EN LA GRILLA

0
45
oralia rice rodríguez.jpg

*Le llegó la resaca postelectoral a Acción Nacional

*Denuncian maniobras y compra de votos azules

*El optimismo de Martha Tamayo sobre Mazatlán

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Después de la fiesta, es obvio, viene la cruda. Y a mayor el festejo, más grande los efectos de la resaca.

El domingo por la noche, la dirigencia de Acción Nacional sacaba cuentas impecables: ganaron los que debían ganar, aunque se les haya colado por ahí una excepción, la de Roberto Ramsés Cruz Castro, aunque de eso por supuesto, se encargará el tiempo, que pone a todos en su lugar, y por lo que se ve, el sitio del famoso Güero Cruz no es una curul de la próxima legislatura federal.

Con Zenén Xochihua abriéndoles la expectativa de victoria en el distrito II, con la operación indiscutida del distrito octavo, donde la onda grupera sacó adelante la postulación de Martín Pérez para tratar de ratificar la posesión de este territorio, con Jesús Antonio López Rodríguez en el cuarto, con el motor del Kory Leyson, que no estará haciendo un gobierno de ensueño, pero mantiene su popularidad y su capacidad de conducción, la dirigencia panista se siente satisfecha.

Si a eso añadimos que la candidata de la dirigencia, Nadia Haydee Vega Oliva ganó el primer lugar en la elección de plurinominales, dándole un último golpe a la corriente de Alejandro Higuera, quien de nuevo se empieza a quedar solo en el concierto estatal y hasta en el de Mazatlán. Es cierto, insistimos, que también ganó Roberto Cruz Castro, pero hoy eso es lo de menos: si Nadia puede aparecer en la posición once de la circunscripción, al Güero le tocaría una ronda mucho más lejana, de modo que casi estaría fuera de la jugada y de la diputación.

Dice Edgardo Burgos Marentes, el dirigente estatal, que no hubo acuerdo para ir en contra del ex secretario de Desarrollo Económico, pero la verdad es que originalmente se había ofrecido que Sebastián Zamudio contaría con el apoyo de todos y no les alcanzó para derrotar a este militante saltimbanqui, que lo mismo ha sido el malovista más malovista, que el disidente más apegado a la dirigencia en el alejamiento respecto del gobierno, para terminar alejándose de la propia dirigencia alejada de Malova.. Él se entiende.

SE AGUÓ UN POCO LA FIESTA

Frente a tantas cuentas alegres, Burgos Marentes y compañía se levantaron con la noticia de que una de las aspirantes, Guadalupe Aguilar, decidió emprender una campaña de declaraciones para dar ambiente a una denuncia contra las irregularidades que anuncia haber descubierto en la elección de candidatos de representación proporcional.

En el PAN, como usted sabe, se realiza una elección por distrito y otra de carácter estatal, para ubicar los lugares en que irá cada aspirante, en la propuesta del comité directivo estatal para integrar la circunscripción plurinominal. En esta última, Guadalupe Aguilar encontró irregularidades graves, tan graves como la compra de votos a quinientos y mil pesos, así como la conveniente ubicación de una máquina fotocopiadora cerca del centro de votación de Guamúchil, a fin de fotocopiar las credenciales electorales de aquellos militantes que se hayan comprometido en esa compra.

La precandidata, que alcanzó dos mil 333 votos, contra dos mil 667, estima que fueron varios cientos de votos los que la dirigencia del municipio de Salvador Alvarado y la estatal, consiguieron para hacer ganar a Nadia Haydee Vega Oliva, aunque aclara que no tiene nada en contra de ella, sino de la forma en que los dirigentes operan para sacar adelante sus proyectos.

La denunciante, designada el año pasado como directora del plantel Conalep Mazatlán II, adelanta que presentará un medio de impugnación contra el resultado de esa elección, lo que lleva el asunto a una segunda instancia que de ninguna manera estaba contemplada.

