EN LA GRILLA

0
43
10822383_10152856141455539_1299160093_n.jpg

*A fin de mes, jalón de Malova a acelerados

*Dos mujeres casi marradas en el tricolor

*PAS: hablar de la soga en casa del ahorcado

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

El gobernador Mario López Valdez dio horas extras a los colaboradores que están embarcados en proyectos electorales. No he tenido tiempo (de darles el jalón de orejas) pero lo haré a fin de mes, indicó, tras reconocer que los tiempos se están agotando.

Hay varios secretarios y otros personajes de menor calibre que están en la jugada o que se han colocado a si mismos como parte de la jugada, y que encajan en el supuesto que plantea el gobernador de que con su activismo “le meten ruido a mi gobierno”.

Ayer en Guasave fue más específico al señalar que la actuación al margen de los partidos  ha generado ventajas como la obtención de presupuestos muy importantes, por encima de otras entidades, y no va a permitir que nadie, y menos los de adentro, echen a perder esa posibilidad.

Podría decirse que en efecto, los tiempos se agotan, que  ya falta muy poco para que se abran las precampañas , lo que obligaría a los servidores públicos a separarse de sus cargos, independientemente del partido en que militen. Sin embargo el gobernador López Valdez establece que hay una diferencia importante: “los tiempos de los partidos son unos y los del gobierno son otros”.

En buen romance, eso significa que los funcionarios tendrán que decidir si se van o se quedan, antes del plazo que la ley y los estatutos de los partidos otorgan a los aspirantes que se encuentran en alguna posición de gobierno.

¿Qué significa para los aspirantes tener que separarse con un mes o mes y medio de anticipación? Por un lado es evidente que el que se va, lo hace porque ya recibió línea de que es el bueno. Nadie en política se lanza al siguiente trapecio sin contar con una red protectora que lo cache y lo apapache, incluso si no alcanza a afianzarse en la posición que busca.

Pero por otra parte, al no contarse con una sola fuerza determinante en la asignación de posiciones, habrá quienes queden en condiciones  de duda. Hay quienes para sostenerse cono aspirantes viables a la candidatura necesitan de la fuerza que les daba el puesto.

Hay casos como el del secretario de Desarrollo Económico, Moisés Aarón Rivas Loaiza, que de acuerdo con todas las versiones, ya tiene amarrada la posición en el quinto distrito. Si se va de la secretaría sólo confirma su condición de presunto o inminente candidato.

Por su parte Karim Pechir, secretario de Innovación Gubernamental, tendría que trabajar para convencer a la sociedad de que se va porque tiene ya amarrada la postulación. Y tendría que trabajar mucho para convencer, porque enfrente tiene a un aspirante que igual cuenta con un respaldo de alto nivel, como Germán Escobar y el fantasma de una posible coalición con un partido como el PAS, que ha puesto como condición que se le corresponda el apoyo con la diputación del sexto distrito.

En torno a Juan Ernesto Millán Piestch se corren versiones que lo colocan fuera de la carrera por decisión propia, por insatisfacción o por no atender presuntas condiciones que le resultarían inaceptables. Su renuncia a la secretaría sería un desmentido a esas versiones.

Ya se habla poco del secretario de Educación Pública y Cultura, Francisco Cuauhtémoc Frías Castro, pero el hecho es que sigue siendo aspirante y que le ha hecho la lucha no sólo en las instancias locales, sino en las nacionales, de modo que quizá ni siquiera necesite renunciar, porque su destino no sería decidido (no enteramente) en el gobierno sinaloense. Por lo demás, no encuadra Frías Castro entre los políticos que andan haciendo ruido en pos de la candidatura. Simplemente aspira, lo ha dicho donde debe decirlo, sin que por ello haya generado controversias.

Ruido, ruido, lo que se llama ruido, lo ha generado Jesús Antonio Marcial Liparoli, quien primero escandalizó por el uso indebido del logotipo de Fundación Ale, un organismo ejemplar que promueve la cultura de la donación de órganos y luego, sin entender el rechazo de la sociedad a la utilización indebida del privilegio de ser trasplantado, insistió en usar esa condición como bandera electoral.

Y no sólo eso: cuando el gobernador dijo que daría un jalón de orejas a los que andaban haciendo ruido, él se jactó que no haber sido apercibido de nada y advirtió retador que no tenía pensado renunciar. Marcial Liparoli es un aspirante débil, sin una gran presencia política; por el contrario, es un elemento con muchos negativos que lo colocarían en desventaja frente a los rivales de la elección constitucional. Enviarlo como candidato sería una muestra de ceguera y de soberbia, una de esas muestras que a fin de cuentas se pagan en las urnas.

EL OCTAVO PARECE

ESTAR YA DEFINIDO

A partir del anuncio de que el PRI se reservaba los distritos electorales federales uno, cuatro, siete y ocho de Sinaloa, se ha dado por hecho que tanto el séptimo como el octavo están ya escriturados. En la zona sur de Culiacán se considera más que amarrada a Rosa Elena Millán Bueno, la anterior jefa del control político del Congreso, además de una cantidad importante de puestos de relevancia tanto en el gobierno como en su partido. En Mazatlán todo apunta a la actual delegada de Prospera en Sinaloa, Irma Leticia Tirado Sandoval.

