EN LA GRILLA

0
50
MALOVA AVENIDA.jpg

*¿Es compló contra Evelio o contra Malova?

*No prorrogan credencialización estudiantil

*Los trabajosos trabajos de la transparencia

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

¿Es Evelio Plata tan mal candidato como para generar las reacciones que generó? A la sola mención de la línea a su favor se levantó una verdadera insurrección que nadie habría pensado, incluso con los manifiestos propósitos de Víctor Godoy de convertirse en candidato. Es el caso que el mundo se vino encima y amenaza con descarrilar la disposición del comité ejecutivo nacional priísta.

Hay quienes empiezan a divulgar que en realidad se trata de disputar al gobernador uno de los pocos espacios que son realmente suyos en el listado priísta por los cuatro primeros distritos electorales que ya están en proceso de definición.

En realidad entre los grupos participantes en el “compló antievelio” no se ven contrincantes del gobernador. Por el contrario, el Grupo Culiacán se ha beneficiado con decisiones como la Presidencia Municipal de Culiacán, y se ha manifestado siempre a la orden del poder ejecutivo. Es posible que haya mucha tentación por ir afianzando el terreno para la sucesión gubernamental, pero no con una manifestación tan fuerte y tan tempranera.

También se menciona al Chilorio Power porque ha habido algunos elementos cercanos a esa corriente que se han manifestado a favor de Godoy. Pero los también llamados tecolotes han mantenido una cuidadosa relación con el gobernador López Valdez, considerando que disponer de  su cercanía o por lo menos institucionalidad, ayudaría de manera importante para alguno de los proyectos sucesorios que traen en marcha.

Por lo pronto parece que el anuncio de beligerancia legal no impactó mucho en la dirigencia partidista, que ni se ha planteado una reconsideración ni se siente abochornada con el escándalo que se le vino encima, bajo la peregrina consideración de que hay modo de defender el predictamen con la ausencia del pago de cuotas y el incumplimiento del examen de conocimientos que se exigen en la convocatoria.

UN PEQUEÑO ANTECEDENTE

Todavía es posible que el comité ejecutivo nacional les enmiende la plana con el dictamen definitivo, pero si no es así, doña Martha Tamayo y compañía van a reeditar –en sus debidas proporciones- los acontecimientos del 2010, cuando la estructura del partido decidió por sí y ante sí que el candidato a la gubernatura sería Jesús Vizcarra Calderón, independientemente de lo que decidiese hacer el entonces senador Mario López Valdez.

Al advertir que se buscaría tener candidaturas de unidad a pesar de que la convocatoria era abierta, Martha Tamayo especificó que “el partido tiene derecho” a buscar un proceso interno en que se garantice la unidad, se eviten las querellas internas y los enfrentamientos que al final terminan por debilitar las candidaturas.

Ese derecho existe en efecto, aunque para que funcione, tiene que trabajarse profusamente. Hace cinco años la dirigencia priísta se consideró autosuficiente para impulsar a Vizcarra en el proceso interno sin correr consultas y sin hacer amarres o acuerdos previos. El mundo era suyo: habían ganado los ocho distritos en la elección del 2009, algo inédito.

Los cuadros del tricolor vieron que las cosas corrían con naturalidad, con Vizcarra señalado como favorito del sexenio, pero con Malova corriendo libremente entre las bases, algo que sólo podía hacerse con permiso abierto y explícito “de arriba”, es decir, con la línea, lo que llevó a la gente a creer que el senador ya tenía las cosas amarradas. Cuando les aclararon que no, ya no supieron qué hacer y la mayor parte se fue con la disidencia. El resultado electoral lo conocen todos.

La experiencia parece no haber dejado huella en la organización. A Godoy lo habían convencido hace tres años de que tranquilizara sus aspiraciones, a pesar de que según las encuestas era el más indicado para ser candidato. En su lugar fue designado Alfonso Inzunza, apoyado por el ascendente sol de los Chilorio Power. Para bien o para mal hubo operación y Godoy se tranquilizó.

