EN LA GRILLA

0
40
FN4A5680.jpg

 

*Los reclamos persiguen al higuerismo

*Aspirantes adelantados al octavo distrito

*Bajan Maribel Chollet y Edgardo Burgos

FRANCISCO CHIQUETE

Donde menos se espera, salta la liebre.

Dicen los funcionarios que el alcalde Alejandro Higuera Osuna procura que entren más escuelas privadas a la ceremonia del lunes cívicos para evitar las peticiones de techumbres y otras obras que en estos momentos no le es posible financiar, pero resultó inútil en el caso del Instituto Cervantes.

Ahí, la mismísima directora, Delfina Cervantes, puso el grito en el cielo por el gravísimo problema de insalubridad y de inundaciones que genera el drenaje, y no se conformó con exponer el problema, sino que dio también la solución, con una ruta de desfogue de las aguas pluviales, mostrando que sí existen soluciones ante ese problema al que todos califican como irresoluble.

El caso es que la intervención de la maestra Delfina provocó declaraciones del gerente de la Junta, del secretario del ayuntamiento, justificando, explicando, tratando de sacar adelante la imagen del municipio ante un problema con el que no hay más alternativa que buscar y encontrar soluciones, porque las explicaciones no tienen efectos prácticos contra las inundaciones.

Este es uno de esos casos en que se advierte el efecto del desgaste político.

A su regreso de la visita a Colombia, Higuera quiso justificar las cosas con salidas entre reales e ingeniosas que en otros tiempos le dieron resultado y le daban para colocarse a la cabeza de la polémica, situando agenda para dejar atrás a sus detractores, a veces con una descalificación evidente o sugerida.

Pero en esta ocasión no ha sido así. Sus expresiones de que el drenaje se rompe sólo cuando llueve y de que en todos lados huele mal, porque la gente cuando defeca no lanza perfumes han sido sumamente criticadas, más allá de lo que normalmente hacían sus críticos y detractores.

Seguramente que el alcalde sabe cuál es la situación que prevalece no entre los opinantes, sino entre la gente común y corriente. porque entre eso y la falta de recursos, se ha provocado la aparición de un muro virtual tras el que se queda el munícipe, un hombre que adoraba la exposición pública y hasta la desafiaba cuando había momentos difíciles.

A tal grado ha llegado la situación, que prácticamente quedó anulado el programa ayuntamiento en tu comunidad, que era uno de los predilectos de Higuera, en razón del contacto directo que le permitía con sus gobernados. Si la lista de audiencias lo obligaba a estar en el lugar hasta las tres de la tarde, ahí seguía, como si acabara de empezar, cuando en realidad arrancaba a las seis de la mañana.

Dos cosas han llevado a esta decisión. Primero la indisposición generada por el resultado electoral. Aunque nadie lo dice públicamente, corren muchas versiones sobre desencuentros con peticionarios a los que se les habría negado alguna cosa solicitada, sólo porque en la casilla de la colonia correspondiente el voto le fue desfavorable. En realidad si esto fuera cierto la negativa sería generalizada, pues Higuera sólo ganó 35 o 36 de las más de trescientas casillas que se instalaron en la jornada de siete de julio.

La segunda causa parece más viable: ¿para qué ir a platicar con tanta gente si todos van siempre a pedir algo y no hay modo de darles nada o casi nada de lo que piden?

Es un duro final para el tercer trienio de quien ha sido el alcalde más exitoso de Mazatlán, sobre todo cuando se trata de un político que todavía tiene metas fijadas y cuando todavía aspira a sacarlas adelante.

Lo curioso es que no ha intentado reinventarse. Por el contrario, ha radicalizado algunas de las cosas que le costaron la derrota electoral y se ha encerrado. Seguramente su nueva etapa del ejercicio político no pasa ya por lo que el exgobernador Juan Sigfrido Millán ha llamado “la prueba del ácido”, es decir, las casillas electorales, sino por las relaciones en la cúpula del poder.

