EN LA GRILLA

0
39
FELTON.jpg

*Felton declara a Mazatlán casi en jauja

*Listos para administrar la abundancia

*Inicia el nuevo sistema de justicia penal

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Dos buenas noticias para Mazatlán: el gobierno de Estados Unidos volvió a dejar a nuestro puerto fuera de las advertencias de viaje que bimestralmente aplica a los lugares riesgosos; esta ciudad concentra el 46 por ciento de la inversión privada que se ha registrado en Sinaloa durante este año, según el alcalde Carlos Felton González.

El Warning Travel con que Estados Unidos advierte a sus ciudadanos es una especie de biblia que los viajeros estadunidenses respetan con todo rigor, de modo que aparecer en uno de esos reportes es fatal para quien tiene aspiraciones de ser un sitio turístico con tintes internacionales.

Todavía hasta el 2012 Mazatlán aparecía junto con el resto del estado en condición de zona peligrosa, y la sufrimos. Entre nuestra crisis de seguridad y la crisis económica de los Estados Unidos, vivimos tiempos difíciles que sólo se superaron gracias a la presencia fiel de los visitantes canadienses que vienen para acá huyendo de la nieve que sepulta sus hogares septentrionales.

Ha sido un esfuerzo importante. En noviembre del 2012, cuando ya el número de asesinatos dolosos era muy bajo, recibimos el aval norteamericano. Es seguro, decía el boletín de ese cuatrimestre, ir a Mazatlán y pasearse por la zona turística, el centro histórico y el recorrido de la ciudad al aeropuerto.

Así ha permanecido invariablemente, a pesar de que al resto de la entidad le han mantenido las limitaciones en atención a lo que aquellas autoridades consideran niveles altos de peligrosidad. Este día diez fue ratificada la buena opinión sobre nuestra zona turística (dorada), el centro histórico y el recorrido ciudad-aeropuerto.

Por supuesto que se trata de avales siempre temporales. Una mala racha puede echar por tierra esta buena calificación y regresarnos a tiempos de sufrimiento y estrechez, lo que dolería más todavía porque en estos momentos está en plena recuperación la visita de los cruceros turísticos perdidos durante casi cuatro años.

Apenas se acaba de confirmar el regreso de Disney, que es una de las líneas más remilgosas, mientras que Carnival tiene su primer arribo en el mes de noviembre.

El segmento de los cruceros turísticos es importante no sólo por la derrama económica que generan. Lo es también por la buena imagen que generan ante el mundo. A los hoteleros les tenía preocupados esta ausencia a pesar de que los viajeros no pernoctan y no utilizan la hotelería, y era precisamente porque se trata de imagen, de una imagen positiva que no se valora sino hasta que se pierde, como nos ocurrió desde aquel fin de carnaval del 2011, cuando los barcos terminaron de retirarse ante el clima de violencia que vivíamos.

Todo esto hace que las preocupaciones por los crímenes de alto impacto sean aún mayores. Un caso como el de Atilano Román, que le ha dado la vuelta al mundo tanto por el hecho de que se considera una forma de acallar su condición de luchador social, como por el agravante de que el crimen fue cometido en una cabina radiofónica mientras la víctima conducía un programa.

El impacto ya se dio. Lo importante ahora es que se haga justicia y que se evite un precedente de oportunidad que aliente nuevos acontecimientos de esta naturaleza. Por eso importa tanto que esta vez la Procuraduría General de Justicia del Estado de Sinaloa dé una respuesta positiva a la sociedad, que abra ojos y orejas para que pueda tener una respuesta efectiva.

LA CIUDAD ESTÁ PREPARADA,

DICE EL ALCALDE CARLOS FELTON

Escuchar al alcalde Carlos Felton González diciendo que Mazatlán concentra un 46 por ciento de la inversión privada que se realiza en el estado es verdaderamente satisfactorio. El problema es que después asevera que por cada empleo que se generó el año pasado, en este se han creado once más.

