EN LA GRILLA

0
33
KARIM MUJERES.jpg

*Otro agarrón priísta, ahora fue entre las mujeres

*Felton se pone rigurosamente formal con la UAS

*¿Y si al gabinete le hubiera tocado el Harlem Shake?

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Paso a paso, la senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo avanza en el control de espacios dentro del PRI, para desesperación de alguno que otro aspirante del 2016, que siente que ahí está una de las claves principales para alcanzar la meta, que por supuesto, es convertirse en el sucesor de Mario López Valdez.

Ayer se llevaron a cabo elecciones de la organización femenil priísta en los municipios de Mazatlán y Ahome. Por lo menos en Mazatlán, las cuentas favorecen a la corriente de la senadora guasavense, quien hasta hace muy poco tiempo tenía en el sur del estado muy poca presencia, por no decir que carecía de ella por completo.

Doña Isabel Gamboa de Chicuate inentó ayer superar el cerco que las mujeres de la tropa Divista habían tendido sobre esa posición. No lo logró. Cuadros femeniles que han destacado, líderes invasores, manifestaron su regocijo por el triunfo de Blanca Esthela Sánchez, quien consiguió la participación de cientos de mujeres a quienes se había dotado previamente de camisetas impresas como propaganda de la aspirante.

Al final ni siquiera hubo un resultado específico. Simplemente se declaró a Blanca Esthera como ganadora por proclamación, mientras doña Chabelita anunciaba la impugnación del proceso por irregularidades diversas, lo que podría generar una prolongación de este proceso, toda vez que si la decisión es firme, el asunto puede llegar hasta las salas del Trife.

Aquí el derrotado fue Jorge Abel López Sánchez, quien brindó su respaldo a Chabelita y por segunda ocasión consecutiva probó el amargo sabor no sólo de la derrota, sino de la línea y de la movilización del aparato. Otra derrotada fue la diputada federal Francisca Elena Corrales Corrales, quien desde hace rato trae careada con Diva Hadamira, y no pudo hacer nada para que sus huestes remontaran la desventaja.

El caso curioso de este episodio es el del secretario de Innovación Gubernamental, Karim Pechir Espinoza de los Monteros, a quien le ganó la calentura, al punto de hacerse presente en el evento de las mujeres priístas sin representación de ningún tipo, simplemente por ganas de que se le viera y “de paso” se fortaleciesen sus aspiraciones de ser candidato a diputado federal por el sexto distrito.

¿Qué anda haciendo aquí Karim Pechir? Se preguntaron todas, incluyendo las seguidoras de Blanca Esthela, con quien se retrató al final en señal de victoria o de participación en la victoria. Quien no se lo preguntó fue Chabelita. Rauda y veloz, acusó al secretario de Innovación Gubernamental de intervenir en un proceso que le era ajeno, lo consideró como una muestra de la intervención de funcionarios públicos y lo anexó a la lista de agravios.

A Karim no le quedará otra que entonar aquella canción del desaparecido intérprete argentino Carlos Díaz, Caíto, llamada “pasaba por aquí” (https://www.youtube.com/watch?v=0ohWz6QhgXg) y esperar a que alguien se lo crea.

En Ahome las cosas no estuvieron mejor. Hubo acusaciones de acarreo, manipulación y todas las lindezas que los priístas piensan que sus dirigentes son capaces de cometer, aunque por supuesto, como en Mazatlán, eso no impidió que se declarase ganadora oficial y toda la cosa, en beneficio de Fernanda Rivera de Bloch. Allá por supuesto la senadora Divas Hadamira no pintó y difícilmente puede haberle hecho la lucha, sabe que es territorio “telcel” donde no se permite la entrada a cualquiera.

¿QUÉ PASA ENTRE EL ALCALDE

CARLOS FELTON Y LA UAS?

Este viernes se inauguraron los cursos de la Universidad Autónoma de Sinaloa para el ciclo escolar 2014-2015. La ceremonia regional se efectuó en el polideportivo universitario con la presencia del rector Juan Eulogio Guerra Liera, y la ausencia del alcalde Carlos Eduardo Felton González.

