EN LA GRILLA

0
49
Martín Robles Armenta

*Desmesurado crecimiento de nuevos empleos en Mazatlán

*Parálisis ante el asesinato de doña Sandra Luz Hernández

*Otro paquete de iniciativas de Compromisos por Sinaloa

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Doña Hilda Inukaui, directora de desarrollo económico consideró necesario ponderar los logros de su oficina y se dio el gusto de anunciar que en lo que va del año, e ha generado un 429 por ciento de nuevos empleos en relación con el año pasado. Todo un logro que seguramente envidiaría el presidente de China, Xi Jinping,  cuyo país ha sido uno de los más dinámicos en la economía mundial.

Por supuesto, la cifra es en relación con el año pasado, no contra todo el empleo histórico, porque eso sería exagerado.

Es un 429 por ciento bastante extraño, sobre todo si tomamos en cuenta que en este primer trimestre del año no se cuenta con las plazas del sector pesquero, donde al menos unos siete mil trabajadores y trabajadoras del mar y de las congeladoras quedan cesantes, lo que hace que el nivel de empleo formal decaiga sustancialmente.

Las cifras de la señora Inukai e basan en la inversión comprometida para Mazatlán, pero resulta que de todo eso, lo que está en marcha es la Plaza Sendero, que todavía no ha contratado siqueira a la parte fuerte de los obreros de la construcción, mucho menos a quienes van a trabajar ebn los comercios que va a albergar el centro comercial.

Para colmo, el Instituto Mexicano del Seguro Social dio a conocer ayer sus cifras de empleo correspondientes a este año, y aunque no hace especificaciones en lo que toca a Mazatlán, las cifras son contundentes: en el mes de abril el número de puestos permanente se incrementó en un 0.3 por ciento, un mes malo en relación con su equivalente del año pasado, lo que se explica porque en esta ocasión la semana santa se dio precisamente en este plazo,  lo que en términos generales inhibe la actividad económica.

En lo que va del año se incrementaron en el estado, 26 mil 376 puestos registrados en el IMSS, lo cual implica un uno punto nieve por ciento más que en el mismo periodo del 2013.

A riesgo de ser necios, nos preguntamos dónde cabe el cuatrocientos veintinueve por ciento que la señora Inukai anunció triunfal y gozosa, pero también sin ninguna necesidad, pues nadie está atribuyendo al municipio la obligación de hacer que se incrementen los empleos. A la administración le toca generar las condiciones necesarias para que el municipio resulte atractivo a los inversionistas, pero la responsabilidad hasta ahí llega. Es como la Secretaría de Turismo y los hoteles. A la dependencia le toca promover a Mazatlán, generar junto con todo el gobierno sinaloense, la operación de una ciudad ordenada, adecuada y segura para la recreación. Eso le toca, y no traer a los turistas para que los hoteles estén llenos. Eso ya es cosa de los hoteleros.

Pero hay quienes piensan que derramar cifras apantalla y les da mejor imagen.

Por supuesto, la señora Inukai no es la primera que se mete en un enredo de ese tamaño.

Durante la campaña electoral del 2010, al candidato de la Alianza opositora, Mario López Valdez, dio a conocer sus propósitos de gobierno, entre los que estaba generar, durante su sexenio, un millón de empleos. Cuando entrevistaron a su contrincante, Jesús Vizcarra, éste dijo que en su historia, Sinaloa había generado 380 mil empleos formales. Considerando que por cada uno de los que está en el seguro, había otro informal, de modo que se podía redondear a ochocientos mil empleos, para una población económicamente activa de un millón doscientas mil personas, aproximadamente (a números de 2010).

Malova aprendió de la lección y fue más cauto con las cifras que daba a conocer y las proyecciones que hacía.

LOS DESCUBRIMIENTOS

DE LA PROCURADURÍA

Sandra Luz Hernández, la mujer asesinada anteayer en Culiacán, había estado en la Procuraduría General de Justicia del Estado la mañana de ese día fatídico. Junto con otras madres con hijos desaparecidos había estado por supuesto, para inquirir sobre la situación de las investigaciones correspondientes. Por supuesto, se regresaron con las manos vacías.