Enterado del asunto, todavía con la sorpresa ensu expresión, Edgardo Burgos consideró ante los micrófonos de Radio Fórmula Sinaloa que bien puede ser una reacción ante la derrota electoral sufrida, garantizó su aprecio por la militante, de quien se deshizo en elogios, y aseveró que si bien tenía pensado buscarla para disiparle dudas, aseveró que de ninguna manera trataría de convencerla para que retire las acusaciones. Está en su derecho y ojalá que interponga la denuncia, para que quede todo aclarado.

LA INDIGNACIÓN DE ORALIA

Oralia Rice Rodríguez hizo una campaña, como decíamos en la entrega de ayer, con carácter evangelizador. No se trata por supuesto de una prédica religiosa, sino de una tarea de convencimiento con invocación a los valores y fundamentos filosóficos de Acción Nacional. Fue un trabajo personal, puerta con puerta y con las limitaciones de una persona que no puede abarcarlo todo, pues el PAN actual es mucho más grande de lo que fue en tiempos del predominio raicista (su padre fue el creador de la capacidad competitiva de ese partido en la primera mitad de los ochentas).

En una carta enviada a Gustavo Madero, el dirigente nacional, Oralia despliega una posición crítica e irónica en que propone cambios a los estatutos para que se incorporen las condiciones de cinismo, e chapucería e irregularidades que ahora se suele hablar dentro de las filas del Partido Acción Nacional.

 “Admito que decidí participar en el proceso interno de manera libre e independiente y lo hice, tal vez, con cierta ingenuidad, pero fue más la esperanza de reencontrar los principios de doctrina que dieron origen al PAN y que son muy parecidos a los principios que mi familia ha transmitido de generación en generación por más de 100 años en Mazatlán, trabajo honesto, esfuerzo sostenido, persistencia, respeto y ayuda a los demás”.

(…)

“Dígame señor Madero, como militante libre e independiente, ¿puedo enfrentar, en igualdad de circunstancias sobre terreno parejo, a verdaderos grupos mafiosos incrustados en las dirigencias del partido a nivel municipal, estatal y nacional y también en las administraciones públicas de los tres niveles de gobierno y en los Congresos Estatal y Federal?”

Lo que parecía una jornada tersa y exitosa empieza a revelar problemas diversos, algunos quizá derivados de las calenturas del triunfo o de la derrota, pero otros con un calado serio, profundo, como la escasa participación obtenida por Zenén Xochihua y su joven contrincante, detrás de quien estaba toda la nomenclatura prianista de Ahome. Las bases panistas ya no tuvieron ganas de que las manipularan.

EL TRATO DE DOÑA

MARTHA TAMAYO

Entre los priístas mazatlecos se revivió el enojo que han vivido a lo largo de veintiséis años. Una dirigencia estatal ajena por completo a los intereses de sus representados, que empieza desde antes de la elección a descalificar las posibilidades de victoria de sus militantes.

A doña Martha Tamayo se le hizo fácil decir ante los periodistas que su partido ganaría el ochito en las elecciones del próximo siete de junio. Como no le creyeron, le pareció prudente matizar diciendo primero que en Mazatlán batallarían un poquito más, y luego concedió que bueno, podrían ser siete o seis distritos los ganados.

Desde hace mucho tiempo el PRI culiacanense toma a Mazatlán para hacer sus juegos políticos. En 1989 se hizo lo indecible para evitar que las autoridades electorales entregaran Culiacán al PAN, y terminaron por aceptar que fuese Mazatlán el de la famosa concerta-cesión.

A partir de entonces es una constante: o entregan la plaza al enemigo o la dejan en manos de gente que no tiene la menor idea de qué hacer. Cualquiera puede venir a hacerla de delegado-dirigente y tomar decisiones inverosímiles, al cabo desde su óptica “los mazatlecos siempre son muy batallosos”.