EN LA GRILLA

0
37
MALOVA ALCALDES.jpg

*El Trife exhibe y condena al autoritarismo del PRI

*También a Morena le fue mal: desecharon su queja

*Recomiendan austeridad a alcaldes ¿y la seguridad?

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Víctor Godoy participará en la nueva convención distrital de la que saldrá el candidato a diputado federal por el tercer distrito. Es la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que hizo trizas la prepotencia de un partido político que pretende ignorar los cambios jurídicos que se han dado en el país.

El PRI, como todos los partidos, tiene sus oficinas plagadas de especialistas, de licenciados, maestrantes, doctorados en todo tipo de maniobras legales y legaloides que hacen sus cuadros, sus esquemas y concluyen en que “no hay problema”, podemos sacar adelante la encomienda, a pesar de que ésta va contra las disposiciones del andamiaje jurídico.

Lo que no tienen son personas con sentido común, que les recuerden que aunque sólo sea en la formalidad, los tiempos han cambiado, que hoy los militantes tienen instancias a dónde recurrir para que se hagan respetar sus derechos, y que a veces esas instancias hasta atienden la razón del ciudadano común y corrientes.

Víctor Godoy acudió en su momento a solicitar que lo registraran como precandidato a diputado por el mencionado tercer distrito, pero se encontró con que la línea era para un solo aspirante, en este caso Evelio Plata Inzunza, quien traía la bendición del tercer piso. No pagó las cuotas, le dijeron los dirigentes de un partido en que nadie sabe a cuánto ascienden esos pagos ni cuál es la mecánica para efectuarlos (a menos que se trate de funcionarios de elección popular, que sí están “cinchos” para ese cobro).

Al recurrir a la dirigencia nacional, Godoy se encontró con la misma prepotencia que en la estatal de Sinaloa. Allá se ratificó la decisión de excluirlo de la competencia, como si no tuvieran el control de los delegados que fueron acreditados para la convención y ganar sin exponerse a esta exhibición de que ahora son objeto.

Finalmente el Trife decidió a favor de sus aspiraciones y la convención habrá de reponerse en un plazo que no exceda el tiempo legal para los registros de candidatos.

La prepotencia no es nueva. Hace tres años el PRI le cerró el camino a Sergio Torres, quien no pudo inscribirse como precandidato porque de México venía la línea de registrar solamente a Pablo Moreno Cota. Torres recurrió al tribunal y allá le dieron la razón, ordenando la reposición del proceso. Al final todo se decidió con una graciosa huida de Moreno Cota, quien se supo incapaz de ganar una competencia contra Torres, sobre todo porque éste tenía el apoyo del tercer piso, a cuyos ocupantes principales les importaba sobremanera cerrarle el paso al que se consideraba como un enviado de Jesús Aguilar Padilla.

Curiosamente hoy es Evelio Plata Inzunza, el candidato de la línea oficial, quien cuenta con el apoyo del tercer piso, en cuyo obsequio se había cerrado el paso a Víctor Godoy. Seguramente que seguirá adelante, disponiendo como dispone de los delegados de la convención, que ya una vez votaron por él y seguramente obedecerán de nuevo la instrucción, aunque el boquete político que le abrió la disidencia de Godoy fue impresionante.

¿Y DOÑA MARTHA?

Ya hemos comentado aquí que la presidente del PRI estatal, Martha Tamayo Morales, ejecuta en casos como éstos la instrucción del comité ejecutivo nacional. Fue allá que se decidió postular a Evelio Plata como parte del acuerdo con el gobernador, como se postuló a Bernardino Antelo Esper en el segundo distrito, aunque al final no hayan aparecido en la lista ni Gerardo Vargas Landeros ni Moisés Aarón Rivas Loaiza, los dos hombres más cercanos al gobernador en estas danzas de las candidaturas.

Pero el hecho de obedecer órdenes, no exime a Martha Tamayo de los pequeños detalles con que hace ver que cumple esas órdenes con mucho gusto, con lujo y exceso de autoridad, como si estuviese quemando sus naves en la vía por la diputación plurinominal.

