EN LA GRILLA

0
45
vizcarra EN PALACIO.jpg

*El video de Vizcarra atiza el futurismo

*Se busca apoyo para Baja California Sur

*Continúa la polémica sobre hospitales

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

El video de Jesús Vizcarra calderón en Palacio Nacional corrió viralmente, como se dice en la jerga de los internautas. Muy pocos podían abstenerse de reproducirlo y compartirlo con comentarios a favor o en contra, pero nunca indiferentes. Y no es para menos.

En el video aparecen los pasillos de Palacio, con sus brillantes pisos de parket, los enormes portones de ricas maderas, los atisbos de un cielo raso repujado por artesanos especializados; los enormes cortinajes, el lujo general de un edificio histórico a cuyo fondo aparece finalmente la primera dama con un llamativo outfit que luego será tan alabado como denostado. Finalmente aparece también el presidente, al lado de ella. Viene ataviado con la banda presidencial, escoltado por un guardia del Estado Mayor, como es normal. A paso largo pasa frente a la cámara que hace las tomas y lanza un saludo serio, formal, apenas un asentimiento de cabeza que basta para indicar que el destinatario ha sido reconocido.

La lente sigue el paso de la pareja presidencial y luego, cuando ésta se pierde en la larga sucesión de cámaras y antecámaras del histórico edificio, la lente regresa, gira en redondo y toma a un Jesús Vizcarra Calderón que sonríe luciendo más el gafete de invitado que el costoso traje, adecuado para las circunstancias. Luego aparece la señora Alma Avendaño, su esposa, quien termina el paneo en una selfie.

Son apenas veintiséis segundos, pero pesan como media hora sobre quienes tienen ganas de que este video diga algo, diga lo que quieren oír, que sí está en el ajo, que su amistad con el presidente, ratificada una vez más, arrancada de cualquier posibilidad de duda irracional, es suficiente como para volverlo a lanzar como candidato a gobernador de Sinaloa en los albores del relativamente cercano 2016.

Después de esos 26 segundos viene una serie de preguntas que por lo pronto no tienen más respuesta que aquello que surgió ante la cámara de un Smartphone.

Lo primero que se le ocurre al columnista es ¿por qué subir las imágenes? Es obvio que para cualquiera es una oportunidad que debe aprovecharse. Estar en Palacio Nacional, en una ceremonia como la del grito de Independencia bien merece un testimonio, sobre todo con las facilidades tecnológicas que ahora existen, pero ¿para qué subir las imágenes a una red pública, cuando el marido ha dicho que no quiere participar en la lucha por la gubernatura?

En una pareja tan integrada es evidente que no se trató de voluntarismo, de entusiasmos irreflexivos.

En junio de este año, Vizcarra Calderón rompió cuatro años de silencio para decir que no estaba buscando candidaturas ni gubernatura. No había cuestionamientos al respecto, sólo ocurrió. El empresario de la carne encabezaba todas las encuestas con miras al 2016. Acababa de pasar el incidente en que el presidente parecía haber destapado a su vocero David López Gutiérrez con aquella frase de “(…) pero no mates esperanza alguna, queridísimo gobernador”.

Pero después de la declinación, Vizcarra aumentó su distancia sobre los demás nombres manejados en las encuestas. Las especulaciones se han mantenido indeclinables y hasta han recibido alimentos, incentivos poderosos, que van desde las conocidas invitaciones a giras internacionales hasta las cercanías institucionales que tuvieron su mayor exposición durante la reciente convención nacional de exportadores, donde el propio presidente le entregó un Premio al que se le dio connotación de destape adelantado.

Aunque en ese momento no hubo un solo indicio que reavivara las especulaciones, el resultado fue el mismo: todo mundo dio por hecho que la falta de señales era también una señal, reforzada por las declaraciones de Vizcarra, quien dijo que sigue sirviendo al país, al estado, a las instituciones, no sólo a través de sus empresas, sino también a las tareas de corte social.

