EN LA GRILLA

0
25
_CER5600.jpg

*¿Primeros movimientos del gabinete feltonista?

*No pasa nada con los malovistas, dice Malova

*Burgos Pinto en contra de las Público-Privadas

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

¿Quién utiliza a quién?

El exalcalde desaforado y hoy regidor lanzó una serie de acusaciones nunca precisas, nunca claras, contra el subdirector de Ecología Municipal, Ángel García, quien encabeza a la cuota gubernamental que le correspondió al PRD por haber participado en la campaña electoral del hoy alcalde Carlos Felton.

Con el desprestigio del innombrable, muchos pensamos que todo quedaría en un petardo, que Felton no agravaría la de por sí difícil relación con el PRD, despidiendo a alguien de ese partido, pero ayer las cosas parecían tomar un cariz distinto.

Se asegura que si Ángel García no renuncia, allanándose al procedimiento, se va a dar valor a la acusación del innombrable y terminarán por darle cran. Lo que quieren es que coopere para darle cuello, ni más ni menos. No es que le crean al regidor endosado por el PT. Es que esto les permitiría disponer de un espacio para sacarse de encima otro problema que ya se ha vuelto más incómodo que las cuentas públicas del trienio pasado.

Si Ecología queda libre, el alcalde a su vez quedará en condiciones de llevar para allá a Jorge del Rincón Jarero, el director del Acuario, a quien no ha podido asimilar como colaborador, pero que tampoco puede echar a la calle porque es parte de una de las familias más importantes dentro del panismo sinaloense, y porque además Felton no quiere que el exalcalde Alejandro Higuera Osuna se corone con el laurel de la razón en sus pronósticos iniciales de que habría venganzas en las que no se respetaría ningún tipo de espacios.

Como se sabe, en el Acuario el alcalde ha buscado por todas las vías que el director se vaya, o que el Consejo de Administración no tenga otra salida que echarlo, sin que sea necesariamente culpa del propio munícipe. Un cambio de lugar sería una salida adecuada para alguien que tiene interés en permanecer en Mazatlán y para alguien que no quiere malquistarse con un clan cuyo enojo podría costarle no sólo votos dentro del partido, sino también en el Congreso del Estado.

Este sería el primer cambio en el gabinete de Carlos Felton. La verdad es que no ha habido motivos ni escándalos graves para que la gente exija o espere cambios, salvo aquellas fotos tomadas a trabajadores de la comuna que conducen vehículos oficiales sin colocarse el cinturón de seguridad y con el celular pegado a la oreja, nadie había sido cuestionado.

Ahora bien: en honor a la verdad, tampoco es motivo de orgullo, porque en contrapartida no se han ganado ni felicitaciones ni reconocimientos.

UN GOBIERNO CIUDADANO QUE

INCLUYE AL REVOLUCIONARIO

Pese a la notoria cercanía que existe entre el gobierno del estado y el PRI, y sobre todo entre varios de sus principales funcionarios y ese mismo partido, ha generado una enorme polémica la designación de Gerardo Octavio Vargas Landeros como miembro del Consejo Político Estatal, en compañía de su cercano colaborador, Marcial Liparoli.

Interrogado sobre el caso, el gobernador Mario López Valdez recordó que él fue un candidato ciudadano y que ha mantenido el compromiso de ser también un gobernador ciudadano, que además cuenta con una participación pluripartidista en la que se incluye al PRI, de manera que no es de extrañar que sus colaboradores tengan este tipo de designaciones y que él por supuesto, respeta los derechos de ellos.

Es una situación realmente no tendría que seguir siendo discutida, pero los antecedentes son muy fuertes, como comentábamos en la entrega de ayer.

El propio Vargas Landeros dijo ayer que él no regresa al PRI porque siempre ha tenido sus derechos a salvo. En efecto, como comentábamos ayer, el actual secretario general de gobierno fue llevado ante la comisión de justicia partidista, porque se exigía su expulsión por haber participado destacadamente en la campaña electoral que derroto al PRI. La Comisión falló a favor de Vargas.

