EN LA GRILLA

0
63
MALOVA DIEZ MORODO.jpg

*Embonan los empresarios con Peña Nieto

*El premio que a todos llamará la atención

*César Camacho: una unidad con ausencias

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

El presidente Enrique Peña Nieto viene a Mazatlán en su momento de mayor efervescencia. No es un acto tan espectacular como el mensaje por su segundo informe, ni tampoco el de la presentación de su mayor obra de gobierno, el aeropuerto de la Ciudad de México, pero viene a un foro de empresarios mexicanos de altos vuelos a quienes seguramente recontará sus expectativas de futuro y las necesidades de participación ciudadana, sobre todo empresarial, para concretar las posibilidades que trata de abrir a partir de las reformas.

Por supuesto que desde la perspectiva local, a muchos les intriga saber qué propondrá el gobernador Mario López Valdez, qué planteamientos se le harán y qué se espera que el presidente ofrezca cumplir. Ayer el gobernador Mario López Valdez hizo un recuento de los diálogos que tiene usualmente con el presidente cuando viene y dio una explicación sobre la mecánica del planteamiento de necesidades y de prioridades por atender.

Para el presidente, sin embargo, lo primero es lo general. Ante los exportadores mexicanos, que desde anteayer realizan su congreso nacional en esta ciudad y pasados por agua, delineará la ruta por la que el país habrá de reencontrarse con el crecimiento económico, o por lo menos con la posibilidad de trascender los crecimientos mediocres que ha vivido durante los últimos treinta años.

Encontrará un ambiente propicio. Desde ayer el presidente de COMCE, Valentín Díez Morodo,  manifestó repetidamente la disposición de seguir adelante con los proyectos del presidente. Aunque destacó el papel de México en el crecimiento del comercio internacional –ascendimos un espacio en la lista de países exportadores y en el ranking de las economías mundiales-, admite que debe lucharse contra situaciones como la caída de cinco espacios en los niveles de competitividad y contra los rezagos que vive el país.

El líder empresarial llamó a participar todos en coordinación, una coordinación que incluye a los diferentes niveles de gobierno y a las diferentes capas de la sociedad, aprovechando, dijo, las condiciones que generan los nuevos instrumentos legales de la nación, para luego advertir que las reformas no darán resultados solas, sino que requieren precisamente de la participación de la sociedad.

Como vemos, no hay ni diferencias ni desencuentros en el discurso presidencial y el de los empresarios, pues aunque Díez Morodo representa a los exportadores, es un hombre de gran influencia en todas las ramas de la economía.

Será seguramente un encuentro de grata memoria para Peña Nieto, lejos de cualquier controversia o confrontación.

UN PREMIO CON

MUCHA JIRIBILLA

Antes de clausurar la convención, el presidente entregará la versión 2014 del premio a las empresas exportadoras del país cuyo desempeño las colocó por encima de sus competidores en el país.

Es un premio anual, decidido por el Consejo Mexicano de Comercio Exterior, bajo los criterios del propio consejo, aunque es el presidente quien los entrega.

Y ahí es donde se ha desatado el boom del morbo político, pues como todo mundo sabe, una de las empresas que tiene la posibilidad, prácticamente la certeza de obtener el galardón, es nada menos que Sukarne, del grupo Viz, propiedad nada menos que de Jesús Vizcarra Calderón, quien fuera candidato rival del gobernador Mario López Valdez.

La expectación está en el momento en que Vizcarra Calderón pase al frente y reciba de manos del presidente el diploma o trofeo que acredita el reconocimiento. Por supuesto, se espera también el momento en que López Valdez y Vizcarra Calderón crucen las manos, se saluden y quizá hasta intercambien un diálogo.

Lo que muchos esperan es que el momento de la entrega sea una revelación con miras al 2016. Es proverbial que entre el mandatario y el excandidato hay una cercanía importante. Y si hace unos meses hubo un supuesto destape a favor de David López, el vocero presidencial, hoy pudiera ocurrir una nueva travesura, o tal vez una señal, sueñan algunos, aunque la verdad es que una sucesión requiere de mucho más que eso.

El morbo empezó ayer a recibir señales. El gobernador Mario López Valdez agradeció a Comce que se hiciese un reconocimiento de empresas sinaloenses, porque aquí tenemos magníficos empresarios, recontó: la familia Ley, los Coppel, que facturan más que cualquier tienda departamental en el país, Pinsa, de Leovi Carranza: nadie produce más atún que Leovi Carranza en toda América Latina; Café El Marino…

Y la lista terminó ahí, abruptamente, sin mencionar al sinaloense que domina un muy importante porcentaje del comercio mundial de la carne, Jesús Vizcarra Calderón.

Pero todo es mera especulación. Esta tarde estaremos en condiciones de comentarles la realidad.

EL HERMANAMIENTO

OFICIADO POR CAMACHO

En el Consejo Político del PRI los militantes de siempre ni se notaron. Los opacaron sus hermanos recién reconciliado, los más de treinta miembros de primera línea en el gobierno estatal, que acudieron a tomar protesta para personificar la actual política del presidente del comité ejecutivo nacional priísta, César Camacho Quiroz, aquel que en 2011 dijo que los malovistas arrepentidos tenían la puerta abierta para regresar, pero a condición de que hiciesen cola.