¿Están esos empleos registrados en el Seguro Social? ¿Alguien puede avalar con datos específicos una estadística de esa naturaleza, una proporción de tamaña desproporción? Puede decirse que en este mes se generaron cinco mil nuevos empleos, incorporados todos al IMSS, pero hay que recordar que se trata de los mismos que fueron dados de baja en febrero pasado, cuando terminó la temporada de pesca de camarón.

Los hoteles han tenido una buena temporada, pero ninguno ha duplicado su planta laboral ni mucho menos. La industria de la construcción está aletargada y por cierto menudean las quejas de los propios constructores, en el sentido de que las pocas obras que se ejecutan quedan en manos de empresas de fuera.

Es verdad que a partir de la apertura de la carretera Mazatlán-Durango ha habido mayor afluencia de gente a Mazatlán, y que el reciente regreso de los cruceros turísticos trae también una mayor circulación de dinero, pero de eso a pintar un panorama tan espectacular como el del alcalde, las cosas toman una distancia enorme,. Como la que separaba a la realidad de aquella Foxilandia en la que todo marchaba a las mil maravillas.

Felton al final tiene derecho a exponer su óptica. Si además nos muestra los datos duros de toda esa bonanza, estará ganándose a una ciudadanía que durante muchos años ha visto sólo problemas. Si por el contrario, el diagnóstico es equivocado, ojalá lo corrija para que no aplique un receta equivocada para una enfermedad equivocada, o para un paciente enfermo.

Por cierto los reporteros le preguntaron si la ciudad está preparada para afrontar las exigencias del éxito, y el alcalde sostuvo que sí, que se está preparando. Lo mismo decía Alejandro Higuera cuando le preguntaban si ya estábamos listos para la afluencia que generaría la Mazatlán-Durango, y siempre dijo que sí. Incluso se enojaba cuando alguien lo ponía en duda.

El hecho es que hasta el momento la ciudad no cuenta con una nueva vialidad importante (hasta el libramiento 3 se ha rezagado por más de medio año); no hay nuevos accesos ni hay pasos superiores, mucho menos pasos superiores o “deprimidos”, como ahora se dice. Ni siquiera ha habido un reordenamiento de las rutas del transporte público que permita un aprovechamiento más cabal de las vialidades ¿A qué llaman los alcaldes “estar listos”?

LLEGA EL NUEVO SISTEMA DE

JUSTICIA PENAL ACUSATORIO

Hoy inicia en la región del Évora, la aplicación del nuevo Sistema de Justicia Penal, de carácter acusatorio. Se trata de un paso importante en que las autoridades y las instituciones han puesto grandes esperanzas de que finalmente se transforme todo esto que ha estado podrido, corrupto e ineficiente, desde el momento de abordar el delito por parte de la policía, hasta la administración de la justicia en el Poder Judicial, pasando por los irregulares e insuficientes procesos de procuración.

De acuerdo con Jorge Romero, desde el 2011 se ha estado trabajando en la preparación y capacitación de los elementos que forman parte de esta cadena, de modo que tiene confianza en que se saldrá adelante. Como explicó el gobernador Mario López Valdez, hay un calendario que irá incorporando a la zona norte de la entidad, a la zona sur y finalmente –en 1916- a la zona centro.

El propósito de este nuevo sistema es que todo se haga a la vista del público, para evitar que los acuerdos en lo oscurito distorsionen la aplicación de la ley.

A través del tiempo, hemos ido entrevistando a diversos especialistas y todos los que empezaron con un optimismo desbordante, terminaron admitiendo que este nuevo sistema, como obra de carácter humano, está sujeto a las características de las personas.

Habrá que ver si los abogados están preparados para hacer su litigio conforme a las nuevas reglas y sobre todo a las nuevas exigencias; si los policías podrán con el paquete de reunir y sostener adecuadamente las pruebas con las que se vayan topando o que descubran con su acción; si los administradores de la justicia tendrán disposición y capacidad para dejar las viejas prácticas que tanto han degradado a la ley, a las corporaciones y al propio Poder Judicial.

Para empezar hay que recordar que todos los que van a participar en este nuevo sistema son los mismos que han estado en el anterior, y lo han hecho muy mal. Ahí está la impunidad como prueba fehaciente. Ojalá que podamos vencerla.