EN LA GRILLA

0
52
FELTON EMPRESAS.JPG

*Pide Felton elevar las tarifas de agua potable

*Un rango podría subir hasta en 83 por ciento

*Extremada dureza de los policías en carnaval

 

EN LA GRILLA

 

El alcalde Carlos Felton se aventó un verdadero tiro político: no sólo pidió al Congreso del Estado que autorice un incremento en las tarifas del agua potable, drenaje y saneamiento, sino que propuso una nueva estructura tarifaria que modifica los cobros hasta en un 83 por ciento a los consumidores residenciales más altos.

Durante la legislatura pasada, cuando Carlos Felton era presidente de la mesa directiva del Congreso, el entonces alcalde Alejandro Higuera Osuna envió una iniciativa para incrementar las tarifas de Jumapam en un 36 por ciento. Aun siendo de su mismo partido, Felton decidió que la sociedad mazatleca no estaba como para pagar un incremento tan alto e influyó por una decisión salomónica: que el aumento fuese exactamente por la mitad.

Como a todos nos consta en los recibos y los bolsillos, cuando el Congreso determina un incremento, aun sea del cuatro por ciento, como ocurre con los prediales, en la vida real lo que llegan son alzas desconsideradas que nos duplican o por lo menos nos incrementan en un 50 por ciento los cobros. ¿Cómo lo logran? Sólo ellos lo saben. Nadie más tiene la llave mágica que abra el candado que encierra esas fórmulas esotéricas.

Hoy Felton se olvidó de aquel detalle de apoyo a la ciudadanía, quizá acicateado por la enemistad o rivalidad política con Alejandro Higuera, aunque hoy cuenta con un elemento muy importante para justificar su nueva posición.

Cuando lo entrevistamos en Fórmula Noticias Mazatlán, señaló la necesidad de atender las necesidades de la Jumapam y felicitó a los miembros del Consejo de la Junta por haber aprobado la decisión, aunque no mencionó los términos de la propuesta que se haría llegar al Congreso del Estado y que seguramente va a remecer a los medios políticos y económicos de la localidad en cuanto se disipen las brumas del carnaval y se conozcan los términos del alza solicitada.

De acuerdo con la información que ayer emitió el Congreso del Estado, la propuesta de Felton, en su calidad de presidente municipal y presidente del Consejo de Administración de la Jumapam, plantea la existencia de tres categorías de consumo doméstico: doméstica popular, doméstica urbano medio, y doméstica residencial (actualmente hay sólo dos).

La doméstica popular se elevaría, de convencer a los diputados, en un 20 por ciento; la doméstica urbano medio, en un 35 por ciento; y la doméstica residencial en un rango que va del 50 al 83 por ciento, dependiendo del consumo que aquí se tenga.

Otros municipios alcistas son Guasave, Angostura, Salvador Alvarado y San Ignacio, que piden un 4.7 por ciento en calidad de actualización.

Normalmente los alcaldes se abstienen de hacer solicitudes como esa en tiempos electorales, pero seguramente los dos ayuntamientos panistas del centro-norte. Como Angostura y Guasave, y los otros dos, de carácter panista –Salvador Alvarado y San Ignacio- se atienen al reducido porcentaje de sus solicitudes.

Con Mazatlán es distinto, tanto por el importante incremento que están solicitando, como porque la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Mazatlán suele ser rehén de las campañas electorales, mayormente de los candidatos panistas (Alejandro Higuera la hostigó incluso cuando fue candidato mientras su correligionario Alejandro Camacho era alcalde), pero también de priístas, como fue el caso de Jorge Abel López Sánchez y su famoso calcetín.

Es un hecho que la Jumapam se encuentra en muy malas condiciones económicas. Sus recursos son escasos; no sólo no se recupera la cartera vencida, sino que ésta ha crecido, asfixiando más la economía del organismo. Es un hecho también que se requieren recursos para sacar adelante los enormes proyectos del acueducto y la sustitución del drenaje.

Pero también es un hecho que las alzas propuestas van mucho más allá de lo que pareciera razonable para una sociedad que está en condiciones de una dificultad económica que amenaza con agravarse.

Habrá que ver qué harán los diputados locales. Todos, no sólo los dos que representan a Mazatlán. Fernando Pucheta la tiene más fácil: no enfrenta compromisos como pertenecer al partido en el gobierno, situación que sí enfrenta Martín Pérez, con el agravante de que éste busca una candidatura a diputado federal. ¿Qué le puede decir a sus electores? ¿Qué votó a favor del aumento para defenderlos y propiciarles un mejor servicio? Aunque también puede ser que no le toque votar ese tema, si se toca en tiempos de campaña y si gana la candidatura.

EL SEGUNDO PAQUETE DE

DEMANDAS POR EL BONO

Como se había anunciado, la Auditoría Superior del Estado presentó una segunda demanda penal contra los regidores que recibieron bono al terminar el ejercicio de los ayuntamientos anteriores. Ahora se trata de los municipios priístas de Concordia y Badiraguato, así como del panista Escuinapa.

Veinticuatro ex regidores en total. Diez de Concordia reúnen un total del 360 mil pesos; los diez de Escuinapa 486 mil, a pesar de que ya hubo algunos que regresaron el dinero; y los cuatro de Badiraguato, más modestos, con apenas 60 mil pesos.

Todavía están pendientes los casos de Salvador Alvarado y Choix, que eran panistas. Las denuncias serán presentadas en esta semana o la siguiente, dijo el director jurídico de la ASE, Fortino Bórquez Velázquez. Esa proporción de cinco blanquiazules por dos tricolores ha generado la reacción airada de la cúpula panista, que acusa a la Auditoría Superior del Estado de ser el brazo ejecutor de los priístas.

UNA POLICÍA DE MANO DURA

Hasta los primeros minutos de este día, el carnaval cerraba sin incidentes graves. El soñado parte blanco parecía cerca en una edición que enfrentó de todo, incluidas las inclemencias de la naturaleza. Esperemos que en efecto, así haya amanecido, sin problemas mayores que demeriten en gran esfuerzo realizado y los logros alcanzados.

Lo extraño es que hoy la policía y el área de Protección Civil se hicieron notar no por los buenos resultados alcanzados, en los que tienen sin duda buena parte del mérito, sino por detalles menores en los que se advirtió una dureza extrema e parte de elementos que estuvieron en contacto con el público y por desgracia, más señaladamente con turistas, mujeres para mayores señas, que fueron tratadas como trapos y además como trapos sucios.

Se supone que en estos momentos los elementos de la policía preventiva mazatleca son los que pasaron los exámenes de control y confianza, los que tienen una mayor capacitación, una mayor escolaridad y una mayor preparación en materia de respeto a los derechos humanos y para dar un trato más educado a la gente.

También la gente de Protección Civil pareció haberse subido al ladrillo. Es indudable que se requiere manejar con mucho cuidado la alta concentración de personas que generaron varios de los eventos carnavaleros, pero también es necesario que se sepa cómo hacer las cosas a la hora de tomar decisiones. Hubo algunos detalles negativos propiciados por Protección Civil, precisamente cuando extremaba las acciones de cuidad y prevención. Ojalá se asuman las experiencias para que la etapa de semana santa y semana de la moto no presenten estos pequeños lunares.