EN LA GRILLA

0
45
QUIRINO CAMPAÑA.jpg

*Octavo distrito: el agarre Martín-Quirino

*Los demás partidos hacen sus esfuerzos

*Falleció el líder pesquero Thelmo Cevallos

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Las campañas electorales arrancaron con rounds de sombra, sin que los aspirantes vayan a fondo, aunque en algunos casos con un ritmo ciclónico que evidentemente busca afianzar el posicionamiento de los personajes. A pesar e los tiempos turbulentos que vivimos, no han aparecido los señalamientos directos.

Como es natural, prevalecen en la ciudad los dos partidos que tienen mayor clientela electoral y por supuesto, más recursos económicos, aunque hay casos de aspirantes que sueñan con romper el bipartidismo tradicional y meterse a la pelea. Habrá que ver cuántos aguantan el ritmo que se han impuesto.

Hasta este momento la pelea está entre los aspirantes de PRI y PAN. Martín Pérez Torres y Quirino Ordaz Coppel aparecen por toda la ciudad en mantas y en cruceros que ellos y sus seguidores sostienen entusiastamente.

Martín Pérez es del partido que actualmente tiene en sus manos la diputación federal que está en disputa; el PAN además tiene en sus manos la Presidencia Municipal, y al menos en teoría, es el que encabezó en la elección del 2010, al gobierno que actualmente rige en Sinaloa. Además, participó en la elección más reciente, en la que ganó apretadamente la diputación local por el distrito XX (siete votos de diferencia), en uno de los procesos más controvertidos, aunque el resultado por supuesto, fue validado por los tribunales.

Martín Pérez ha trabajado en una campaña de pocos mensajes, de búsqueda de contacto. Su caso es particular porque aun con la intensa exposición que ha tenido ante el electorado y la ciudadanía en general durante los últimos años, consideró necesario hacer trabajo de posicionamiento e incluso de conocimiento del nombre. Por supuesto, no sabemos si hicieron algún estudio que los motivó a decidir esta táctica.

Aunque sus declaraciones y planteamientos han sido mesuradas, su partido fue el primero en lanzar una piedra: el presidente del comité directivo municipal, Arturo García Canizales dijo que la campaña del candidato del PRI en el octavo distrito estaba gastando mucho dinero. El problema fue que a la vuelta de un rápido análisis de la propaganda desplegada, Pérez resultó cuestionado por los medios, de modo que su bando pasó de la ofensiva a la defensiva. No vamos a rebasar el tope de campaña, dijo. Todos lo dicen, pero raramente tienen que decirlo justo al arrancar sus actividades de proselitismo.

UN HURACÁN LLAMADO QUIRINO

Quirino Ordaz Coppel enfrenta su primer compromiso electoral, en un distrito que el PRI ha ganado una sola vez, lo que en teoría daría ventaja a los rivales. Sin embargo, entre el voto duro de su partido, la suma de los votos que le pueda generar el Verde, con todo y sus problemas, pero sobre todo con los resultados de una campaña intensa, el aspirante tricolor se encuentra en la pelea y con posibilidades de triunfo que le reconocen incluso algunos contrincantes.

Dos cosas ha hecho Quirino Ordaz para alcanzar este reconocimiento: una campaña intensa en la que no para, evidenciando una capacidad de trabajo que antes sólo se había visto al Diablo Azul (y eso cuando empezaba). El aspirante recorre prácticamente corriendo la ciudad, de la madrugada a la media noche. Su segunda fortaleza es una verdadera sorpresa: consiguió unir a todos los grupos y corrientes priístas, comprometiéndolos a participar y a apoyar. En esta primera semana, los grupos requeridos han respondido, pero siempre quedará la duda sobre si algunos responderán a fondo.

Más allá de su trabajo personal, el candidato priísta ha trabajado en la organización de su campaña mediante una estrategia de divulgación y posicionamiento, que lleva las fotos desplegadas en la calle a aparecer como el chorrito de Cri Cri, aquel que se hacía grandote, se hacía chiquito. Como quiera, los carteles diferenciados ayudan a contrarrestar las severas limitaciones que ahora tienen las leyes electorales, que sólo permiten determinado tipo de cosas y productos, pero que sobre todo, fiscalizan directamente casi cada cosa desplegada.

UN DISTRITO DE CHAMBEADORES

A diferencia de otras oportunidades, los candidatos de los partidos llamados pequeños están trabajando con seriedad.

Alejandro Camacho Mendoza, del Partido Humanista, realiza recorridos diarios en serio y despliega una estrategia de comunicación de la que él mismo está al frente, aprovechando la experiencia y relaciones que le da su carrera política (ha sido alcalde, diputado local, coordinador de su bancada, regidor, dirigente del PAN y delegado federal (de Profepa).

Antonio Acuña, cuyo partido es prácticamente inexistente en Mazatlán, ha desplegado una actividad en serio, recolectando los resultados de una larga trayectoria como comerciante y como luchador profesional.

Lamentablemente la izquierda trabaja en una división de esfuerzos que pulveriza la labor que realizan los dos candidatos: Maximiliano Ruiz Esparza, el aspirante de Morena, ha realizado una campaña de amplios recorridos, y sobre todo, con un propósito casi catequizador, informando a los ciudadanos de lo que deben esperar de un diputado federal, orientándolos para identificar las fallas e irregularidades de los gobernantes. Ángel García, del PRD, mantiene recorridos diversos, acentuando la actividad de carácter ecológico.

CON THELMO CEVALLOS SE VA

TODA UNA ÉPOCA DE LA PESCA

Ayer falleció en el Hospital General de Mazatlán el dirigente cooperativista Thelmo Cevallos Huerta, quien encarnó una de las últimas luchas del cooperativismo por su sobrevivencia.

Cevallos Huerta se resistió incluso a asumir plenamente la figura de los pequeños armadores con que algunos grupos y dirigentes buscaron defender los restos del gran naufragio que fue el cooperativismo pesquero mazatleco. Todavía al morir estaba dedicado a tratar de sacar adelante a su organización, buscando financiamientos, negociaciones y renegociaciones para no perder los barcos, para sostener la congeladora, y con ellos el empleo de un grupo considerable de personas.

Thelmo formó parte del grupo que trabajó por democratizar el sistema cooperativista que por décadas fue un emporio en la localidad, aunque finalmente sucumbió a las desviaciones de dirigentes, al aprovechamiento de políticos y empresarios, al drástico cambio de las políticas nacionales en la pesca y sobe todo, respecto de esta organización social que es el cooperativismo.

A pesar de haber manejado ríos de dinero de la cooperativa, no hizo un patrimonio propio, sólo amigos que hoy lo despiden en la sala de velaciones del Renacimiento.

Hace apenas seis meses falleció su hermano Alfonso Cevallos Brambila, militante también del cooperativismo pesquero y extraordinario amigo.