En un momento dado la situación llegó en Sinaloa a tal nivel, que los asesinatos, las desapariciones y los robos de vehículos, eran registrados y prácticamente archivados, sin que nadie hiciese el menor intento por averiguar sobre cada asunto. Por años escuchamos a las autoridades decir que “fulano de tal fue ejecutado en un ajuste de cuentas”, o que los enfrentamientos entre grupos delictivos habían llevado al “levantón” se Zutano. Y ya, como si esas explicaciones, aun suponiendo que hubiesen sido ciertas, fueran suficientes para satisfacer a la sociedad y las disposiciones legales.

A esos remanentes corresponden los casos en mención. Las desapariciones forzadas no tienen expedientes de investigación. Simplemente se asientan los datos de la denuncia, las generales de la víctima y sus familiares, y una breve relatoría de los hechos, cuando hay algún testigo incidental que acepte proporcionarla.

El caso de Edgardo García Hernández, hijo de la mujer asesinada es todavía más grave. Era un trabajador de la Procuraduría General de Justicia del Estado y desapareció cuando estaba en activo. La madre no se resignó a echar vueltas inútiles y empezó a investigar por su cuenta, lo que la llevó a recibir indicios de que su hijo había sido, supuestamente, víctima de policías.

Hay quien dice que la tarde del crimen fue a la colonia Juárez de Culiacán, precisamente a buscar los indicios que le habían prometido. En vez de eso, recibió quince disparos.

El subprocurador Martín Robles Armnenta salió hoy a dar una conferencia de prensa para enfrentar la indignación generalizada que causó el hecho. Desafortunadamente Salió sin elementos que aportar. Dijo que ya tienen la media filiación del asesino, que fue un asesino solitario y que la línea de investigación más fuerte es la desaparición del hijo.

Como se ve, la previsible movilización de la sociedad sinaloense, la indignación de la opinión pública, no fueron suficientes para anticipar acciones efectivas, que trajesen elementos concretos y específicos, cayera quien cayera, ignorando que cada día de impunidad en el caso acrecienta las posibilidades de que otros o los mismos delincuentes cometan nuevos crímenes de ese estilo. Y de otros, por supuesto.

A como van las cosas, no tardará el gobernador Mario López Valdez en verse en la necesidad de salir a dar la cara por el gobierno, asumiendo el compromiso de que habrá justicia, porque sus colaboradores y subalternos no han tenido la capacidad de dar respuestas efectivas y eficaces.

LA MESA COMPROMISOS POR

SINALOA SE DA SU PAQUETE

Ya estaba programado y anunciado, pero a nadie le pueda caber duda de que el segundo paquete de iniciativas que la mesa Compromisos por Sinaloa lleva hoy al Congreso del Estado, tiene un propósito muy definido: contrarrestar las críticas severas que se le han hecho a raíz de la aparición del primer paquete, y que finalmente le sirvieron de pretexto o motivación al dirigente panista Edgardo Burgos Marentes para aparecer como un personaje de criterio independiente, aunque sus propios cercanos sostengan risueños que sigue recibiendo línea del tercer piso, sobre todo ahora que la Sedeco, que está en un nivel diferente, ya no opera como su oficina alternativa.

De acuerdo con lo anunciado por el secretario general de gobierno, Gerardo Vargas Landeros, la autonomía del ministerio público es la estrella principal del segundo paquete, aunque tampoco es como para menospreciarse la declaratoria de la CEAIPES como organismo de carácter constitucional, lo que le da un más amplio nivel de autonomía.

Eso sí: como ocurre con la Comisión Estatal de Derechos Humanos y el Consejo Estatal Electoral, mucha autonomía y mucho reconocimiento jurídico de sus independencias, potestades y capacidades, pero a la hora de la hora, es el ejecutivo el que define los montos de sus respectivos presupuestos y con ello la magnitud de las acciones que pueden emprender.

Como quiere viene una sacudida a este órgano garante de la transparencia. Si el consejo consultivo es suficientemente plural y abierto, puede darle un rumbo más definido a sus acciones.

Por lo pronto la mesa de Compromisos por Sinaloa tiene que ver qué hace con su propia situación interna, pues si se va a convertir en práctica recurrente que Edgardo Burgos vaya y vote todo a favor, como dijeron de ahí mismo, desestimando lo que luego va y dice afuera, el desgaste va a ser más rápido de lo que se pudiera calcular, sobre todo si luego el PRD y el PT asumen la estrategia para posicionarse ante la opinión pública, ahora que andan tan de capa caída.