De acuerdo con cafenegroportal, de Carlos Rosas, hay más casos de esos. Uno de ellos es el presidente municipal de Angostura, José Ángel Castro Rojo, el pitón, dice que tiene su corazón priísta, a pesar de que dejó las filas tricolores para derrotar al que fue su partido, con todo y que éste fue y le rogó que finalmente sí fuese su candidato.

Tanto en el caso de Gerardo Vargas como en el del Pitón, se trata de gente que fue o se sintió víctima de injusticias y abusos. Vargas Landeros consideraba que el candidato a gobernador debió ser Mario López Valdez y no Jesús Vizcarra Calderón. Cuando no hubo posibilidades de concretar el proyecto, ante un aparato que los hizo a un lado, decidió irse a la aventura de una coalición opositora conformada en derredor de López Valdez.

El Pitón era también el candidato natural en Angostura y le salieron con que siempre no. Lo convencieron de regresar, pero inmediatamente se desregresó.

No son los únicos. Son decenas los cuadros malovistas que regresaron al PRI. En la composición de la nómina de candidatos en 2013 hay muchos que se habían ido y que optaron por desestimar a Gardel, quien consideraba doloroso “volver con la frente marchita”. Y es que vuelven tan rápido, que no las nieves del tiempo no alcanzaron a platearles su sien

La ida fue una aventura y tiene el mérito de la valentía. La pregunta es si de veras hay ahora en el partido contra el que lucharon, condiciones para olvidar las injusticias y abusos de que fueron o consideraron ser objeto.

NO DE BURGOS A LAS ASOCIACIONES

PÚBLICO-PRIVADAS PARA HOSPITALES

Primero fueron los diputados perredistas dijeron que no a la propuesta del gobernador Mario López Valdez para autorizar garantías importantes a las empresas que construirán y administrarán los hospitales generales de Culiacán y de Mazatlán.

Hoy es el priísta Jesús Burgos Pinto quien salta para decir también que no, y para razonar además qué no y por qué no.

Se trata de una asunto polémico. Tanto Mazatlán como Culiacán necesitan con urgencia un nuevo hospital. La política de salud basada en el Seguro Popular, la falta de oportunidades de empleo formal que permitan la incorporación al IMSS y la carestía excesiva de la medicina privada, han saturado a los actuales nosocomios y no se ve cómo hacerles mejoras que les permitan afrontar la demanda adicional.

Como además no hay recursos para eso o los gobernantes han visto más fácil y efectiva la ventana de esta nueva figura administrativa, que les permite ejecutar obras sin invertir, en una nueva forma de endeudamiento que no es tan escandalosa como los préstamos.

El propio Burgos Pinto señala en las redes sociales que “el ejecutivo debe explorar alternativas que no comprometan ingresos de cuatro futuras administraciones como se plantea en la iniciativa presentada ante el H. Congreso del Estado”.

Explica que están de acuerdo con los nuevos hospitales por construir, “pero no a costa de encarecer costos y endeudar de forma desmesurada la gestión gubernamental con el proyecto de Asociación Público Privada para lo cual se pretende hipotecar el 25 por ciento de los ingresos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) ¡por los próximos 25 años! Además de otros subsidios afectables”.

Al final, antes de lanzar el hashtag #NoMasDeuda, advierte que los diputados deben “ser cuidadosos para no extender un cheque en blanco”.

Se trata del primer cuestionamiento serio y formal en la Cámara de Diputados a un proyecto enviado por el gobernador. Es muy posible que alcance no sólo mayoría, sino una votación arrolladora, pues alcaldes del PAN como Carlos Felton, de Mazatlán, también traen proyectos que ejercerían con el respaldo de una Asociación Pública Privada (o varias) y habría que garantizar la reciprocidad.