EN LA GRILLA

0
51
FRANK CÓRDOVA CELAYA

*¿Acabaron las lágrimas? Invertirán los hoteleros

*El estrecho trato del secretario con los turisteros

*El PAS y Mexicanos primero será un buen debate

 

FRANCISCO CHIQUETE

 

Convencer a los hoteleros de invertir no es fácil, aunque en estos momentos la actividad turística viva tiempos promisorios que parecían imposibles hacer apenas dos o tres años, cuando manteníamos el estigma de la inseguridad, la ausencia total de los cruceros, la falta casi absoluta de visitantes estadunidenses y la desesperanza generalizada.

Ayer, cuando en Radio Fórmula dábamos la nota en que José Ramón Manguart, presidente de la Asociación de Hoteles Tres Islas narraba cómo Mazatlán estuvo al 95 por ciento durante la semana de pascua y luego subió al cien con la semana de la moto, recordábamos que al personaje lo imprecó Alejandro Higuera llamándolo “niño llorón” por sus frecuentes quejas respecto de la mala situación de la hotelería.

Todo esto, tan reciente, hacía pensar en que no era viable el cometido del gobernador Mario López Valdez en la reunión del jueves por la tarde: arrancar compromisos de inversión para que la oferta hotelera de Mazatlán tuviese un incremento importante en el corto plazo: tan corto, como el año próximo a estas alturas.

Ayer sin embargo, Malova dio a conocer los compromisos establecidos: inversiones en conjunto por treinta millones de dólares, para que Mazatlán cuente con mil habitaciones más de aquí a la semana santa del año próximo.

Por supuesto que en esto van proyectos que ya estaban delineados y hasta en proceso de ejecución, como los sesenta nuevos cuartos anunciados por Quirino Ordaz Coppel en el Luna Palace, la nueva sección de villas en Pueblo Bonito at Emmerald Bay dada a conocer por Ernesto Coppel Kelly; o la intención del Azteca Inn para ampliar sus tradicionales instalaciones y hasta la posibilidad que da a conocer la cadena Riu, para traer un hotel del tipo Riu Palace, que es de categoría superior al que ya opera en Mazatlán bajo la modalidad del all inclusive.

Hay algunos casos en que los empresarios van a desarrollar sus proyectos por su cuenta o que ya los tienen definidos. Otros piden apoyo mediante apalancamientos financieros que el gobierno sinaloense va a gestionar (los que tengan su guardadito que lo inviertan, los que no, nosotros les ayudamos a conseguir líneas de crédito, les ofreció López Valdez).

Mover a un sector como el hotelero, tan cuidadoso con sus recursos, tan reacio a reinvertir, es tarea de titanes, de modo que el momento que se advierte para Mazatlán debe ser especialmente importante.

Desde fuera, a un escéptico de tiempo completo como el comentarista, le surge sin embargo una pregunta: ¿ese futuro promisorio puede basarse solamente en la afluencia que genera la carretera Mazatlán-Durango? No es poca cosa por supuesto, tener una fuente alimentadora de ese tamaño, capaz de traer a gente de estados como Coahuila, Nuevo León, Zacatecas, Chihuahua o el propio Durango, en viajes de fin de semana que elevan de manera importante el porcentaje de ocupación hotelera, pero un destino turístico con aspiraciones de ser más, tiene que trascender a las aportaciones meramente regionales.

Si los hoteleros, las autoridades y demás elementos de la industria turística tienen capacidad para promover a Mazatlán en el extranjero, y lo vuelven a colocar, el éxito estará asegurado. De lo contrario, nos mantendremos en la segunda división irremisiblemente.

Eso sí: concretar la construcción de estos nuevos mil cuartos hoteleros es una hazaña y es por supuesto, benéfico por los cuatro costados: desde la posibilidad de consolidar a la actividad turística, hasta la reactivación de la industria de la construcción, que se encuentra estancada desde hace rato, y sin muchas perspectivas de mejorar en el corto plazo, a no ser por esta vía.

NO ES QUE LA EXTRAÑEN,

PERO ES QUE DON FRANK…

Entre los integrantes de la actividad turística en Mazatlán se corren frecuentes apuestas sobre lo que sucederá o piensan que va a suceder. Una de esas apuestas fue sumamente curiosa, pues contradecía algo que todo mundo consideraba una obviedad: que nadie extrañaría a doña Oralia Rice Rodríguez una vez que dejara la titularidad de la Secretaría de Turismo del gobierno sinaloense.

Resulta que entre aciertos menores, coincidencias, chiripadas y la reversión de un proceso negativo que ya no daba para más, a Frank Manuel Córdova Celaya le ha tocado ver cómo las cosas se ponen en tono rosa, dejando el acostumbrado color de hormiga que prevaleció desde la crisis de la AH1N1 para acá.

Pero eso de ninguna manera implica que las cosas hayan sido generadas por un consenso, por un trabajo conjunto que derive de la comunidad armoniosa que se requiere para sacar adelante un proyecto como el que constituye el rescate de la viabilidad turística de Mazatlán.

En las discusiones sobre si la actual administración de la Sectur local está efectivamente realizando o no un buen trabajo, se da frecuentemente una conclusión: los resultados provienen del afán que personalmente le está poniendo el gobernador, más que de los movimientos, políticas o gestiones que realiza la secretaría en su conjunto.

Pero en aquella discusión sobre si se extraña o no a Oralia Rice Rodríguez, hubo una miniencuesta que no dejó lugar a apelaciones: ¿alguno de ustedes tiene el número del teléfono celular del secretario? Porque el de Oralia lo traía todo mundo, y si no te contestaba te mandaba un mensaje (¡pa’la fregada el mensaje si quieres, pero te llegaba!).

UN BUEN AGARRE A PARTIR

DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA

Las posiciones de Mexicanos Primero y del dirigente del Partido Sinaloense respecto del proceso educativo mexicano parece coincidir, a veces estrechamente, pues se trata de visiones crísticas, especialmente respecto de la estructura que gobierna al magisterio, más allá de lo que pudieran hacerlo las autoridades o de lo que debieran hacerlo las disposiciones legales.

Sin embargo, a la hora de analizar cada una de las posiciones, las diferencias aparecen en el propósito de las críticas.

Mexicanos primero ha puesto mucho énfasis en ubicar y divulgar cada una de las fallas que presenta la educación en México, y aunque reconoce que descubrir las fallas no resuelve los problemas, hasta el momento no ha podido pasar de ese punto.

Héctor Melesio Cuen Ojeda, por su parte, señala que todas las críticas que hace Mexicanos primero son cosas ya conocidas.

En el Congreso habrá un encuentro entre ambas partes. Cuen preside la Comisión de Educación, que recibirá a los integrantes del Capítulo Sinaloa de Mexicanos Primero. Será un buen debate, sin efectivamente cada quien mantiene sus respectivas posiciones y sobre todo si tratan de hacerlas valer.

Ambas partes coinciden en la importancia que tiene la evaluación a los maestros, punto fundamental de la reforma educativa y también punto de encuentro con grupos como la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, que pretende revertir las reformas con manifestaciones. Aunque de ahí para adelante habría que ver cuáles son las tendencias que impulsan unos y otros, y hasta dónde pueden influir en las políticas públicas futuras sobre educación en Sinaloa.