EN LA GRILLA

0
37
peña NIETO GUERRERO.jpg

*La infamia cometida en Guerrero

*Una solución de raíz para todo México

*Inicia formalmente el proceso electoral

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Nuestro país ha sido víctima de incontables infamias, perpetradas no sólo por los delincuentes o invasores, sino por nuestra propia clase dirigente. La que se vive hoy en Guerrero es una de las peores porque mezcla la corrupción, el entreguismo de las estructuras, la locura de los delincuentes y la pasividad de una sociedad.

Todos hemos asistido con sobresalto, con enojo o con desconcierto al drama de los cuarenta y tantos estudiantes desaparecidos en Iguala. Vimos con naturalidad la huida del alcalde de ese lugar y de su jefe de policía, y aunque todos estábamos indignados, nadie levantó la voz para generar una demanda seria de justicia.

Hoy, cuando todo nos indica que los estudiantes fueron asesinados, cuando conocemos detalles tan escalofriantes como la entrega del grupo a los narcotraficantes, entrega hecha directamente por la policía, seguimos viendo que no hay una reacción contundente, que las autoridades involucradas siguen clamando inocencia y no sólo eso, siguen en sus puestos y hasta encabezando las investigaciones que supuestamente nos deben dar la verdad histórica de los acontecimientos.

El presidente Enrique Peña Nieto generó una gran expectación entre los medios, al conocerse que a las diez y media de la mañana de este lunes (tiempo del Pacífico) emitiría un pronunciamiento. Todos supusimos que se trataba de Guerrero, como finalmente ocurrió. Pero pensábamos que se trataba de acciones concretas, ejecutadas, de decisiones tomadas.

Desafortunadamente fue una especie de ultimátum, aunque otros dicen que tregua o plazo final, para que el gobierno del estado de Guerrero solucione el caso y castigue a los culpables. En todo caso dio a conocer que las policías de esa localidad serían sustituidas con elementos federales, para imponer respeto y orden.

Casi desde el primer momento, el gobernador Ángel Aguirre Riveros dijo que a los muchachos se los había llevado el narco, como si ello lo excluyese de cualquier responsabilidad. A muchos nos pareció una salida fácil, una exculpación de las policías a su cargo. Hoy sabemos que sí fue como dijo, con un pequeño detalle adicional: fueron sus policías quienes entregaron a los jóvenes.

Si los delincuentes procedieron de esa manera, fue seguramente porque se sentían con autoridad para imponer su ley. Los normalistas no eran una amenaza para el cartel de traficantes que ahí opera, pero es obvio que se sintieron con la capacidad y autoridad de echar la mano a sus autoridades. Esto responde a una especie de pacto en que la delincuencia se cuida de que no haya desmanes para que no se les caliente la plaza, y que proceden en los términos en que no lo puede hacer la autoridad.

Seguramente no fue el primer caso, pero sí el más grave. Es seguro que la impunidad les dio valor para perder las proporciones y pensar que así como podían limpiar el área de puchadores o sicarios rivales, también podían quitarle al gobierno la molestia de estudiantes rijosos y movilizados que no atendían  los lineamientos y límites gubernamentales.

Qué bueno que el presidente anunció su decisión de que el asunto no quedará impune. Lo malo es que deja la investigación en las manos de quienes permitieron que el estado de cosas llegara hasta elñ punto en que los delincuentes se sienten –y son- autoridad. Hay que recordar además que una justicia con tardanza también es impunidad.

IR CONTRA LA HISTORIA PROPIA

PARA CONSERVAR UN ESPACIO

Ángel Aguirre Riveros es, ha sido siempre un personaje lamentable de la política. Su pasado en el PRI fue el de un cuadro sujeto a los más lamentables usos y costumbres del priísmo ortodoxo, lo que le permitió ser gobernador sustituto después que a Rubén Figueroa Alcocer lo derribaron los muertos en Aguas Blancas.

Como fue muy breve aquel espacio, en que no hizo justicia ni aplicó la ley contra los responsables, mucho menos contra los responsables de los responsables, hizo todo lo posible por regresar, por ser gobernador nuevamente, sólo que entonces su partido de esos tiempos no lo designó, de modo que el PRD recogió el espantajo y conjuntó a los tránsfugas con el desgaste tricolor y la fuerza propia del perredismo para ganar la elección.

Hoy, el partido que ha condenado históricamente las matanzas, la represión, las colusiones del gobierno y la delincuencia, se encuentra en pie de lucha no para lograr el esclarecimiento del probable crimen múltiple, sino al gobernador que les alcanzó un espacio gubernamental.

Contra toda su historia, este partido que en su momento representó a la izquierda y a la insurgencia cívica, busca a como dé lugar la impunidad de Aguirre Riveros, no solo porque es su gobernador, sino porque el año próximo hay elecciones y el perredismo espera ganar la gubernatura por tercera vez, esta vez con el senador Armando Ríos Piter. Una caída escandalosa de Aguirre Riveros colocaría muy mal al partido del sol azteca.

El pragmatismo en su más pura expresión. Hay que ganar los espacios a como dé lugar, incluso protegiendo a quienes han actuado indebida, inadecuada o insuficientemente. El caso es que no vaya a ser que la gubernatura quede en manos de un corrupto priísta, que termine por relevar al impoluto Aguirre Riveros.

