EN LA GRILLA

0
69
KORY LEYSON.jpg

*De todo le pasa a Sinaloa ¿es sólo mala suerte?

*El criterio con que los políticos califican sus pifias

*¿Cómo entonces defender la causa del feminismo?

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

“Estamos jodidos todos ustedes, señores licenciados”

Así diagnosticaba la situación Benjamín Cananea Reyes, según un amigo periodista, cuya carrera le permitió estar cerca del legendario manager de béisbol.

Por supuesto, al Cananea ya no le tocaron estos tiempos, peros seguramente ese sería su diagnóstico de la situación que se vive en el estado, a partir de situaciones que técnicamente no serían responsabilidad de nadie en particular, pero que lo son de todos, y que dejan al estado con una imagen terrible.

Primero fue la babosada de un director de Protección Civil en el municipio de Ahome, que instruye a un policía para que mate a balazos a un cocodrilo que juzga amenazador. La gozosa balacera, captada por un videógrafo aficionado, dio la vuelta al mundo mostrándonos como un estado salvaje en que aun los asuntos relacionados con la ecología, se resuelven con ráfagas de metralleta.

Después un asunto mucho más grave: un policía celoso de su deber que al ser desobedecida una orden de alto, disparó contra dos jóvenes que iban en una camioneta. La muchacha murió y los policías, en burda copia de las series televisivas o los noticieros tremendistas de Estados Unidos, declararon haber disparado en defensa propia.

En la inconciencia abusiva inventaron que la pareja, en lugar de detenerse, les echó la camioneta encima. Esto provocó declaraciones absurdas que sólo pueden justificarse con el desconocimiento de los hechos (“no hay que provocar a la autoridad”). Pero una vez precisadas las cosas por el procurador general de Justicia, el alcalde de Guasave lamentó que el caso “nos llevó a bailar con la más fea al gobernador y a mí”. Eso le preocupó al Kory. Después habló de la pérdida humana y del policía, pero su punto era la mala posición en que los dejó el dictamen.

Encima, tuvimos que soportar las burlas porque el asunto del cocodrilo generó más protestas en las redes que la muerte de Gema.

Por si fuera poco, se produjo un robo que sólo podía haber sido concebido por los libretistas de Hollywood: un comando armado se robó de un complejo minero canadiense siete mil onzas de oro, con un valor de 8.4 millones de dólares. Como era semana santa, la policía mantenía un operativo de vigilancia especial, que por supuesto vigilaba la cabecera municipal y las vegas del río Mocorito, donde se concentraban la población y sus visitantes.

Esta triada de hechos se presta para los memes, pero más allá de la mala imagen que le genera al estado, está el drama de la falta de capacitación, por un lado, y de capacidad por el otro.

No puede ser que un coordinador de Protección civil municipal ignore que a los cocodrilos se les debe proteger. Que habitara en una zona de trabajo, como el área de tratamiento de aguas negras, no justifica la condena a muerte del animal. Pero peor aún: cuando días después en Guardianes de la Noche entrevistamos al coordinador estatal de Protección Civil, Ismael Landeros Checa, se negó a hacer comentarios sobre el tema porque él estaba enfrascado en la coordinación del operativo sinaloense de semana santa. Nunca es bueno adelantarse a los hechos, pero el asunto despedía un fuerte tufo a impunidad. O a su búsqueda.

Los policías de Guasave no son los primeros en estas fechorías. El viernes seis de julio, policías ministeriales dispararon contra una camioneta que según su versión, no obedeció la señal de alto que le hicieron. Un adolescente futbolista quedó paralítico, y aunque la volanta fue sometida a juicio, la respuesta fue una petición de comprensión para no desanimar a los policías, que apenas estaban recobrando la moral.

En el robo del oro, los medios nacionales e internacionales dieron santo y seña del mapa delictivo de la región: quién controla la delincuencia en la zona, a qué grupo y corriente pertenece… Nomás faltó que dijeran quiénes habían sido los ejecutores, para que la policía tuviese algún elemento qué ofrecer, aunque fuese de oídas.

Esa banda o esa fracción de la banda tiene años dominando el área. Han sido responsables de ataques, emboscadas, robos, asesinatos, pero no se les ha sometido a una persecución definitiva, argumentando siempre lo problemático de la búsqueda en la sierra. En realidad el problema es que sólo se hace investigación después de un hecho importante, pero no muy a fondo.

Frente a estos acontecimientos, hechos como la mesa de seguimiento a las elecciones, en que participan casi todos los partidos políticos, pierden cualquier posibilidad de trascendencia. Tenga usted por seguro que incluso los reporteros que vendrán a cubrir la semana internacional de la moto, intentarán obtener más que la cobertura normal, la primicia de alguna de esas historias extravagantes que suelen tener tanta divulgación internacional.

UN COLOFÓN DE LO ABSURDO

Hace tres meses fuimos también motivo de información y burlas por un caso de salvajismo: el de una joven mujer que fue arrastrada semidesnuda en la Plazuela Municipal de Navolato, acción con que supuestamente el marido vengaba un asunto de infidelidad.

El caso generó múltiples reacciones, incluida una declaración del alcalde de Badiraguato, quien se atrevió a pedir atención médica al marido golpeador, para que lo corrigieran, según explicó después; para colocarlo como mártir, dijeron las feministas, quienes todavía traen de bajada al munícipe (cuya familia por cierto puso en práctica el síndrome Korefeld, paseando en helicóptero oficial durante el asueto de semana santa. Por cierto, otra vez, con la aquiescencia del secretario general de gobierno, Gerardo Vargas Landeros).

Pues luego de tantas fregaderas, la mujer-víctima terminó por llegar ante las autoridades a firmar el desistimiento, a entregar el perdón para que el marido salga libre.

Pero incluso esa historia palidece ante otra realidad sinaloense: en el octavo distrito participa (compite es una exageración) el exalcalde desaforado. El innombrable, que fue echado de la alcaldía por golpear salvajemente a su esposa, fue lanzado por el PT para representarlo en la elección de diputado. Pero eso no es nada: como saben los mazatlecos, el propio PT lo había hecho miembro de la planilla que hoy integra el ayuntamiento, con el aval de los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática, que desde entonces no tienen ninguna justificación para pretender defender a las mujeres.