Pero esta vez no le dijeron nada, simplemente le hicieron cansado el registro y luego le dijeron que no en el predictamen, de modo que se tomó el camino de la lucha. Por supuesto que no ha faltado quién en las redes sociales le recuerde que en 1998 desplazó, como ahora lo desplazan a él, a otro militante que tenía más simpatías para ser el candidato a la alcaldía de Navolato.

¿POR QUÉ NO A LA PRÓRROGA?

El gobernador Mario López Valdez fue extremadamente honesto al reconocer que se les hizo bolas el engrudo con la credencialización de los estudiantes; lo justificó con la gran cantidad de documentos a expedir (seiscientos mil), pero concluyó en que no habrá prórroga y el que no tenga la credencial no disfrutará el descuento del 50 por ciento en la tarida del transporte urbano.

Si la culpa fue de los funcionarios, de la imprevisión de los ritmos de trabajo y de los flujos de personas a atender, la responsabilidad es del gobierno, no de los estudiantes. Por el contrario, éstos han hecho largas filas; los ha habido que hacen guardia toda la noche para que no les ganen el lugar, para asegurarse un turno. Los esfuerzos del gobierno, duplicando el número de módulos, siguen siendo insuficientes. Y si en todo este tiempo apenas se ha credencializado a 25 mil estudiantes, el resto de enero de ningún modo será suficiente para alcanzar los seiscientos mil.

La idea de credencializar a los estudiantes parte de una iniciativa inmejorable: ampliar el beneficio del descuento camionero a la totalidad del estudiantado, incluyendo por supuesto a alumnos de kínder, primaria y secundaria, que estaban fuera de esa posibilidad. Pero si el cambio de sistema deja fuera a gente que ya tenía el asunto resuelto, y especialmente si ello se debe a errores o incapacidades gubernamentales, en lugar de beneficios lo que se está haciendo es perjudicar a la población, y sin concesionarios a quiénes echar la culpa.

¿CUÁL ES EL PROBLEMA

CON LA TRANSPARENCIA?

El caso de los hospitales en proyecto debería ser ejemplo suficiente para que los gobiernos de todos los niveles, especialmente los municipales, hubiesen aprendido a funcionar adecuadamente, evitando nuevos errores, si es que se ha tratado de errores, efectivamente.

El problema del Tiburonario no ha sido sólo la construcción, sino el manejo de la obra, que ha dado motivos para nuevos escándalos. En una especie de arranque, el gobierno municipal mazatleco ofreció no sólo el tiburonario, sino el acuario completo, a una empresa nacional, subsidiaria del grupo Carso (Carlos Slim).

La empresa, que construyó y opera una verdadera maravilla, como es el Acuario Imbursa, moderno, subterráneo y además en las alturas del Distrito Federal, tomó la oportunidad con todo: propuso la creación de una Asociación Público Privada que operase el acuario.

El problema es que la figura de la APP implica que la empresa privada reciba un pago por la operación del organismo puesto a su disposición, lo que ya todos los regidores consideraron inaceptable. Imagínese usted: con todo y lo que se tenga que invertir, el Acuario es rentable, y encima de dejarle los ingresos, habría que pagarles por ganar dinero.

Hoy se vive un nuevo show: el de la construcción de una alberca olímpica sobre cuyo proyecto hay grandes y fuertes dudas. Incluso el presidente de la CMIC, Quel Galván, salió raspado por el mero hecho de que ganó la licitación, algo injusto porque es para eso que están las empresas constructoras. La duda surge porque después de una actitud sumamente crítica contra la administración porque las obras son ganadas por empresas de fuera, fue precisamente él quien rompió la mala racha.

El caso es que a las críticas contra el proyecto se ha respondido con descalificaciones o incluso sin dar respuestas formales, cuando uno pensaría que lo más fácil sería abrir el proceso y mostrar que no hubo nada indebido. Están a tiempo.