EN LA GRILLA

0
70
166721_484349388280973_822318634_n.jpg

 

*Trasladan para acá el debate por reformas

*El innombrable exhibe a sus prohombres

*Galindo: que el pacto puede dar para más

FRANCISCO CHIQUETE

Las fuerzas políticas juegan a las vencidas con las propuestas de reforma. Cada vez es más notorio que este gran debate nacional abandona el propósito de generar transformaciones que ayuden a superar los rezagos, y que se buscan posicionamientos partidistas o personales.

Por supuesto que cada quien está convencido de que su propuesta es la que debe predominar, y en muchos casos hay que considerar que lo hacen pensando en que le funcionará al país, pero aún en esas circunstancias, la carga personal avanza siempre por delante, y por ende, así lo hace la expectativa de conseguir espacios para la carrera particular, aunque por desgracia para sus causas, la gente no parece estar muy metida en esos asuntos.

Este fin de semana estuvo aquí Gerardo Fernández Noroña, uno de los más duros polemistas con que cuenta la izquierda mexicana, independientemente de cuál sea el encuadre organizativo de que se trate (al parecer en estos momentos Fernández Noroña está peleado con todos, inclusive con Andrés Manuel López Obrador, a quien ¡asómbrese!” acusa de tibio).

Este exdiputado federal que ha andado por el PRD, el PT, Morena y demás movimientos, constituye una garantía para quienes gustan del espectáculo político, del chisporroteo y la cascada de acusaciones de todo tipo y contra todo el que sea o parezca rival. Por ello generalmente tiene mucho éxito en coberturas de prensa, aunque muchos medios aprovechan esas presentaciones para tundirle, y también de público.

El caso es que en Mazatlán no lo fue. Es cierto que su agenda o sus anfitriones parecieron empeñados en que no acudiera nadie, pues llamar en Mazatlán a un mitin en la Plaza Pública, a las doce del día empezando octubre, es como decirle a la gente “ni se te ocurra venir, y si bien en hazlo bajo tu propio riesgo”.

El resultado estuvo a la vista: una asistencia mísera que se habría reducido a la mitad si descontamos a los periodistas interesados en cubrir el acto. Un desperdicio de personaje.

La verdad es que cuando uno ve a Fernández Noroña en la televisión, cuando se leen sus declaraciones en los periódicos, se queda con la impresión de que es un señor que sólo sale a lanzar improperios y a acabar con el que está enfrente, sin más argumentos que las descalificaciones a granel, pero no es cierto.

Cuando uno lo entrevista directamente, e da cuenta de que trae mucha información, de que la hila y la estructura adecuadamente, de que está preparado para salir al frente de cualquier cuestionamiento. Por supuesto, ello no quiere decir que tenga razón en todo lo que diga. Muchos de sus datos o razonamientos, aunque solventemente dichos, traen cojeras o contrastes con la información que se tiene, pero aún así, forman un discurso que de debe tomar en cuenta.

Si la gente oyese bien a Fernández Noroña, y sus rivales se esforzaran por aclarar cada una de las cosas que dice, por confrontarlas seriamente, la sociedad saldría ganando porque en un debate como ese aparecerían muchas cosas que el ciudadano común  debe tener en mente a la hora de formarse una opinión acerca de las graves decisiones que están en juego.

Pero no es así.  El propio Fernández Noroña, sabedor de que no habrá quién analice sus dichos, se lanza en muchas ocasiones a tirar acusaciones como las de “vendepatrias”, ladrones, deshonestos y otros epítetos que parecieran descripciones institucionales de los políticos, pero que están más dirigidos a enardecer al público que a razonar lo que no debe ser en las reformas.

Sus rivales, por supuesto, se lanzan también a la descalificación automática. ¿Noroña? ¡Está loco! Ya sabes…

Lo que sí, es que aquí resultó contradictorio y no precisamente en el debate sobre las reformas, sino en sus consideraciones personales. Se le hizo una invitación pública para que fuese nada más y nada menos que a la inauguración de la casa de gestoría del innombrable, que convertido ahora en regidor electo, pretender revivir sus fueros.

El caso es que Fernández Noroña dijo que no iría porque ahí iba a estar Carlos Felton “y ese señor en antidemocrático”. Pero más tarda en caer un hablador que un cojo. Ahí estuvo, codo con codo, junto a Felton y el innombrable, feliz, sonriente y orondo, olvidado de las antidemocracias. Por cierto Felton también estaba feliz, pese a que siempre ha dicho a sus seguidores que el trato con Rodríguez Pasos es forzado por el hecho de que el PT nacional lo impuso como candidato en la alianza.

PRIMERA LLAMADA, PRIMERA

Después de la presencia de Fernández Noroña y la falta de público, los promotores de Morena deben parar oreja, pues el hecho de no haber llenado la plaza con un personaje como éste, puede ser un mal presagio para el momento en que se realice la asamblea estatal en que tienen que obtener una asistencia comprobada de tres mil personas para que el IFE la acredite como una asamblea estatal válida rumbo al registro de Morena.

