestos con Nadia Haydee, a quien le tocó el lugar número seis, que prácticamente le garantiza el acceso a la Cám,ara de Diputados, gane o no gane el sexto distrito.

Por eso la candidata se arrancó a defedner su caso, al son de “más vale pájaro en mano, que primer tercio volando”.