A MORENA NO LE FUE

NADA BIEN EN EL TRIFE

Ayer mismo la sala regional de Guadalajara decidió el otro asunto pendiente de Sinaloa. Se trata de la queja presentada por Morena, Partido Político Nacional, contra la designación de capacitadores electorales que realizó la Junta Local del IFE en seis de los ocho distritos electorales de Sinaloa.

Morena solicitaba la anulación de esos nombramientos, bajo la consideración de que en esos casos se había elegido no a ciudadanos independientes, sino a personas al servicio del PRI.

Aunque todos los especialistas insistieron en que no había ninguna posibilidad de que la queja procediese, hubo muchos que se preocuparon y de algún modo se advirtió cierta inestabilidad en el trabajo, que por cierto no se detuvo.

Ayer el Trife dijo que no, que la queja carecía de elementos, de modo que fue desechada de manera definitiva.

A pesar de los llamados frecuentes para que no se descalifique al organismo electoral, por todos los caminos se han presentado señalamientos, que van desde la acusación contra consejeros nacionales a quienes se acusa de ser proclives al PRI, hasta este intento de razzia, de limpia general en que nadie se salvaba de esa misma acusación.

En realidad en el caso de los consejeros nacionales es posible que efectivamente, los haya que son proclives al PRI. No puede ser de otro modo cuando cada uno de los partidos políticos que tenían fuerza real en el Congreso, tuvo capacidad para acomodar a consejeros que le fuesen proclives o por lo menos afines. Así es como se reparten cada espacio de poder, por cuotas que ellos mismos definen, y que ahora les asustan. O les dan pretexto para mantener una guerra de cierta intensidad contra el árbitro electoral.

DOS GLOBOS QUE SE LES

DESINFLAN A LOS ALCALDES

El gobernador Mario López Valdez reunió ayer a los dieciocho alcaldes de la entidad y de plano, con el respeto a sus respectivas autonomías, libertades y soberanías, les leyó la cartilla sobre el problema económico que se viene a todas las instancias de gobierno del país. Los recortes y la caída económica seguramente van a impactar, les dijo, tanto al estado como a los propios ayuntamientos.

No es sorpresivo: si la economía va a crecer menos de lo que se había proyectado –bastante menos-. Los impuestos se reducen también y con ello las bolsas participables. Y si la gente tiene menos dinero, también se caerán los ingresos propios de cada municipio, incluso en áreas tan sensibles y definidas como el predial y el agua potable.

Por supuesto, la baja en los precios del petróleo profundiza el impacto. Se acabaron los fondos extraordinarios y los repartos generosos que por años permitieron a estados y ayuntamientos emprender proyectos requeridos, acciones normales y edificaciones desproporcionadas que llevaban más propósito de constituirse en firma del paso de los gobernantes, que en solución a problemas de las comunidades.

Con esto por supuesto, se desinfla el globo al que se había aferrado cada alcalde, cada secretario, jefe o director de área, en un cántico recurrente: “a nosotros no nos va a afectar el recorte”. El daño viene para todos por parejo, como ocurre con una medida tan fuerte como esa. Y la advertencia del gobernador se extiende para que las medidas de austeridad de este año se proyecten para el siguiente, pues nadie sabe cuándo van a volver los buenos tiempos del petróleo, ni cuánto dinero le va a costar al país este periodo triste.

El otro globo que se desinfla es el de la seguridad. Por todos lados se escuchaba una explicación que también parecía copiada de un funcionario a otro. “Son hechos aislados”, decía el alcalde mazatleco Carlos Felton González; son hechos aislados, sostenía el procurador Marco Antonio Higuera Gómez y hasta Sergio Torres lo llegó a decir en alguna ocasión, como si en Culiacán las cosas estuviesen tan suaves como para creer en una expresión como esa.

Los “movimientos naturales” que generan “los reacomodos en los grupos delictivos” están pasando de ser “hechos aislados” a elementos cotidianos que todavía están en posibilidades de ser contenidos, antes que lleguen a tomar nuevamente carta de naturalización, como pasó en los años aciagos de 2010 y 2011.