EN LA GRILLA

0
30
aguilar y malova.jpg

*El Reformazo contra JAP y Vizcarra: ¿fuero amigo?

*Denuncia del procurador contra un magistrado

*Pescador pone en la picota los abusos del alcoholímetro

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Allá por el 2010 fue un golpe impactante, del que ya no se pudo levantar la campaña de Jesús Vizcarra Calderón. Era una fotografía publicada en el diario Reforma, de la capital del país, donde un jovencísimo Vizcarra aparecía entre un grupo de gente en la que también estaba un joven identificado como Ismael Zambada, hoy muy conocido como El Mayo.

Ya sólo fue cosa de machacar sobre la herida. Durante el debate sostenido por los contrincantes Mario López Valdez y Jesús Vizcarra, Malova preguntó directamente a Vizcarra si efectivamente era compadre de Zambada. El aspirante priísta sonrió y guardó silencio incluso ante una nueva insistencia de su contrincante.

Eso fue hace cinco años y el resultado es muy conocido. Malova ganó la elección encabezando una coalición de partidos hasta entonces opositores en el ámbito local, pero parte importante del poder en otros ámbitos, como la Presidencia de la República –el PAN con Felipe Calderón Hinojosa- y el gobierno del Distrito Federal –el PRD, con Marcelo Ebrard Casaubón-.

A lo largo de estos cinco años, Vizcarra sigue apareciendo en las encuestas que miden conocimiento y disposición de voto entre posibles candidatos a la gubernatura en el 2016. Aunque la cadena El Debate fue abiertamente contraria a su postulación, ha sido constante en el sondeo de la imagen de Vizcarra.

Precisamente en estos días se conoció una entrega más de esos sondeos, y como ya es costumbre, Vizcarra volvió a aparecer al frente, por márgenes importantes sobre posibles candidatos de su mismo partido y de otros. La encuesta es la culminación de una serie de hechos que han puesto a Vizcarra a la vista de todo mundo, incluyendo viajes en la comitiva presidencial, la recepción de dos premios empresariales de organismos privados que por protocolo entrega el Presidente de la República.

Nada de esto ha hecho que Vizcarra varíe la posición que asumió hace unos dos años, diciendo que no está buscando la gubernatura de Sinaloa y que no le interesa participar en la competencia.

En semejantes circunstancias, aparece un nuevo golpe en Reforma, anunciando una investigación de los Estados Unidos contra el empresario de la carne y también contra el exgobernador Jesús Aguilar Padilla, por supuestos nexos con el Cártel de Sinaloa. La propia publicación dice que esa investigación se hizo en 2010 y no arrojó nada, pero que se estaba reiniciando ahora.

Como en aquella ocasión, Vizcarra se ha mantenido en silencio, sin responder la acusación ni establecer una posición definitoria. En cambio Aguilar Padilla no sólo apareció en diversos medios informativos sinaloenses y nacionales, sino que reclamó al propio periódico Reforma la revelación de sus fuentes. Anunció que pedirá a la PGR que indague sobre esa investigación para que se proceda como se debe, con la aseveración de que se trata de un infundio.

La nota por supuesto, generó revuelo en el mundillo político, sólo que en esta ocasión no tuvo el impacto de hace cinco años, sino que fue vista por los actores políticos, incluso aquellos que han sido antagonistas de Aguilar y Vizcarra, competidores y combatientes, como un golpe político que atribuyen a lo que se ha dado en llamar “fuego amigo”.

Si esta es la explicación, habrá que avisar de nuevo sobre su equívoco a César Camacho Quiroz y demás dirigentes priístas que vinieron a Sinaloa a enseñar aritmética con aquel viejo sonsonete de que “el 2015 está primero que el 2016”. Los cocolazos dieciseisceros están a la orden del día, aunque todavía no arranquen las campañas del 2015.

HASTA EL PROCURADOR SE

ENOJÓ CON EL PODER JUDICIAL

Entre los muchos casos que han sacudido e indignado a Sinaloa, está el asesinato de la señora Sandra Luz Hernández, quien ubicó a los asesinos de su hijo cuando la policía no pudo o no quiso hacer nada. La mató uno de los que ella había señalado y por una de esas raras ocasiones, la procuraduría fue eficaz y detuvo al representante.