El video no hace sino confirmar las especulaciones y dar más pasto a quienes siguen rumiando la certeza de que “el destape viene por ahí”, aunque no dejen de ser especulaciones.

DE VÍCTIMAS A APOYO

DE LOS AFECTADOS

Sinaloa parecía víctima segura de los efectos de Odile, con todo y que la trayectoria siempre fue directa a la península bajacaliforniana. Se preveía que sus intensas bandas nubosas nos traerían tanta agua que nuestras ciudades volverían a colapsarse como ha ocurrido varias veces en los tiempos recientes.

Por fortuna no hubo tal y ahora el estado se encuentra enfocado a apoyar a los damnificados de la península. Ayer mismo salieron de Mazatlán y de Topolobampo sendos barcos cargados de ayuda y personal técnico dirigido a resolver los problemas de abastecimiento de energía eléctrica; de allá llegaron aviones con turistas que habían quedado varados y desde aquí retomarán el regreso a sus ciudades de origen.

El gobernador Mario López Valdez llamó a la población a donar cuanto pueda para apoyar a la gente que se quedó literalmente sin nada qué llevarse a la boca, sin nada qué ponerse. Los DIFs de cada municipio serán centro de acopio para canalizar la ayuda de la sociedad.

La Universidad Autónoma de Sinaloa dio la primera respuesta a esta necesidad de nuestros coterráneos. Cada plantel, cada oficina regional, será convertida también en centro de acopio.

Hay muchos motivos para ser generosos. No sólo es la desgracia en seco, como la vemos en otros lugares. En la Baja sur viven miles de sinaloenses; tanto en La Paz como en Los Cabos, hay familias mazatlecas completas que se fueron a aportar en los desarrollos hoteleros y comerciales de aquellos rumbos, todos por aquí tenemos alguna muy querida rama familiar emigrada a través del Mar de Cortez, que ha unido más que separar.

SIGUE LA POLÉMICA

SOBRE LOS HOSPITALES

El tema parecía olvidado, pero mientras no pase el tamiz de la autorización en el Congreso, la petición garantizar el financiamiento de los nuevos hospitales con participaciones federales de Sinaloa seguirá siendo un motivo de fuertes polémicas.

Ayer el diputado Jesús Burgos Pinto, uno de los más fuertes impugnadores de esas garantías, lamentó la descalificación de que a su juicio, los hizo objeto el gobernador Mario López Valdez.

Después de las críticas iniciales, que englobaron el riesgo que parece cernirse sobre las garantías pedidas, y la situación económica del gobierno sinaloense, el gobernador dijo que los señalamientos pretenden bloquear la construcción de nuevos hospitales de Mazatlán y de Culiacán, perjudicando así a la población, que no podría recibir servicios médicos de primer nivel.

Burgos Pinto demanda que el mandatario sinaloense “debe someterse a la dinámica impuesta por la democracia y por nuestras normas, que requieren que su propuesta sea analizada y discutida en el Congreso del Estado”. En lugar de descalificaciones, exige, debe responderse con datos, con corridas financieras que garanticen un sano manejo de las finanzas sinaloenses.

El legislador priísta insiste en sus dudas sobre la capacidad para solventar los gastos, toda vez que según expone, el propio secretario de Administración y Finanzas, Armando Villarreal, reconoció que no existe un Plan B para atender una contingencia en que el dinero que destina el gobierno federal al manejo hospitalario, sea insuficiente para pagar a los constructores y administradores de los nuevos hospitales.

Como se ve, hay muchos elementos para el debate. La discusión enriquece el manejo de los asuntos públicos, de modo que habrá que esperar un análisis a fondo de las propuestas tanto en el seno del Congreso como en la sociedad. Habrá que esperar a que efectivamente sean viables los proyectos de construir hospitales de primer nivel que además de ser accesibles para la población en general, especialmente la de escasos recursos; y que no sean lesivos o riesgosos para las finanzas públicas actuales y futuras de la entidad.