EN LA GRILLA

0
57
PROFEPA Sinaloa Camaron.jpg

*Registros priístas para el I, IV Y VII

*Realizan santa cruzada en el octavo distrito

*Cuando las inversiones dominan una ciudad

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Hoy se registran las aspirantes priístas a candidatas a diputadas por los distritos uno, cuatro y siete. Se trata de un proceso absurdo, en que la dirigencia nacional hace las designaciones, pero cubre un procedimiento que tiene más propósito de evitar juicios de inconformidad, que para ejercer la democracia que tanto se cacarea en estos tiempos.

En realidad la única posibilidad de espectáculo para esta etapa está en el primer distrito, donde Mayra Gisela Peñuelas rompió la línea lanzada por la dirigencia y puso en aprietos los pronósticos que daban por hecho el lanzamiento de Gloria Himelda Félix Niebla.

En el cuarto distrito Diana Armenta respiró tranquila sobre el límite de los registros iniciales, cuando Luis Antonio Cárdenas Fonseca asimiló la línea y decidió que no intentaría participar a pesar de sus certezas de hacer un buen papel incluso en la competencia interna, para la que trabajó durante los últimos dos años.

Y en el séptimo Rosa Elena Millán va por aguas tranquilas. Hubo muchísimas especulaciones, intentos de abordaje fuera de programa. Tan pronto se hablaba de Erika Sánchez como de Aarón Rivas Loaiza, de Adelaida Ayón Lares y hasta de Cenobio Ruiz Zazueta, pero al final no hubo sorpresas. Ni siquiera con la fe de bautismo, la cartilla de vacunación y el recibo de cuotas del mismísimo PRI, donde como le consta a Víctor Godoy, se trata de un asunto capital.

Obviamente, los otros cuatro distritos definidos se mantienen en lo dicho, con Bernardino antelo Esper tratando de convencer a los mochitecos de que sí va a ganar la elección aunque Zenen Xochihua Enciso les quite el sueño a los factores reales de poder en el distrito.

Evelio Plata sí está en el tercer distrito con el pendiente de que un proceso judicial le pueda quitar la postulación, o por lo menos meterlo a una competencia en la que ya no tendría la seguridad que da ser el ungido. Por cierto que Víctor Godoy no sólo mantiene su disidencia, sino que la radicaliza, al grado de hacer eco de los señalamientos surgió contra Plata por el manejo de los famosos once millones de pesos que eran para el palacio municipal. Ahí sí habrá que esperar a ver qué dice el Tribunal Federal Electoral.

Ricardo Hernández Guerrero tampoco sufre. Aunque los columnazos lo pusieron a la defensiva, debido a las comparaciones de su presencia en las encuestas y las de Aarón Rivas Loaiza, éste finalmente ha hecho pronunciamientos públicos que van más allá de la institucionalidad y ofreció sumarse e impulsar a Hernández. No estoy enojado con el PRI, dijo. Y aunque ya lo había dicho antes, las circunstancias en que se resolvió el distrito no hacían que sonara muy creíble. Ahora sí se nota una disposición efectiva.

Finalmente Germán Escobar Manjarrez se mueve por todo el sexto distrito aparentemente sin sombra de nada, aunque en muchos sitios se ve hacia adelante, con una competencia más cerrada con el candidato independiente Víctor Corrales Burgueño, quien por su parte ya tiene prácticamente reunidas las firmas que requiere para confirmar su postulación.

¿Y EL OCTAVO DISTRITO?

Ya en la entrega anterior nos referimos a la lucha que se libra en Acción Nacional, entre Martín Pérez Torres y Oralia Rice Rodríguez. Seguramente el resultado va a dar mucho qué decir, incluso si se impone la línea a favor de Pérez Torres.

Pero en el PRI, por primera vez, no pasa nada. Ni siquiera hay un dedazo o una inconformidad por decisiones que incomoden a alguna de las corrientes que se disputan el poder o las candidaturas. Como se sabe, en esta ocasión el PRI cedió el espacio para alguien postulado por el Partido Verde Ecologista de México, aunque la idea final es que el candidato sea un priista.

Como se sabe también, la disyuntiva en este momento se encuentra entre la postulación de Irma Tirado Sandoval y Quirino Ordaz Coppel, quienes han sido propuestos por el tricolor.

Son muchas las especulaciones acerca de la postulación de Quirino Ordaz Coppel y de Irma Tirado Sandoval. Hoy se dice que a Quirino ya lo apuntalaron sus contactos en la Ciudad de México; después, que Irma Tirado sigue siendo empujada por la senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo, aunque en realidad no hay puntos de referencia para medir los resultados.

El problema es que en alguna de las facciones hay quienes se han tomado el asunto como una santa cruzada en la que no sólo hay que superar al contrincante, sino acabar con el enemigo, lo que dejaría cicatrices imposibles de superar cuando la definición haya llegado. En fin. Esos oficiantes sabrán cómo hacen si tienen que impulsar a su favorito o favorita, en un distrito que por naturaleza es difícil para los intereses del tricolor.

CUANDO LAS INVERSIONES

NO SON SUJETAS A CONTROL

¿A quién podría hacerle falta una pequeña laguna que de tanto en tanto es descalificada? En muchas ocasiones, según el interés que prive, se han levantado voces para decir que la Laguna del Camarón ya no tiene el status de zona costera ni de humedal, y que en realidad es un triste charco que sólo se llena cuando hay lluvias intensas.

No ha valido la presencia de aves migratorias ni el resto de un entorno natural cuya importancia aflora sin necesidad de estudios o respaldos técnicos. Sobre esa zona se han hecho obras de urbanización, de ornato y hasta de infraestructura eléctrica (no debe haber muchas ciudades en el mundo que hayan construido una subestación eléctrica sobre una laguna porque la autoridad no quería quedar mal con quienes consideraba sus votantes).

Hace unos días vivimos la polémica en derredor de un centro comercial proyectado sobre la zona sobreviviente de la laguna y por más denuncias que se hicieron, las autoridades simplemente ignoraron el problema, hasta que éste llegó a oídos superiores.

Tuvo que venir el procurador Federal de Protección al Ambiente para que se hiciese una acción efectiva. Antes la delegación de la Profepa aplicó una clausura parcial que por supuesto, resultó insuficiente, pero para asombro de todos, la empresa se defendió demostrando que tenía permiso municipal de construcción, aun sin haber acreditado una manifestación de impacto ambiental.

El asunto volvió a cobrar actualidad porque con las míseras lloviznas del fin de semana, la avenida Reforma presentó una inundación de niveles correspondientes a las grandes tormentas de verano. Por supuesto, era que al mover los materiales del piso de la laguna, los constructores taparon el dren pluvial que llevaba el agua de la cuenca pluvial hasta el cuerpo de la laguna.

Al darse cuenta de lo que hicieron, los señores pusieron una bomba a retirar el agua del encharcamiento, pero toda la ciudad se había dado cuenta de lo que habían hecho.

Esto ocurre cuando la autoridad olvida su función reguladora y se pone a complacer a los empresarios, acuciados por la necesidad de que se vean resultados de la gestión de gobierno, especialmente en ese renglón que tanto sirve para disimular carencias: la promoción del desarrollo económico. Ojalá que la lección haya sido aprendida, aunque el alcalde dijo no creer que el encharcamiento se debió a las obras de la plaza comercial. Si esto pasa en verano, no será fácil asumir la posición de la ignorancia-