EN LA GRILLA

0
46
ANTONIO LÓPEZ SÁENZ.jpg

*Jesús Vizcarra: de los festejos al duelo

*Reconoce la UAS a Antonio López Sáenz

*Ya se entregó la información al Congreso

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Como nunca en el último cuatrienio, Jesús Vizcarra Calderón acaparó espacios en los medios informativos y por supuesto, atención en el medio político. A partir del momento en que el presidente Enrique Peña Nieto le entregó el premio al mejor exportador de su ramo, amigos y enemigos lo han tenido presente en sus conversaciones

 Vino luego el video sobre su presencia en palacio nacional durante la ceremonia del grito de independencia y el mundillo político se volvió a agitar y a revolver. Tanto, que al día siguiente alguien incurrió en el fraude de postear un supuesto mensaje de apoyo de parte del coordinador de comunicación social de la Presidencia de la República, David López Gutiérrez.

Todavía hubo grandes especulaciones en torno a la celebración por cuarenta y cinco años transcurridos desde la fundación de su empresa, Sukarne, que es hoy uno de los grandes emporios de la agroindustria nacional e incluso internacional, ceremonia a la que estaba convocado prácticamente todo el gabinete agropecuario del gobierno federal.

Sin embargo, justo cuando este acto debía estar desarrollándose, ocurrió el lamentable fallecimiento de su suegra, la señora María de los Ángeles Castro de Avendaño, lo que obviamente vino a dar un derrotero totalmente distinto a la efemérides.

El secretario de Agricultura, Enrique Martínez y Martínez, estuvo por la tarde con la familia Vizcarra Avendaño y después se regresó a la ciudad de México con todos sus acompañantes. En la ciudad de Culiacán permaneció el subsecretario de Agricultura, Jesús Aguilar Padilla, quien durante la noche estuvo junto con su familia, acompañando a Vizcarra, su esposa y sus hijos.

Como era previsible, el gobernador Mario López Valdez no participaba en la ceremonia de festejos, aunque trascendió que el secretario Martínez y Martínez se comunicó con él en dos ocasiones para atender los protocolos territoriales.

A pesar de todo, los funerales de la señora Castro de Avendaño han tenido un carácter privado, al que han acudido más personas relacionadas con la familia y el sector empresarial, que con la actividad política.

UNA SOLUCIÓN

CONTROVERSIAL

Al Oficial Mayor del ayuntamiento, Salvador Reynosa Garzón, le tocó detener de tajo el problema que se había generado con la Universidad Autónoma de Sinaloa a causa de un terreno para construir la Escuela de Medicina del sur de Sinaloa. Durante una conferencia de prensa a la que habían citado los regidores para rechazar la posición de la UAS, Reynosa apareció y dio un giro absolutamente distinto: sí hay terrenos, dijo, y ofreció dos posibilidades.

Posicionado de su papel, Reynosa no permitió siquiera que las preguntas de los reporteros lo llevaran a confrontarse con las posiciones anteriores, incluso las propias.

Como se sabe, en marzo el rector Juan Eulogio Guerra Liera acudió a una audiencia con el alcalde, y ahí le planteó la necesidad del terreno, a lo que Carlos Felton respondió con una cortesía que hizo pensar en que la respuesta sería positiva.

Sin embargo, pasados los meses se volvió a presentar el tema y el alcalde dijo que no se le había hecho ninguna petición formal. Cuando ésta se hizo, la respuesta fue que no, porque no los había.

Por el contrario, Reynosa dijo que desde marzo el alcalde le instruyó para que localizara terrenos que pudiesen servir para el caso, y que ha estado trabajando en ello, tanto, que ahora que ya se formalizó la petición por parte de la UAS, se le tiene la respuesta de dos predios: uno por el rumbo de la Universidad Tec Milenio, por la Marina, y el otro por el fraccionamiento Pradera Dorada, por el poblado de El Conchis.

Eso sí: en ambos casos se trata de lugares en que se requerirá de una serie de trámites y procesos que se contraponen con la urgencia de la UAS por empezar a ejercer los veinte millones de pesos que le asignó el gobierno federal para realizar estas obras.