Ayer Camacho Quiroz dio la nueva directriz respecto del gobernador Mario López Valdez, que ya está medio gastada por supuesto: si nos respeta, lo respetamos, si nos respalda, lo respaldamos. Así de sencillo.

Evidentemente Camacho Quiroz no trae consigo todas las líneas que ofrezcan al menos la imagen de unidad que tanto pregonó ayer en Culiacán. Aunque trajo en su vuelo privado al exgobernador Francisco Labastida Ochoa, ese renglón, el de los exmandatarios, quedó desairado, pues no acudieron ni Antonio Toledo Corro, ni Juan Sigfrido Millán Lizárraga, ni Jesús Aguilar Padilla, ni Fortunato Álvarez Castro, aunque éste tiene la explicación de su avanzada edad.

En cambio del gabinete de Mario López Valdez estuvieron prácticamente todos los que quisieron acudir. Ya se sabe que por una celada panista, Gerardo Vargas Landeros, el secretario general de gobierno no pudo acudir a tomar posesión de su cargo como consejero, aunque envió a su hija, que por cierto no es su suplente.

No extraña que ahí hubiese estado Karím Pechir Espinoza de los Monteros, quien anda en busca de una diputación federal, la del sexto distrito. En cambio sí sorprendió poderosamente que estuviese presente el Secretario de Administración y Finanzas, Armando Villarreal, quien fue señalado como alentador de la campaña del expriísta y hoy panista Ernesto García Cota, entre otros contactos cercanos, estrechos, con personajes y acciones del blanqiazul.

Otra ausencia notable fue la del secretario de Desarrollo Social y Humano del gobierno del estado, Juan Ernesto Millán Piestch, quien a la hora de la reunión del consejo estaba en Mazatlán, recorriendo zonas afectadas por las lluvias que nos mandó el huracán Norbert. Millán Piestch dedicó el día a esos recorridos. A las siete y media de la noche todavía estaba en el albergue que se abrió en la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, en la colonia Juárez. Desde ahí lo entrevistamos telefónicamente para Fórmula Noticias Sinaloa.

En los corrillos políticos se advirtió que las ausencias aguilaristas fueron muy marcadas: ni Pablo Moreno Cota ni Jesús Burgos Pinto, ambos expresidentes del comité directivo estatal del PRI, ni Ramón Barajas, exalcalde de Guasave y diputado local, ni Mayra Gisela Peñuelas, exsecretaria particular de Jesús Aguilar Padilla en la gubernatura.

Ahí estuvo en cambio Heriberto Galindo Quiñones, hablando maravillas de una unidad y de la apertura y la participación, a pesar de que en este mismo año fue desplazado por Camacho Quiroz en sus aspiraciones para dirigir al PRI estatal.

¿Me creerá si le digo que el dirigente nacional declaró que su partido en Sinaloa está listo para el 2015, y que por supuesto, el 2016 está supeditado al transcurso de la elección legislativa del año próximo?

MAMÁ, SOY MEMITO NO HARÉ TONTERÍAS/

Y UN CIELO IMPASIBLE DESPLIEGA SU CURVA

Como informa Sinaloa enlínea en nota aparte, el coordinador de Puertos y Marina Mercante de la SCT, Guillermo Raúl Ruiz de Teresa, quiso tranquilizarnos diciendo que “es una tontería pensar que el puerto (de Mazatlán) se va a quedar así después de lo micho que le hemos invertido, como país, en carreteras”, refiriéndose básicamente a la carretera Mazatlán-Durango, la más cara de cuantas se hayan hecho en México.

En efecto, es razonable que se construya un puerto de talla internacional, si se metió tanto dinero en una carretera que permite cruzar transversalmente a la República, y cuyo uso ahorra días de tránsito marítimo entre Asia y el este de los Estados Unidos (ahorrándose el canal de Panamá) y muchas horas de cruce de territorio estadunidense entre Los Ángeles y Texas.

No importa que durante este año no se hayan asignado recursos a la obra de dragado del canal y que se perdiera todo el año sin avanzar en la destrucción de la enorme piedra que estorba para conseguir el calado necesario; no importa que todavía no se sepa cuál fue la propuesta de la SCT para esta obra, ni se conozca la fracción de esa propuesta que autorizaría la esquiva Secretaría de Hacienda, ni mucho menos qué van a hacer los diputados con esas propuestas.

Con todos esos inconvenientes, sigue siendo válida la expresión de Ruiz y de Teresa: es una tontería pensar que el puerto se va a quedar así.

Sobre todo con el antecedente de que a la alta burocracia nacional nunca le da por hacer tonterías, los mazatlecos podemos estar tranquilos.

INSISTENTES

Comuneros de El Salto llegaron desde ayer para apostarse en una zona visible al presidente, a fin de insistir en su demanda de que se les pague, y con justicia, la tierra que se les quitó para construir la carretera Mazatlán-Durango.

Ya desde ayer por la tarde la avenida donde está el Centro de Convenciones estaba resguardada en su acceso por un fuerte dispositivo de seguridad integrado por patrullas y un “Rino”. Y todavía faltaban los elementos desplegables del Estado Mayor Presidencial.