EN LA GRILLA

0
44
EL ACUARIO.jpg

*Aelera Felton privatización del Acuario

*Los segundos registros dentro del PRI

*Novedades; Mayra Gisela y una desconocida

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Los regidores del Cabildo mazatleco fueron citados a una sesión extraordinaria de Cabildos que se realizará hoy martes, apenas veintidós horas después del llamado. El tema, la modificación al decreto con que se creó el Acuario Mazatlán, a fin de generar las condiciones legales para entregarlo en concesión al grupo Inbursa.

Como decía el viejo personaje de Don Teofilito: “¿cuál es la prisa?”

Las reformas son de fondo. Hay que eliminar disposiciones que garantizan la propiedad del terreno, la función para la que fue destinada, el carácter de los operadores de la institución, que desde 1979 forma parte de los atractivos turísticos del municipio.

Los regidores Esperanza Kazuga y Humberto Becerra Batista se muestran extrañados con el fast track que se les está imponiendo. Ninguno de los regidores es experto en manejo de acuarios, como no lo es en desmenuzamiento del entramado jurídico, pero se les convoca con tal premura, que es prácticamente imposible que se hagan llegar información de asesores jurídicos que les den una orientación valedera sobre las propuestas.

¿Cuál sería la diferencia si la convocatoria incluyese un plazo de cinco días, por decir algo, en que el tema se hiciese llegar a los expertos, se socializara entre la población, o por lo menos entre quienes tienen alguna opinión, alguna responsabilidad o algún interés en derredor del asunto?

Porque hay una situación adicional: los miembros del consejo que en teoría administra al Acuario no han sido enterados siquiera de la posibilidad de cambiar el basamento legal de la institución.

Dos crisis ha enfrentado la actual administración con el tema del Acuario: el intento fallido hasta el momento de despedir al gerente, Jorge del Rincón, quien en repetidas ocasiones ha sido exhibido como ineficaz, mal administrador y desconocedor del tema que tiene bajo su responsabilidad.

De broma se dice que la permanencia de Jorge del Rincón Jarero se debe a que no hay dinero suficiente para hacer la liquidación laboral correspondiente; en serio se concluye que el peso político del padre sigue siendo mucho dentro del Partido Acción Nacional, y que el alcalde Carlos Felton no se ha decidido a enfrentar el riesgo de una ruptura política de ese tamaño.

El otro punto es el famoso tiburonario, que parecía excelente para mantener pugna con la administración anterior, y que sin embargo ha terminado exhibiendo a la actual, pues el gobierno del estado dio su aval a las obras ya terminadas y hasta manifestó su extrañeza de que no hayan sido puestas en operación.

Aquí Felton encontró una salida que le ha resultado sumamente atractiva: concesionar el Acuario, preferentemente al consorcio Imbursa, que construyó uno realmente espectacular en la Ciudad de México y que además se interesó por venir a operar el que aquí tenemos, previa reconstrucción, según el estudio que realizaron sus enviados.

El problema es que hay disposiciones legales que impiden que el terreno en que se encuentra el Acuario, sea destinado a actividades de lucro, de carácter privado, entre otras cosas.

El gobierno municipal se dio a la tarea de elaborar un decreto a modo, que se debe aprobar por la mayoría panista, aderezada con algunos de los regidores del PRI, que gracias a algún tratamiento de concientización se han mostrado bastante sensibilizados a las ideas que les ha planteado el alcalde.

Becerra Batista y Esperanza Kazuga explican que en realidad ellos tampoco se están oponiendo a la celebración de un contrato de concesión, si los términos son favorables para el ayuntamiento, si se va a realizar una inversión que verdaderamente convierta al viejo organismo paramunicipal en uin verdadero atractivo turístico de altos vuelos.

Lo que se preguntan es el porqué de la premura con que se quiere hacer todo este movimiento, si se puede esperar a que un estudio concienzudo que ayude a detectar posibles errores o debilidades, que ayude a que la nueva figura nazca fuerte.

Por supuesto, esas prisas sólo redundan en el florecimiento de la fiebre más actual respecto de la administración pública en cualquiera de sus niveles: el sospechosismo.

