EN LA GRILLA

0
39
tlatelolco-jpg_215759.jpg

 

*El PAN de Manuel Clouthier y el actual

*Cuarenta y cinco años del dos de octubre

*Resultados del viaje en pos de los cruceros

FRANCISCO CHIQUETE

Así Como se diluye la esencia que el Partido Acción Nacional tuvo en otros tiempos, se va diluyendo la presencia de Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, cuyo paso por la política dejó una imagen que parecía inagotable, pero que por lo visto hasta ahora, no era tal.

De entrada, el propio hijo de Clouthier aparece renegando de que Acción Nacional le haga un homenaje en su aniversario luctuoso –el número veinticuatro-. Si él viviera, dijo el llamado “maquiito”, se indignaría de ser objeto de ese reconocimiento. En efecto, el PAN que dejó Clouthier en Sinaloa era contestatario, entrón,  a veces hasta la necedad, pero siempre dentro del papel de un partido opositor.

Pero al momento de su muerte ya las cosas empezaban a cambiar. Después que denunció el fraude electoral de 1988, en que se benefició a Carlos Salinas de Gortari, Clouthier tuvo que aceptar el diálogo de su partido con el propio Salinas, y dejar pasar aquella declaración de don Luis H, Álvarez, en el sentido de que si bien hubo una elección indebida, Salinas de Gortari se podía legitimar en el ejercicio de gobierno.

En el propio periódico de la familia, Noroeste, se publicó una declaración de Clouthier, a propósito de las medidas que estaba aplicando Salinas de Gortari. -¿Qué estaría haciendo usted, de haber ganado la Presidencia?, le preguntaron. Y la respuesta fue contundente: -Lo mismo, pero con más gusto, porque ellos lo están haciendo obligados por las circunstancias, y yo lo haría por convicción.

Manuel Clouthier murió durante un accidente cuando venía de Culiacán a Mazatlán por la carretera libre -única que funcionaba entonces-. Participaría en el cierre de campaña de Humberto Rice García, candidato del PAN a la Presidencia Municipal de Mazatlán por segunda ocasión. El evento, realizado en el Estadio Teodoro Mariscal, no prometía mucho, pero después de conocerse la noticia del fallecimiento, cientos y cientos de simpatizantes empezaron a fluir, ateridos por el impacto de la desgracia, hasta llenar los graderíos.

Indudablemente el acontecimiento ayudó a Humberto Rice García a alanzar una votación competitiva, pues con todo y ese empujón, quedó formalmente debajo de Raúl Darío Cárdenas Duarte.

Nunca hubiera pensado Manuel Clouthier que este acto al que venía, y que terminó por costar la vida suya y la del diputado local  Javier Calvo Manrique, terminó en la primera concerta-cesión del gobierno salinista al Partido Acción Nacional. Un acuerdo en Los Pinos, explicado por el propio Luis H. Álvarez, permitió que el resultado oficial de la elección mazatleca fuese cambiado para favorecer a Humberto Rice. Y menos hubiera pensado Clouthier que ese inusual acontecimiento sería a costa de la victoria obtenida por su entrañable amigo Rafael Morgan Ríos en la Presidencia Municipal de Culiacán, que finalmente no le reconocieron y quedó en manos del finado Lauro Díaz Castro.

Vaya usted a saber qué habría herido más a Clouthier: ese, o la declaración de Vicente Fox Quezada en el sentido de que fue el propio Maquío quien lo inspiró para participar en la política. Después del papel que hizo Fox como Presidente de la República, y del que hace como expresidente, es seguro que habría preferido quedarse con aquella vieja declaración de neutralidad, cuando antes de ser candidato a algo (pero después de haber intentado inútilmente serlo del PRI por la alcaldía culiche), dijo no tener estómago para militar en el PRI, ni hígado para hacerlo en el PAN.

DOS DE OCTUBRE

NO SE OLVIDA

Hace cuarenta y cinco años  el gobierno mexicano truncó a balazos una movilización social que triunfó a pesar del baño de sangre en que aparentemente había acabado. El gobierno de Gustavo Díaz Ordaz de Luis Echeverría Álvarez y muchos otros “prohombres” del sistema lograron detener en forma contundente las manifestaciones de los jóvenes que demandaban apertura, democracia y participación en un movimiento que empezó de nada y terminó en una de las mayores expresiones de disidencia en un espacio que no ofrecía ningún resquicio para ello.

A pesar de todo, la matanza del dos de octubre quedó como una herida en la conciencia. Un parteaguas a partir del cual todos los gobernantes intentaron desmarcarse, aunque fuera sólo de palabra, de ese modelo represor y cerrado. Hasta Luis Echeverría intentó hacerse pasar por paladín de la apertura y del impulso a la juventud. Un día, activistas de la Universidad Autónoma de Sinaloa le brincaron durante un evento que supuestamente era de académicos puros, pero que fue permeado por activistas que bien aprovecharon el momento y plantearon su enojo por la falta de apoyos y respuestas. No fue necesario hacer más: el dinero fluyó sin dificultades. De ahí salieron hasta viajes de estudios aquí a la vuelta, nomás a China.