Sin embargo, ayer se supo que el acusado obtuvo su libertad. Se suponía que la investigación estaba perfectamente sustentada y no había posibilidades de que el responsable se les pelara. Pues se les fue y con un mandato judicial a su favor.

El asunto es tan escandaloso, que al mismísimo procurador general de Justicia del Estado, Marco Antonio Higuera Gómez, se le reventó el tapón de las contenciones y tronó contra el Poder Judicial, denunciando componendas entre un magistrado del Supremo Tribunal de Justicia del Estado y el abogado defensor del acusado.

Quien conoce al procurador sabe que es un hombre inconmovible, que no se sacude con nada. Pues esta vez lo hizo. Dijo que el abogado ha obtenido varios triunfos de esta naturaleza, con liberaciones de acusados que estaban muy bien amarrados y atribuye semejantes éxitos al hecho de que el profesionista es cuñado del magistrado José Manuel Sánchez Osuna.

Para que alguien como Higuera Gómez reviente y hable tan contundentemente de un magistrado del Poder Judicial es porque de veras le llegaron al alma las decisiones que considera equivocadas o de plano, interesadas.

Ahora lo importante es que el caso no quede en una explosión de coraje, sino que se abra una investigación, una investigación mucho más eficaz que aquellas que fueron echados abajo por este “abogado maravilla” y también los que fueron echados abajo por torpezas como el indebido proceso o las presuntas torturas, o las mil y un fallas de la justicia sinaloense.

Que se sancione al abogado, que se recupere al presunto asesino puesto en libertad, y si es cierto que se ha prestado a hacer manchicuepas legales, que se proceda contra el magistrado porque si a algo están obligados nuestros gobernantes es a hacer realidad sus múltiples y fallidas promesas de acabar con la impunidad.

QUE HASTA EL ALCOHOLÍMETRO

ESTÁ PERMEADO POR EL ABUSO

José Ángel Pescador Osuna denunció ayer acontecimientos lamentables, que muestran cómo andan de mal las cosas en el trato de la autoridad policíaco con el ciudadano común y corriente.

La noche del sábado, tras el festejo por los 70 años del propio Pescador, la familia se retiró del local con tan mala suerte, que se toparon con el operativo del alcoholímetro. Uno de los muchachos iba efectivamente pasado de copas, de modo que tenía que irse a pasar la noche al Venadito, pero cuando las mujeres del grupo empezaron a reclamar por el trato fuerte y abusivo de los policías, una señora fue golpeada de tal forma que cayó al suelo y se lesionó las dos piernas; una de las muchachas recibió un golpe seco en la nariz, por parte de una mujer policía.

Eran catorce vehículos, los policías iban encapuchados y todos hicieron uso de la fuerza. Hay un video en que hasta tres elementos se ensañan contra un joven al que restriegan contra el pavimento.

Entre las voces que hemos recogido, dice Pescador, ha habido manifestaciones de padres de familia y de jóvenes quienes dicen que para evitarse problema, llegan hasta el sitio del operativo con un billete de quinientos pesos en la mano.

Pescador advierte que no quedará sólo en la denuncia. Hay un constructor que viene a Mazatlán a ejercer su trabajo y que intervino cuando tiraron a la señora. Por pretender prestarle auxilio, fue levantado con lujo de fuerza encerrado en el venadito, aun cuando no traía alcohol ingerido y ni siquiera se le hizo pasar por la prueba. Todo eso, lo mismo que seis celulares que ya habían hecho desaparecer y que sólo entregaron porque llegaron al lugar elementos de la Ministerial, todo tiene que ser sancionado.

Definitivamente, reclama un nuevo protocolo para aplicar el alcoholímetro, al que reconoce como una medida positiva, pero desvirtuada por los abusos, los excesos y la corrupción. Una buena pregunta: ¿con ese operativo van a recibir a los miles de visitantes de la semana santa?