TRES ASPIRANTES

1.-Por supuesto, Alejandro Higuera ya dijo en corto que “nos vemos el 2015”.

Quienes lo oyeron pensaron que “ojalá sea por la vía plurinominal”, pero nadie ahondó en el asunto. Lo que quedó claro es la decisión de seguirle de frente, de buscar un reposicionamiento mediante el acceso a la próxima legislatura federal y por supuesto, mantener vivas las ya añejas aspiraciones de ir por la gubernatura, aunque el principal obstáculo al que ha enfrentado ha sido su propio partido.

2.-Antes de definirse las candidaturas a la alcaldía, alguien le preguntó al ya exdiputado federal Miguel Ángel García Granados si buscaría la postulación de su partido, y la respuesta fue tajante. Tajante y sincera, según se vio poco tiempo después. No, dijo, me voy a esperar para el año 2015, porque me interesaría volver a ser diputado federal.

No es fácil mantener la presencia entre el electorado con tres años de por medio, sobre todo después de que se ejerció una posición algo alejada de la sociedad, o por lo menos de las pasiones de la sociedad, de modo que García Granados no la tendría fácil sobre todo en un escenario de tanta competencia electoral como el que se tiene en los procesos de Mazatlán.

3.-El innombrable piensa que su posición como regidor le permitirá hacer mucha gestión y revivir el esquema populista que le llevó a la Presidencia Municipal en aquella mala hora del 2001. Hasta el momento el alcalde electro Carlos Felton ha sido incluso colaborador con los proyectos y acciones del desaforado ex alcalde, pro hoy los tiempos políticos son distintos de aquella toma del poder por asalto de dádivas.

UNA REESTRUCTURACIÓN

El oficial mayor de la Sagarpa, Marcos Bucio, vino ayer a anunciar programas especiales de apoyo a la acuacultura, así como una reestructuración a la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca –Conapesca-.

El asunto es sencillo: la actual administración federal se dio cuenta de que toda la estructura nacional que regula la actividad pesquera, depende directamente de Sagarpa y no de Conapesca, de modo que cada subselegado de Pesca en cada estado, atendía las órdines y acuerdos con el delegado de Sagarpa, sin que importara mucho o poco la instrucción que se derivase de la propia Conapesca, que se supone ha sido el organismo administrador de esa actividad productiva.

En realidad todo esto tenía su lógica. Si en los años setenta el secretario de Agricultura y Recursos Hidráulicos, Oscar Brawer Herrera, dijo que el ejido estaba organizado para votar. En estos tiempos la estructura pesquera estaba organizada para promover el voto. El voto panista, por supuesto, toda vez que la administración de Ramón Corral fue más efectiva para activar políticamente que para incrementar, diversificar o darle valor a la producción pesquera.

MÚSICA DE VIENTO

En estos días de informes legislativos diputados y senadores buscan acaparar la atención de los medios, de la sociedad y por supuesto, de los jerifaltes de la política, de manera que el senador Fran cisco Salvador López Brito se organizó en Los Mochis su acto informativo.

Ahí estuvieron todos los personajes del panismo mochiteco y algunos del resto del estado. Dicen los testigos que el candidato perdidoso a la Presidencia Municipal, Ernesto García Cota, recibió una ovación de esas que hacen época, de modo que nadie duda del liderazgo que le ha generado la protesta contra el resultado electoral.

En cambio cuando presentaron al joven Edgardo Burgos Marentes, dirigente estatal del PAN, la rechifla fue de antología. ¿Irá a quedar en eso, o se prolongarán las manifestaciones hostiles?

ACEPTADO

El mundillo político estaba esperando que se produjese la enésima protesta del PRI contra el resultado oficial de la elección de diputado por el XX Distrito Electoral. La candidata Maribel Chollet había adelantado que recurrirían a la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Sin embargo, la secretaria general del CDE priísta, Margarita Urías, dijo que no habría tal, que su partido reconoce el resultado y que Maribel Chollet ganó a pesar de la derrota y que por supuesto, tiene mucho futuro. Lo que no tuvo, por lo pronto, fue presente.