SI NO RESUELVEN ALLÁ, MENOS

VAN A RESOLVER EN LO DEMÁS

Si se permite que el gobernador de Guerrero encuentre y proceso a los culpables, el asunto va a quedar, cuando mucho, en una sanción al alcalde de Iguala y otros peces menores. Será una derrota para la sociedad no sólo guerrerense, sino de todo el país, porque sin mediar asesinatos masivos, en muchas partes de da la convivencia y connivencia de las corporaciones policíacas y el crimen organizado.

Hay estados como Tamaulipas donde esa situación ni siquiera se esconde y al no ver un castigo efectivo, una persecución real y efectiva a todos los involucrados, de los dos lados de la línea, y por supuesto también hacia arriba, en otras entidades podrían ocurrir casos como ese.

Por supuesto, cualquier usuario avezado sabe que no todo lo que se ve en las redes sociales es real, pero no deja de ser alarmante la advertencia que circula en nombre de los “Guerreros Unidos”, para que se deje en libertado a los veintidós policías detenidos hasta ahora, bajo la amenaza de que si no es así, divulgarán quiénes eran los funcionarios federales y estatales que los protegían. Aunque la amenaza no dé resultados (sería catastrófico) el mero hecho de que alguien se anime a hacer circular estas versiones muestra la certeza de que en este país no pasa nada.

EL WATERGATITO SIMALOENSE

Hace unos días elñ Ejército realizó un fuerte operativo en Culiacán. El resultado fue la detención de Missael Torres, hijo del JT, quien años atrás había caído en un operativo también sumamente escandaloso a cargo del Ejército.

Como siempre que hay una detención de esta naturaleza, las autoridades de la entidad dijeron a los reporteros que el joven Torres, a quien se atribuye la clave M2, no tenía antecedentes delictivos en la entidad. Ni ficha signalética, ni denuncias ni demandas, ni nada que lo hubiera puesto en la mira de las corporaciones policíacas locales.

Puede que sea cierto en todos los casos. Nunca las policías han sido muy eficaces, ni nunca ha sido imposible desaparecer un archivo. Lo importante es decir a la sociedad y a las autoridades que si el personaje se paseaba libremente, es porque no tenía cuentas pendientes en la entidad, al menos no de la jurisdicción local.

Por el contrario, lo que sí se encontró fue un nombramiento de síndico de una región rural de Cosalá, municipio ubicado en la sierra; y también una foto del hombre a un costado de un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno Sinaloa, foto que seguramente fue tomada durante una actividad promocional del turismo en ese municipio, actividad que recibe el apoyo logístico del estado.

Hay casos de mala suerte, y éste es uno de ellos. Que la detención de Missael Torres haya ocurrido en Culiacán, parece natural porque aquí es su ámbito, pero que además le descubran esa función oficial y esa foto justo en vísperas de que se realice aquí la reunión regional de Seguridad Pública, que encabeza el secretario Miguel Ángel Osorio Chong, es de un fatalismo catastrófico.

¿COMO AL TRAVIESO

O COMO AL AMÉRICA?

Hoy a las cinco de la tarde es la comparecencia del secretario de Salud ante los miembros de la Cámara de Diputados de Sinaloa. Como el asunto del dengue, interés principal de la comparecencia, está muy fuerte, hay quienes prevén que el secretario Ernesto Echeverría Aispuro saldrá como el Travieso arce, o como el equipo de fútbol América. Al primero lo vapulearon a lo largo de doce rounds, y al segundo nomás le ganaron cuatro goles a cero.

Si los interrogatorios son abiertos, el secretario tendrá para entretenerse, y los diputados más, pues hay temas pendientes como el financiamiento y garantías para la construcción de los nuevos hospitales generales de Culiacán y Mazatlán, los procesos de licitación de ambos, y el funcionamiento del actual Hospital Martiniano Carvajal, de este puerto.

En realidad el punto de acuerdo para este citatorio es el dengue, pero aun así, se trata de un tema escabroso, pues la incidencia tiene rasgos alarmantes en el centro-norte y norte de la entidad. La percepción es muy mala acerca de la forma en que esta enfermedad se ha enfrentado, y aunque el secretario llegue con sus datos en contrario, los diputados, sobre todo los que tienen aspiraciones políticas en la región, se irán con lo que les dicen sus representados.

Hay que reconocerle a Echeverría la disposición para acudir de inmediato, sin buscar que el tema se haga viejo. Lástima que las estadísticas no le favorezcan.

EN EL ARRANCADERO

Hoy inicia formalmente el proceso electoral que mueve a todo el país para renovar la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, con trescientas cutules de mayoría y doscientas de representación popular en juego.

También mueve a dieciséis estados de la República, en nueve de los cuales se elegirá a gobernador: Baja california Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora.

Se elige también a 388 diputados por mayoría y 251 de representación proporcional, así como 805 ayuntamientos.

Se ponen en movimiento (¿más?) miles de aspirantes de cada uno de los nueve partidos políticos con registro nacional: PAN, PRI, PRD, PVEM, PT, MOVIMIENTO CIUDADANO, PANAL, MORENA Y PES.

Si antes del inicio formal ya estaban ansiosos, imagínese cómo andarán ahora, aunque las definiciones de candidaturas se empezarán a generar a finales de enero, y los procesos internos se realicen entre marzo y abril, pues las elecciones serán el primer domingo de junio.