Millán Bueno estaba señalada para la dirigencia del PRI en la entidad, pero un golpe de mano ocurrido en la capital del país, en la presidencia del CEN tricolor, la marginó con todas las agravantes. El séptimo distrito es su lugar de origen y un área en la que tiene prácticamente garantizada la victoria electoral.

Irma Tirado ha sido candidata priísta en las últimas dos elecciones. En la federal, ya lo hemos comentado aquí, perdió a pesar de obtener una ventaja de once mil votos, que fueron invalidados porque los electores creyeron que había coalición entre el PRI y el Partido Verde, como decían los spots del IFE (todavía no era INE) y cruzaron los logotipos de los dos partidos, invalidando así su participación; después fue candidata a la alcaldía y se quedó a cinco mil votos, en un proceso en que el arropamiento era para el aspirante panista Carlos  Felton para guardar los precarios equilibrios de gobernabilidad y pluralidad.

Hay algunas versiones que todavía dan la posibilidad de un cambio: que el tercer piso logre colocar sus condiciones también en el octavo, y se lance a la actual delegada del Infonavit, Margarita Villaescusa, persona cercana al gobierno de Mario López Valdez, con quien se la jugó desde los tiempos de la interna priísta del 2010.

Y para cerrar, Julieta Torres insiste en levantar la mano, esperando que sus contactos capitalinos le abran la oportunidad de participar  directamente.

En cambio en el primer distrito, lo que parecía una decisión invariable a favor de Gloria Himelda Félix Niebla, empieza a verse amenazada por el activismo de Mayra Gisela Peñuelas, quien no ha querido entender que haya predeterminaciones.

En el cuarto distrito las cosas apuntan hacia Diana Armenta, por más que ahora se asevera que sus bonos han caído mucho, no sólo porque su madrina Diva Hadamira Gastélum Bajo le ha echado el ojo también a Patricia Inzunza, la delegada de Profepa en Sinaloa.

LO QUE QUEDA DEL PRD

Este fin de semana de concretaron los cambios en dirigencias municipales del PRD.

El sábado, en un café de la localidad, Miguel Ángel Gutiérrez, el Superbarrio de aquellos tiempos , sostenía con toda certeza que regresaba por sus fueros, que alcanzaba irremediablemente la presidencia del comité ejecutivo municipal, desde donde estaría trabajando de nuevo, como antes, cuando llegó a ser diputado.

La noticia extrañó a Juan Guerra, el secretario estatal de agricultura, quien dijo que no, que quien debía llegar ahí era quien alcanzó el mayor número de votos, es decir, el actual regidor Ángel Moroyoqui, quien ya había estado en el puesto.

Pero resulta que no hubo tal: la dirigencia quedó en manos de Humberto González Cuevas, quien se confiesa militante de IDN, la tribu perredista que encabeza nada más y nada menos que René Bejarano, el ya imprescindible señor de las ligas.

INSISTE EL PAS EN EL DF

La bancada del PAS se fue a la ciudad de México para mover ante los senadores lo referente a su iniciativa para crear la figura de revocación de mandato. No hay motivo para que los senadores no dictaminen esta propuesta que va respaldada con doscientas mil firmas de ciudadanos, dijo el dirigente e ese partido, Héctor Melesio Cuen Ojeda.

Esta propuesta llegó a la capital del país antes que estallara la crisis actual, que deriva en una estrategia de deslegitimización del gobierno federal, primero por los hechos de Ayotzinapa, y ahora por la crisis de la Casa Blanca. La coincidencia de estas demandas de renuncia presidencial marca la iniciativa con el don de la oportunidad y también con el mal del terror que un tema como ese debe causar en las mayorías tricolores y de sus partidos asociados.

DIPUTADOS EN UNA TOUR

CONTRA LOS HOSPITALES

Los dos legisladores del PRD, Imelda Castro Castro y Ramón Lucas Lizárraga iniciaron ayer una gira por todo el estado para hacer conciencia contra el proyecto de construir dos hospitales –en Culiacán y Mazatlán- bajo el esquema de asociaciones público-privadas. No se puede seguir dejando recursos ´públicos en manos privadas bajo componendas, en una red de intereses que no termina, dijeron los legisladores.

Apuntaron que los beneficiarios de las licitaciones en Sinaloa son los mismos que estaban en el contrato que el presidente Enrique Peña Nieto canceló en México para la construcción del tren a Querétaro. Son, insistieron, los mismos intereses. Por ello demandaron la cancelación de las licitaciones para evitar esa sangría económica.

Un día antes, a través de las redes sociales, el diputado priísta Víctor Díaz Simental, quien encabeza la Comisión de Salud, anunció que se ninguna manera votaría a favor de esos contratos porque no se debe dejar la salud de la sociedad en manos de intereses tan exhibidos como esos.