EN LA GRILLA

0
43
MALOVA-ZENEN-Y-ERNESTO-GARCIA-4.jpg

*El caso Ahome acabó en fiasco

*¿A qué le tira E. García Cota?

*Manuel nos dio una sacudidita

El dictamen del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sobre la elección de Ahome fue casi decepcionante para quienes creían que ocurriría algo espectacular como la anulación de la jornada del siete de julio. No ocurrió y Arturo Duarte quedó ratificado, mientras el perdedor, Ernesto García Cota, anuncia que irá hasta el final del proceso judicial.

Ir hasta el final significa ir a la Sala Superior del propio Trife a buscar un verdadero milagro jurídico, aunque en realidad son tres milagros, pues ya están ahí, haciendo cola, los casos de El Fuerte y San Ignacio, que también quedaron en manos del PRI, para desazón de los panistas, especialmente por lo que hace a San Ignacio, al que acariciaron como propio durante unas semanas.

El caso Ahome generó grandes expectativas. Un copioso grupo de senadores panistas, de diversas entidades, acudió a la Sala Regional a la audiencia de vistas, para dar testimonio del interés que tenía el panismo nacional acerca de este caso. Su dirigente Gustavo Madero lo había puesto al frente de una lista de cuatro asuntos: Ahome, El Fuerte, San Ignacio y Cosalá. Hoy están sin uno solo de ellos.

Hay que decir que una anulación de las elecciones habría sido verdaderamente impactante, un espectáculo de altos vuelos en que muchas de las condiciones actuales de la política saldrían hechas pedazos.

En cambio esta ratificación de la derrota termina por acabar con las expectativas del joven dirigente panista Edgardo Burgos Marentes, aunque también puede ser el incentivo que convenza a muchos militantes dudosos de que hay que romper con el gobierno de Mario López Valdez, elemento en que ha basado las posibilidades de permanencia y quizá éxito de su dirigencia.

Realmente fue muy poco lo que el PAN y sus partidos coaligados –algunos groseros les empiezan a decir “satélites”- consiguieron de la Sala Superior de Guadalajara. Únicamente tres casillas anuladas, contra el cúmulo de argumentos desechados. Lo más doloroso debe ser que el fallo terminó por exonerar a los funcionarios en quienes los panistas habían puesto sus ojos como culpables de todos los males habidos y por haber, especialmente la dupla Gerardo Vargas Landeros-Marcial Liparoli.

Arturo Duarte, ratificado como ganador de la elección, dice que el fallo permite que el ganador sea Ahome y anunció que va a continuar con la tarea de consultar a los ciudadanos para que expongan sus problemas y sus propuestas de solución. Duarte se ha dedicado, en sus afanes públicos, a reunirse con representantes de los diversos sectores, sabedor de que necesitaba un proceso de legitimación que desechara las dudas que sus opopsitores podrían generar y que en efecto, le habían ganado buen terreno, como lo demuestra un resultado electoral ajustado, lejano de las previsiones que todo mundo había hecho sobre una victoria priísta sumamente holgada.

¿NO QUE MUY CUATE?

Muchos analistas consideraron que en cuanto el recurso de revisión quedara extinguido, el candidato perdedor, Ernesto García Cota se perdería del panorama político, permitiendo que el proyecto del gobernador Mario López Valdez, su gran amigo, saliese adelante sin conflictos mayores de los que ya ha debido superar.

Pero por el contrario, apenas conoció el resultado, García Cota anunció que llevará el asunto hasta la Sala Superior del Trife, de modo que para él las cosas no han terminado y todavía manifiesta esperanzas de que se pueda detener la entronización de su rival Duarte.

Dado que García Cota ha reiterado una y otra vez su cercanía, amistad y lealtad con el gobernador Mario López Valdez, hay dos modos de entender esta actitud.

Una es que son ciertas las versiones de que el mandatario local se enojó por algo con Duarte y le retiró el apoyo o por lo menos lo dejó a su suerte, permitiendo el crecimiento de García Cota y sus expectativas de triunfo, aunque ello iría en contra de las versiones que hablaban de un Malova comprometido con el triunfo priísta en los principales municipios de la entidad y en el mayor número posible de ellos.