El munícipe estaba nada menos que en un desayuno con el director del Instituto de Capacitación para el Trabajo –Icatsin- Audómar Ahumada Quintero, a quien todavía una hora después acompañó a la inauguración de una exposición de las escuelas privadas que tienen convenio y reconocimiento del propio Icatsin.

De trata de un evento interesante, pero comparar al Icatsin con la UAS es absurdo, y lo es todavía más desairar una ceremonia como esa, a la que tradicionalmente han acudido todos los presidentes municipales de los últimos lustros.

A fin de cuentas puede haber sido una evaluación del propio alcalde, quien simplemente considera oportuno estrechar más la relación con una institución de capacitación para el trabajo, que con una Universidad cuyos resultados son más de largo plazo.

Pero resulta que el propio Felton se embarcó luego en una especie de polémica con el propio rector, aunque a distancia.

Guerra Liera recordó en su visita, que hace tiempo planteó al alcalde la necesidad de que se done a la UAS un terreno para empezar a construir la Escuela de Medicina. En estos momentos la institución educativa cuenta con unos veinte millones de pesos para iniciar el edificio, pero necesita disponer del terreno para poder utilizar los recursos.

Felton, increíblemente respondió que todavía no le han hecho la petición oficial, que el rector se lo comentó, pero que hay que correr un procedimiento, hacer una solicitud, etcétera, etcétera. Tiene razón, por supuesto, pero si alguien ha hablado de ser ejecutivo es el propio alcalde, quien ha ofrecido a todas las empresas que no habrá la menor tardanza en dar vía libre a los proyectos.

Es obvio que una donación no se hace con solicitudes de palabra, pero conocido el proyecto, y dada la importancia de contar con una escuela de medicina, lo menos que podría hacerse es haber analizado o encomendado el análisis a algún colaborador. En cambio Felton dice “creo que no tenemos terrenos”, es decir, el asunto no se ha visto ni siquiera para decir que no.

Extraña porque el alcalde es muy ejecutivo, al menos sus declaraciones dejan siempre esa impresión. Será entonces que no tiene una buena relación con la Universidad. A menos que sea porque él es egresado del Tec de Monterrey, que en otros tiempos fue antípoda de la UAS, aunque esos tiempos de enfrentamientos se acabaron desde hace mucho.

UN GABINETE QUE

ES MUY JUGUETÓN

Desde el principio de la administración estatal se vieron actitudes de mucha volatilidad y diversión. Era frecuente saber que los funcionarios del régimen se lanzaban a ciudades como Las Vegas para ver una pelea de campeonato mundial boxístico, o un buen partido de béisbol en las plazas de las Ligas Mayores.

A base de escándalos en los medios y en las entonces nacientes redes sociales, los señores se fueron atemperando o por lo menos ejercieron esos gustos de manera mucho más discreta.

Por eso no extraña que desde el secretario general hasta los alcaldes e incluso el presidente del siempre formal Codesin, se anden dando de cubetazos de agua helada para estar en la onda del #IceBucketChallenge.

Menos mal que para cuando este equipo llegó al poder, ya había pasado de moda el famoso Harlem Shake, aquel de las coreografías, vestimentas y actitudes estrambóticas que le sorbió el seso a todo el mundo por el puro gusto de hacerse notar, y sin los donativos que ahora le dan justificación a la bañada fría.

¿Se imagina usted a Juan Nicasio Guerra vestido de terrorista árabe, o a Gerardo Vargas de astronauta, a Karim Pechir de karateca, a Juan Pablo Yamuni de momia, a Juan Ernesto Millán de Power Ranger y así hasta llegar a alguien con máscara de luchador?

Qué bueno que esos tiempos ya pasaron, sobre todo ahora que el presidente Enrique Peña Nieto decidió hacer el donativo, pero no someterse al baño frío, entre otras cosas para recordar que hay que dar a respetar la investidura.