EN LA GRILLA

0
49
DIPUTADOS EN SESIÓN.jpg

*Aprobación de los hospitales, para el martes

*Nuevos destapes y una indecisa increíble

*Antreros quieren paz sin orden en el alcohol

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Lo tenían todo listo, pero el cronograma indicaba esperar hasta la siguiente sesión. Los diputados de a pie carecían de información precisa sobre cómo harían el tatole de los hospitales, sólo estaban advertidos de que había que apoyar “la iniciativa del gobernador”, aun a costa de aguantar el chaparrón que indudablemente se les vendrá encima.

En la sesión que ayer realizó el Congreso del Estado estuvieron los representantes de todos los grupos que se oponen a la autorización que el Congreso discute por estos días, y que permitiría el uso de las participaciones federales como garantías para que las empresas que construirán los nosocomios, cuenten con un costo financiero más favorable.

Pero no hubo nada. Ya en la víspera, como informamos en la entrega de ayer, se había aprobado el dictamen. Este jueves sólo se le dio primera lectura, que no es poca cosa, pero tampoco es la definitiva. Pudo haberse hecho, los votos estaban asegurados, pero desde el tercer piso se dio la instrucción de ir con tiento, de no dar motivo para una denuncia adicional, que en este caso sería la del fast track.

Entre las muchas cosas que se dijeron durante la jornada, estuvo la supuesta instrucción de la dirigencia nacional del PAN para que los diputados blanquiazules voten en contra. Por supuesto, nadie dijo haber escuchado a Ricardo Anaya ni a sus voceros en Sinaloa –Jorge Villalobos o Martín Heredia- dando la indicación.

Pero aunque así hubiera sido, es sabido que en la bancada panista hay varios elementos que están del otro lado, en las filas del malovismo, y por tanto no van a sumarse al boicot. Algo ha de haber, porque Adolfo Rojo Montoya, que usualmente prefiere estar bien con el mando político local, se fue con los opositores y se convirtió en uno de los tres que dijo no al dictamen, en compañía de Víctor Díaz Simental y de Ramón Lucas Lizárraga.

Será, muy probablemente, el próximo martes cuando se concrete este asunto tan correteado. Seguramente en la bancada priísta habrá algunos elementos de disensión, pero con todo y eso, la mayoría está garantizada y sobrada. Los tres diputados del PAS pudieron haber armado una condición más delicada, pero desde el dictamen se confirmó que como se dice en la Cámara, “van por la afirmativa”. El coordinador y presidente del partido, Héctor Melesio Cuen Ojeda, firmó la aprobación,  como parte de una de las tres comisiones que revisaron el asunto.

También lo hizo el diputado guasavense Ramón Barajas López, a quien durante un tiempo se ubicó en la disidencia y ayer dio el sí que parece definitivo de aquí al resto de su legislatura.

Este es el punto más conflictivo de la actual legislatura, pero por supuesto, todavía no se puede dar como el más comprometedor, pues hay cosas que todavía pueden aparecer. Además los asuntos suelen ser recurrentes: los de la sexagésima enfrentaron situaciones como el megacrédito, el cupón cero y la aprobación de la ley de contratos público-privados y la autorización para la construcción de dos nuevos hospitales bajo esa figura legal.

A los actuales diputados les había tocado la parte amable de adecuar las leyes locales a las reformas nacionales, para las que siempre hubo consensos, hasta que se dieron el tropezón de la Ley Mordaza, y les apareció esta ampliación de garantías para construir los hospitales.

¿QUIÉN LAS ENTIENDE?

Diana Armenta, exdirigente priísta de Guasave, es la carta de Diva Hadamira Gastélum Bajo para la diputación por el cuarto distrito, la tierra de ambas. Desde mucho tiempo antes la senadora estuvo pujando para colocarla a pesar de que la señora Armenta no está en el mejor momento de su posicionamiento.

Ahora que finalmente apareció la convocatoria para los cuatro distritos donde habrá dedazo de la dirigencia nacional, doña Diana se apresuró a renunciar a la coordinación de Prospera en que se ha ocupado durante los últimos meses, poniéndose en condiciones estatutarias de participar en ese concurso pasivo en que el aspirante debe esperar sentado a que el dedazo le favorezca.

Pero resulta que después de haber hecho eso, se le ocurre decir que todavía está revisando la convocatoria para tomar la decisión de participar. Imagínese qué no haría si ya tuviese tomada la decisión. ¡No la detendría ni el calendario electoral!

LAS PRECANDIDATURAS DEL

MOVIMIENTO CIUDADANO

Ya la semana pasada, Antonio Acuña había anunciado de manera oficial su precandidatura a diputado federal por el octavo distrito bajo las siglas del Movimiento Ciudadano, Fue una decisión analiada durante muchos meses y asumida también con antelación, con la idea de llevar una voz ciudadana al ámbito de la política.

Ayer el MC anunció la precandidatura de José Antonio Tolosa para la diputación por el sexto distrito. Tolosa ha sido representante de esa organización en diversos municipios del estado y antes fue militante del PRI en el área de su natal Elota. Está familiarizado con otra región del secto distrito por haber ocupado el puesto de coordinador técnico en los municipios de Mazatlán, Concordia, San Ignacio, Elota y Cosalá.

Tolosa competirá contra su paisano Germán Escobar Manjarrez y contra alguna de las dos precandidatas panistas, entre otros.

¿QUIÉN ES MÁS DE JUZGAR

AUNQUE CUALQUIERA MAL HAGA?

El dirigente de la Canirac en Mazatlán se quejó contra el operativo de la policía preventiva municipal que el fin de semana revisó y clausuró lugares donde se vendían bebidas embriagantes a menores de edad, aunque por razones de reglamento haya debido proceder bajo la cobertura de otras irregularidades que también se dieron.

Fue un exceso de fuerza, dijo Ricardo Velarde, el empresario restaurantero, quien lamentó que los policías hubiesen llegado armados, lo que asustó a los clientes, pues parecía que iban por el criminal más buscado.

Es cierto que se debe proteger a los negocios, pero sobre todo a los clientes. La gente no tiene por qué sentirse amenazada, y que ocurra cuando sale a divertirse es un contrasentido que ninguna autoridad debiera cometer.

Pero hay otro lado en la moneda: muchos de los negocios venden bebidas embriagantes a menores, a sabiendas de que incurren en una ilegalidad. Les parece más importante aprovecharse de un mercado como ese, que cumplir con la ley y sobre todo proteger a la sociedad del grave problema del alcoholismo, que se manifiesta a edades cada vez más tempranas.

Es bien sabido que la propia policía conoce los sitios, los ubica a la perfección. No puede ser de otro modo, hay centros nocturnos de los que muchos chamacos salen en estado incróspido. Ahí hacen su agosto los patrulleros deteniéndolos, y a veces llegando a acuerdos con ellos. Lo mismo pasa con minisúpers y expendios en los que rondan por igual los adolescentes y los policías.

Los empresarios a quienes preocupa el exceso de fuera que incomoda a sus clientes, pueden tranquilamente evitar los desmanes cumpliendo con la ley.  Los propios coaligados en la Cámara saben también cuáles son los sitios problemas. Por la salud de su gremio deberían empujar por la regularización de las cosas, o por la sanción a los remisos.