La otra forma de verlo es que García Cota tiene permiso para hacer lo necesario –pero nada más de lo necesario- para mantener y acrecentar la presencia en el municipio, con vistas a la elección de diputados federales, que se realizará el primer domingo de julio del 2015. Y la mejor manera de mantener esa presencia es acaudillar, así sea sólo en lo público, las inconformidades de sus correligionarios, sobre todo si es contra una amenaza tan poderosa como en teoría es todo el aparato del gobierno del estado.

LOS OTROS PENDIENTES

Como ya ha sido comentado, el proceso electoral tiene todavía dos pendientes en curso de solución. Son los muy sobados asuntos de San Ignacio y El Fuertd, que ya pasaron por la Sala Regional del Trife, pero que ahora fueron llevados por los mismos reclamantes –PAN-PRD-PRT- a la sala superior, en espera de que les hagan el caso que no les hicieron en Guadalajara.

El asunto de El Fuerte es muy sencillo: los ganadores fueron pillados con el error de convocar a una misa como arranque de su campaña electoral, y la ley dice que no deben mezclarse asuntos electorales con actos religiosos. Pero los magistrados encontraron que siendo un asunto con marca de delito, no había sido suficientemente comprobada y por otra parte, tampoco alcanzaba a ser suficientemente grave como para provocar la anulación de las elecciones. Lo malo s que el tribunal no determinó que quienes incurrieron en una sanción, debían ser castigados, quizá no con la anulación de su victoria electoral, pero sí con algún castigo que evitase el mensaje de impunidad que enviaron a todo mundo.

También está el caso de San Ignacio, que primero fue asignado al PRI y luego, en el Tribunal Estatal Electoral, revertido a favor del PAN, para que finalmente la sala regional del Trife lo devolviera a su dueño original. Los panistas saben que es casi imposible que en la Sala Superior les den curso a las mismas inconformidades, pero de lo que se trata es de alargar las cosas, de no permitir que los rivales se den por victoriosos al menos mientras los plazos y las instancias no se agoten formalmente.

NOS CRECIERON LOS ENANOS

Ya había golpeado a Acapulco, a Manzanillo, a amplias zonas de Jalisco. Hablamos de Mauel, la tormenta tropical que ha generado muertes, daños y muchos problemas más en los estados de la costa occidental  y del Pacífico Sur mexicano. Tras su incursión en Colima y Jalisco salió nuevamente al mar, ya desorganizado.

Pero hete aquí que tomó fuerza de nuevo, sus restos se reagruparon y se vino a estacionar a la altura de las costas mazatlecas a provocarnos el primer sofocón serio de la temporada, pues si bien nunca se enfiló exactamente con este rumbo, su potencial de lluvias nos tenía hasta anoche amenazados con hasta 150 milímetros de precipitaciones en un solo día, cuando el acumulado anual suele ser de 800.

A estas alturas lo único que le ha faltado a Sinaloa es el golpe directo de un ciclón. Con frecuencia escuchamos al gobernador hablar de los obstáculos que ha enfrentado su administración ante una naturaleza que parece cobrarse afrentas acumulados a lo largo de la historia.

Una helada sin precedentes en el último medio siglo inauguró el ciclo de calamidades; le siguió una tirilla de inundaciones que en Mazatlán llegaron a sepultar en aguas hasta por tres ocasiones en al mismo ciclo, a varias colonias mazatlecas. Después vino una sequía también sin precedentes inmediatos y luego otra helada de grandes proporciones. A la lista del gobernador se sumó ya la epidemia camaronera que acabó con los cultivos en granjas de Sinaloa, Sonora y Nayarit.

Ahora vendría, de darse el caso (aunque ya anoche la tormenta había enfilado definitivamente a Baja california Sur), un ciclón, que nos completaría el ciclo de castigos de la naturaleza y que estría en el discurso oficial durante los siguientes tres años, acompañando a las heladas, las sequías y las inundaciones.

Y lo peor es que hasta el momento estos desprendimientos de Manuel no han generado lluvias importantes en donde se necesitan, es decir, en las zonas serranas de Durango y Chihuahua, para que al menos queden aportaciones a las presas del centro y norte de la entidad.