Con el transcurso del tiempo, las cosas han ido cambiando. La izquierda se legalizó y muchos de los dirigentes del sesenta y ocho se convirtieron en diputados, después en senadores y hasta en funcionarios de primera línea. Unos llegaron al mismísimo Partido Revolucionario Institucional, donde después se encontraron con guerrilleros asimilados, haciendo efectivo aquel poemínimo de Efraín Huerta llamado “Desconcierto”, que decía: “a mis viejos maestros de marxismo no los puedo entender Unos están en la cárcel Otros están en el poder”.

NUESTROS ABNEGADOS

REPRESENTANTES POPULARES

Don Rafael Uriarte es presidente de la Federación de Tortilleros de Sinaloa. Es un industrial de la masa y la tortilla que tiene muchos años operando, pero que le agarró gusto a la política, lo que le ha permitido ser diputado local, regidor y de nuevo regidor. Todo un hombre de estado, al servicio permanente de la comunidad, al que no le ha importado ser lanzado por una facción política o por otra u otras.

Don Rafael, como se sabe, agarró un nuevo aire de notoriedad porque en dos de sus tortillerías encontraron que las básculas estaban alteradas y daban kilos de 900 y de 800 gramos, respectivamente. Si eso es grave, el hecho de que el autor de semejantes desatinos sea un diputado local en funciones, es decirm, un representante popular, nos pinta de cuerpo entero a una clase política que no tiene llenadera ni ganas de encontrarla.

Por supuesto que la primera reacción de don Rafael fue decir que el hallazgo de la Procuraduría Federal del Consumidor estaba orientado por una directriz política. EL hombre ha sido opositor al hoy poderoso grupo de los Tecolotes en Salvador Alvarado, donde intentó aprovechar su cercanía con el gobernador Mario López Valdez para que lo hicieran candidato a alcalde, en contra de la actual alcaldesa electa, Liliana Cárdenas, emparentada muy directamente con el grupo en cuestión nada menos que a través del mismísimo vocero del presidente Peña Nieto, David López Gutiérrez.

Sin embargo la audacia de esa exculpación duró poco y la versión cambió. La Profeco, dijo, está actuando adecuadamente. Son los empleados de las tortillerías los que hicieron mal. Por supuesto, los empleados y no él. Es muy entendible que un dueño de tortillerías no sepa que sus básculas dan kilos menores a los mil gramos. Semejantes casos han de ser frecuentes, a juzgar por la naturalidad con que el diputado esgrimió su argumento.

LA NECESIDAD ES NUESTRA

El gobernador Mario López Valdez y demás integrantes de la comitiva sinaloense en el XX Encuentro Mundial de Cruceros Turísticos dieron una batalla bárbara por conseguir buenos resultados, especialmente por traerse la seguridad de que esos barcos regresarán a Mazatlán en los mismos niveles en que estuvieron viniendo hasta antes de la ruptura ibnapelable de aquel último día del carnaval del 2011.

De alguna manera la traen. En el próximo noviembre se darán algunos arribos, otros en diciembre y principios del 2014, pero nada más. Probablemente a partir del 2015 se nos empiece a programar de nuevo, siempre sujetos, por supuesto, a la demanda de servicios que se presente en el estado de California, principal demandante de los viajes por la llamada Riviera Mexicana.

Llama la atención la actitud de algunas de las empresas. Carnival, por ejemplo, siendo la más importante y de más numerosos arribos potenciales, pide una modernización de la terminal. Por supuesto, todos los negocios tienen la esperanza de dar a sus clientes lo mejor, sobre todo cuando la infrestructura es ajena, pero es el caso que hay muchos destinos, muchas escalas de esos cruceros, en que el desembarco se hace en pangones porque no hay un puerto fornal y con el suficiente calado como para recibir a los cruceros, y en esos sitios nadie va y dice que quieren que les construyan un puerto.

Distinta la actitud de la presidente de la Asociación de Navieros de la Florida y del Caribe, quien propuso un estudio con todas las ofertas y debilidades del destino turístico mazatleco, a fin de atender lo necesario. No sólo dio el consejo, también ofreció pagar la mitad del costo del estudio, para que la parte sinaleonse pagara el resto.

En fin que la comitiva recibió las seguridades de que nos quieren mucho, se interesan mucho por nosotros, y de que van a volver cuanbdo ellos consideren que es adecuado, como ya estaba previsto,

Pero como la necesidad es nuestra, tenemos que regresar con una sonrisa en los labios por las grandes expectativas que todo eso nos abre.