El Químico Benítez y su equipo han trabajado intensamente, han mantenido una red de militantes y simpatizantes que han respondido a los ensayos que se han realizado, pero hay muchas circunstancias distintas. El PRD ha apretado filas para evitar la sangría, muchos de los cuadros perredistas han llamado a los suyos, sobre todos los que tienen puestos de gobierno y acceso de la gente a programadas y a la posibilidad de algún empleo, de modo que la participación ya no sería ni libre ni espontánea, aunque haya en Sinaloa mucha más gente lópezobradorista que perredista, sobre todo ante los escombros en que está convertido ese partido.

Además está el caso de Hidalgo, una zona en que el lopezobradorismo ha sido una presencia muy fuerte electoralmente, pero que en esta ocasión no alcanzó a reunir los tres mil asistentes. Eso sí: Veracruz, que lo hizo este fin de semana, los rebasó con creces.

DIPUTADOS EN PROMOCIÓN

Los diputados federales por Sinaloa se han tomado muy en serio el asunto del pacto y hacen juntos sus recorridos, sus actividades de contacto con la sociedad y sus pregones, lo mismo sobre gestiones concretadas que sobre  acciones y proyectos de gobierno, ya sea para manifestarse a favor –los del PRI- o en contra –los del PAN-.

Este fin de semana hicieron un recorrido por el estado para informar a los grupos organizados, especialmente los que tienen que ver con los llamados “sectores productivos”, que engloban lo mismo a agrupaciones campesinas y de agricultores que al sindicato patronal, cámara de comercio, de industria o de otras especialidades.

Por supuesto, Heriberto Galindo llevó la voz cantante entre los legisladores del tricolor y estableció la postura de su partido. La idea de la reforma fiscal es que atraiga al gobierno más recursos para poder responder a las necesidades de crecimiento del país. Por supuesto, va a tener un costo y el propósito es que cueste menos a los que menos tienen y que paguen más quienes tienen más.

Entre los empresarios la mayor inconformidad fue que no se optara por aplicar el IVA a alimentos y medicinas, porque ello habría liberado a las demás áreas que ahora se encuentran bajo amenaza de alzas impositivas, de ser gravadas a pesar de que no lo estaban antes y de someter a control a quienes aparentemente lo estaban, pero tenían salidas que afectaban al ingreso fiscal.

Según les dijo Galindo Quiñones, hay disposición para escuchar. El equipo del presidente va a escuchar, aunque es un hecho que tiene que haber más ingresos, y no es momento para la generalización del IVA.

Mientras esto pasaba aquí, en la ciudad de México el dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero Muñoz, salió a la calle a volantear contra la aplicación del IVA en colegiaturas de escuelas privadas. Este es un rubro que ya está prácticamente muerto, pues hasta el secretario de Hacienda, el más interesado en que le dejen completo el proyecto, reconoció ya que tenía que darse marcha atrás en ese renglón. De lo que se trata es de sacar raja política personal a todo lo que se pueda, como hacen los del PRI, anunciando antes que nadie las marchas atrás que les han autorizado “de arriba” respecto de los proyectos iniciales.

QUE SIGA EL PACTO

En entrevista con Sinaloa enlínea, Galindo Quiñones manifiesta su esperanza de que el pacto continúe, porque todavía hay varias cosas qué sacar adelante para completar la transformación que se pretende. El pacto, dice, es un instrumento muy importante, y rechaza las consideraciones de que el presidente sea rehén del pacto, lo que le limitaría a hacer cosas que su partido estaría esperando, incluyendo la sustitución de cuadros en el gobierno.

De ningún a manera, dice, puede decirse que sea rehén. No lo es. En el pacto, eso sí, todos han tenido que ceder algo. Muchas de las ideas que están en las reformas son de Acción Nacional; otras son del PRD y muchas más, del PRI.

En cambio fustiga los lamentos del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, quien a través del twitter  critica “qué cómodo, que ahora se les estén aprobando todas las cosas que a mi se me negaron”.

-“Yo respeto mucho al expresidente, pero si no consiguió los apoyos fue porque no tuvo el talento para integrar a todas las fuerzas en un pacto como el que ahora existe, y que ha permitido que las ideas de todos vayan fluyendo y concretándose.

LO QUE EL AGUA SE LLEVÓ

Cada vez que a Sinaloa se le programan inversiones importantes, obras trascendentes, ocurre algún desastre que se lleve los recursos originalmente asignados.

Así ocurrió con la Presa Santa María, que tenía ya presupuesto asignado para 1990, pero fue cancelada por las inundaciones que convirtieron al valle de Ahome-Guasave en un mar pasajero pero dañino que decidió a las autoridades a emprender la siempre pospuesta aventura de la Presa Huites, que se construyó en tiempo récord y hoy por cierto lleva el nombre de Luis Donaldo Colosio.

Ese mismos riesgo podría estarse corriendo ahora, cuando Sinaloa tenía ya programados renglones tan importantes como la Presa Santa María, el distrito de riego de la Picachos, el complemento del sistema Elota-Piaxtla y la elevación del canal Humaya.

Nada va a ser cancelado, pero el ritmo será necesariamente otro, mucho más lento, porque hay mucho que reconstruir en todo el país después de los huracanes Manuel e Ingrid. Sólo Sinaloa planteó necesidades, según el primer recuento, por dos mil  doscientos sesenta y ocho millones de pesos, y ayer se anunció  la autorización de poco más de mil millones, menos de la mitad de lo que necesita Sinaloa, pero para todo el país.

Imagínese usted cuánto va a tardar la cuestión medular, porque esto es sólo para lo más urgente.