EL ESPECTÁCULO DEL PRI

El Partido Revolucionario Institucional suele ser denostado, acusado de antidemocrático, colocado como una entelequia que sólo justifica las decisiones del gobierno (ahora ya de cualquier gobierno) y usualmente se tiene razón, pero no ha perdido su carácter espectacular, incluso para comprobar alguna de las muchas acusaciones que se le hacen.

Ayer tuvo su etapa de registro de la segunda ronda de precandidatos, ahora para los distritos uno, cuatro y siete, y aunque la sangre no terminó por llegar al río (no todavía), concentró la mayor parte de las miradas que la opinión pública suele enviar a los procesos partidistas.

En el primer distrito, como se había perfilado, fueron dos mujeres las que solicitaron su registro:

Gloria Himelda Félix Niebla acudió con toda la naturalidad de quien siente suya la postulación. Al menos los acuerdos políticos de altos vuelos se inclinan a su favor, y lo raro es que se haya presentado una competidora a quien se consideraba ostensiblemente fuera del programa.

Con todo y eso, Mayra Gisela Peñuelas consiguió ser admitida en la ceremonia de registro de aspirantes, le recibieron los papeles, entre los que por cierto van el pago de las cuotas correspondientes, y la acreditación del examen de Icadep, convertidos en muro infranqueable para otro aspirante sin línea, el ya célebre affaire Víctor Godoy.

Oficialmente fueron dos registros para el distrito uno, aunque todavía habrá que esperar a ver qué dice la temible comisión regional de postulación a la que se asignó la tarea de romper corazones pertenecientes a los que se aceleraron y no acataron las reglas de tiempo y espacio que se concretan en una breve frase: “tú no vas”.

Luis Antonio Cárdenas Fonseca no tuvo tanta suerte como Mayra Gisela. Según las declaraciones que hizo a Noticieros Altavoz, de Chávez Radiocast, al exprocurador de Justicia le dijeron en la dirigencia nacional que ya se había celebrado un acuerdo político para respetarle la plaza a Diva (la senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo), de suerte que aun registrándose, su candidatura  no prosperaría.

Es así que se concreta la prepostulación de Diana Armenta, mientras Diva Hadamira dice a Fórmula Noticias Sinaloa, de Víctor Torres, que no es ella quien está haciendo postulaciones y que su tarea para impulsar mujeres a las candidaturas tiene como ámbito a todo el país y no exclusivamente al estado de Sinaloa, además de atenerse por supuesto, a la disposición legal que establece como obligatoria la equidad de género en las candidaturas.

En cambio el séptimo pasó sin el menor problema. Rosa Elena Millán Bueno superó la insurrección que en los medios había protagonizado Cenobio Ruiz Zazueta. Rosa Elena se registró sola, sin sombra de inconformidades, sin una competencia interna que pueda operar desde las sombras con revanchas que debiliten, salvo lo que más adelante diga el grupo de los rudos, que hace unas cuantas semanas fue a pedir que se les recibiese como a hijos pródigos, de ser posible con el premio de una candidatura porque, sostienen, son los dueños de la política en el San Lorenzo.

Lo que no superó Rosa Elena fue el factor sorpresa, con una señora llamada Olga Zapata que acudió a registrarse, que entregó documentos, y que quedó sujeta a ver qué dice la ya mencionada y temible comisión de postulación. No faltó quien considerase que era enviada precisamente por Los Rudos del San Lorenzo, nomás por enchinchar el arranque.

CASI TODOS

El PRI tiene casi lista su nómina de candidatos sinaloenses. El primer distrito se supone para Gloria Himelda, aunque falta ver qué dice Mayra Gisela: en el dos, como se recuerda, quedó firme Bernardino Antelo Esper; en el tercero Evelio Plata Inzunza espera a ver en qué queda la queja formal de Víctor Godoy; Diana Armenta va por el cuarto; Ricardo Hernández Guerrero por el quinto; Germán Escobar Manjarrez por el sexto y Rosa Elena Millán por el séptimo.

Falta ver si el octavo es de faldas o pantalones, con Irma Tirado Sandoval y Quirino Ordaz Coppel, a quienes el dirigente verde en Mazatlán, Eduardo Martínez, intenta rebasar por ser de casa, aunque no muchos se la creen.