EN LA GRILLA

0
38
LOPEZ MONTIEL.JPG

*La renuncia de los consejeros de transparencia

*Les responde nada menos que López Montiel

*El Movimiento Alterado no se salió con la suya

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Colgados de la brocha. Así quedaron todos los funcionarios que interactuaron con el consejo ciudadano de Sinaloa, aquel que se integró por una decisión voluntaria del gobierno para garantizar la transparencia en el manejo de los dos mil seiscientos millones de pesos contratados en créditos bancarios. Y lo peor: los exhiben justo cuando estaban llegando a la otra orilla, como le pasó a la selección mexicana de fútbol en el partido ante Holanda.

En diciembre del 2012 los integrantes del consejo, casi todos ellos dirigentes empresariales entreverados con funcionarios, se quejaron de que no recibían la información que estaban demandando, lo que imposibilitaba el desarrollo de la actividad que les encomendaron.

Era absurdo. El propio gobierno, sin necesidad legal para ello, convocó a la creación de este consejo, sabedor por supuesto del malestar que generó en la sociedad la adquisición de un crédito que duplicaba la deuda histórica de nuestra entidad. Pero si ya habían hecho lo más difícil, ¿por qué entorpecer las labores?

Juan Pablo Yamuni, el jefe de la unidad de transparencia y rendición de cuentas, explicó el asunto de la manera más sencilla: un problema de agenda con el secretario de Administración y Finanzas, Armando Villarreal, pero lo vamos a solucionar, dijo. El problema no se solucionó, pero los consejeros aguantaron la vara y si bien había algunos comentarios en los círculos de cada consejero, no se perfiló una nueva ruptura como la de aquella ocasión.

El gobernador Mario López Valdez presumió en muchas ocasiones la existencia de un consejo ciudadano que ejercía las labores de vigilancia, y con todo y los desacuerdos temporales le funcionó. Hubo críticas, pero más a la priorización de las obras, por ejemplo, que a la manera en que se ejercieron los recursos.

Por eso resulta que el cerrojazo de los consejeros constituye un golpe innecesario, o por lo menos inoportuno, pues el gobierno lo recibe cuando se supone que todo estaba terminado, como dicen los propios consejeros.

La primera reacción, hasta donde se sabe, fue visceral. Algunos análisis oficiales pusieron más énfasis en el medio utilizado, en la manera de hacer público algo que por la gravedad de los elementos que se manejan, tenían que haber sido ventilados en forma más abierta, y sobre todo de manera más plural. Por supuesto, la conclusión era fácil y hasta simplona: “los influyó Clouthier”.

Pero más allá de eso hay cosas que tendrían que haber sido respondidas puntualmente, como el retiro del password requerido para que los consejeros accedieran a espacios de la información que les interesaban y que consideraban indispensables para saber si daban o no el aval necesario para la calificación final.

Todavía en estos momentos se puede acceder a la página de internet que contiene toda la información sobre el manejo de los recursos provenientes del crédito. En www.consejociudadanosinaloa.org puede usted ver las obras, los organismos ejecutores, las obras encargadas de los trabajos, y por otras clasificaciones,

Pero hay un espacio en que aparece un cuadro de diálogo demandando nombre de usuario y password, de modo que el viaje llega hasta ahí, y eso es lo que reclaman los consejeros, que se les cerró el paso por esa vía. No se diga argumentos como la falta de información sobre empresas contratistas.

EL GOBERNADOR NO RESPONDE

POR ENCONTRARSE DE VIAJE

Ayer empezaron las actividades oficiales de la gira de promoción turística por Calgary, en Canadá. Allá está el gobernador Mario López Valdez, al frente de un grupo que tiene la misión de resaltar sobre todo las bondades turísticas de Mazatlán. Eso le impidió dar respuesta personalmente para buscar la mejor forma de equilibrar o contrarrestar.

El problema es que le dieron la encomienda a José Luis López Montiel, quien dirige la unidad de inversiones del gobierno del estado. López Montiel es un hombre cuestionado. Aunque hasta el momento nadie ha llegado a hacerle un señalamiento oficial, corren versiones que no le hacen ningún favor, sino el contrario. Es, por decir lo menos, el hombre rudo del equipo de administración y finanzas, aunque por su posición todos quisieran tratar con él.

El hecho es que primero lo pusieron a agradecer la participación de los consejeros: “El gobierno de Sinaloa agradeció la importante labor realizada por el Consejo Ciudadano de Vigilancia y Transparencia para la supervisión del gasto del crédito de 2 mil 600 millones de pesos, y reiteró su compromiso y voluntad política para transparentar la aplicación de los recursos públicos”.

Hasta ahí la respuesta es impecable, pero luego viene una especie de raya marcada, diciendo que si se van es porque ya se acabó la tarea para la que fueron incorporados, es decir, ya no hay nada qué alegar.

En sus declaraciones, López Montiel establece que “el Consejo Ciudadano se retira de sus tareas por considerar sus integrantes que terminó su compromiso luego de tres años, y no por falta de transparencia, ya que las observaciones hechas por los consejeros para la correcta aplicación del crédito fueron subsanadas en forma oportuna, dándoles todas las facilidades para su trabajo de supervisión.

“Ellos se van porque dicen que cumplieron su ciclo al terminarse la aplicación del crédito, y el gobierno estatal les agradece su esfuerzo, tiempo e interés por coadyuvar con Sinaloa y la sociedad para la transparencia y rendición de cuentas”.

En los mejores tonos de Rubén Aguilar, aquel célebre vocero del entonces presidente Vicente Fox Quesada, el director de la Unidad de Inversiones enmienda la página a los declarantes: “lo que los consejeros quisieron decir que que…”

Si los consejeros no se fueron necesariamente en pie de guerra, ahora tienen elementos y hasta motivos para hacerlo.

¿NO QUE NO TRONABA LA

PISTOLITA DEL ALTERADO?

Después que se hizo pública la prohibición para que se presentara en Culiacán Gerardo Ortiz, cantante de narcocorridos y principal exponente del movimiento alterado, el propio cantante lanzó un reto a través del Facebook, con una grabación en la que aseveraba “claro que nos vamos a presentar el viernes en Culiacán”. El propio gobernador Mario López Valdez había dicho que no habría permiso para ese evento, de modo que si bien la respuesta de Ortiz era al subsecretario Bernardo Cárdenas, se empató con la determinación de López Valdez y resultó ser éste el retado.

Ayer, después de una buena polémica en que participaron hasta los seguidores de narcocorridos (a Fórmula Noticias Sinaloa llamaron varios), la empresa promotora aceptó su derrota y anunció la cancelación del evento y la devolución, a partir del lunes, del dinero de los boletos adquiridos. Más aún: al cantante le cancelaron también la presentación programada para el sábado en Gómez Palacio, Durango.

A pesar de todo, cuando alguien se decide a aplicar la ley, las cosas funcionan, por más que sea sólo un pequeño espacio en esa lucha terrible que genera la narcocultura.