Al final lo importante es que se solucione este caso, pues sería absurdo que una autoridad como el presidente municipal dejara ir la oportunidad de que en su ciudad exista una escuela de medicina, cuando hay tantas carencias precisamente en los renglones de opciones educativas accesibles y de atención a la salud para los grupos populares.

UN MERECIDO RECONOCIMIENTO

DE LA UAS A ANTONIO LÓPEZ SÁENZ

Hoy a las once de la mañana, el rector Guerra Liera dará a conocer la asignación del Doctorado Honoris Causa de la institución al pintor mazatleco Antonio López Sáenz.

Se trata de un justo y merecido reconocimiento a este gran artista que ha sabido plasmar el espíritu del Mazatlán de ayer y hoy, sin perder por ello la óptica universal de una obra reconocida.

López Sáenz es miembro fundador del Colegio de Sinaloa y obtuvo el Premio Sinaloa de las Artes, además de haber recibido múltiples reconocimientos, entre ellos el de la Universidad Autónoma de Sinaloa que en 2001 lo homenajeó durante el sexto festival cultural universitario con una exposición llamada por el pintor “Volver a casa”, en alusión a sus raíces uaseñas, pues en esa institución estudió (cuando era aún Universidad de Sinaloa) antes de irse a la Academia de San arlos, en la Ciudad de México. Ha realizado exposiciones internacionales como la de Chicago, en 1998, titulada “Del Mar al Lago, de Mazatlán a Chicago”, organizada por el entonces Cónsul de México en aquella ciudad, Heriberto Galindo Quiñones.

El Instituto de Cultura de Mazatlán mantiene el Premio de Artes Plásticas Bienal Antonio López Sáenz, que forma parte fundamental de la actividad cultural de su Carnaval Internacional, y el Instituto Sinaloense de Cultura designó con el nombre de López Sáenz a una importante galería ubicada dentro del Conjunto Cultural Genaro Estrada, donde el ISIC tiene su sede.

El pintor es una figura cotidiana en el Centro Histórico de Mazatlán, por cuyas calles circula recibiendo invariables muestras de afecto.

SALUD YA ENTREGÓ LA

INFORMACIÓN AL CONGRESO

Comentábamos ayer el desatino de no atender una petición del Congreso para conocer de manera directa la indicación de Banobras, en que se pide ampliar las garantías para el financiamiento de los dos nuevos hospitales –Mazatlán y Culiacán- y las corridas financieras que explican cuáles serán las formas, procesos y comportamiento de los pagos de esos compromisos.

Señalábamos la falta de atingencia que atribuíamos en la entrega de ayer, a las secretarías de Administración y Finanzas y de Salud, cuyos titulares acudieron a la Cámara de Diputados de Sinaloa para explicar todo este procedimiento que se ha convertido en una severa polémica a raíz de las dudas que genera el hecho de que se comprometan como garantía partes importantes de las participaciones federales que recibirá Sinaloa durante los próximos veinticinco años.

Ayer mismo el secretario de Administración y Finanzas, Armando Villarreal, nos comunicó que la información ya había sido entregada a la Cámara, y que se había dispuesto de un plazo adicional para hacerlo, por lo que no se podía considerar que hubiese retraso. Lo importante, señala, es que ya fue entregada.

Villarreal explicó además que en realidad todo este proceso corresponde a la Secretaría de Salud, pues son sus programas, sus proyectos y también sus recursos los que quedan comprometidos en todo este movimiento. La intervención de la Secretaría de Administración y Finanzas, apunta, se daría, si la ampliación es aprobada por el Congreso, en el caso de que la SS no pueda hacer los pagos correspondientes y se afecten las participaciones asignadas como garantías. Lo que haríamos nosotros en tal caso, sería apercibirlos del hecho y hacer los ajustes necesarios para recuperar el dinero, tomándolo de las partidas de la propia Secretaría de Salud, que dispone de asignaciones federales, estatales, y de las cuotas de recuperación que se aplican a los pacientes, para salir delante de esos compromisos.

Este asunto ya quedó solventado entonces, de modo que el paso siguiente es que se reanude el análisis y seguramente el debate dentro el Congreso.