EN LA GRILLA

0
60
ImageProxy.mvc_.jpeg

*Hoy resuelve el Trife el caso Ahome

*Higuera y su récord de nueve gritos

*Alcalde desesperado reduce salarios

Bien dice el dicho: no hay fecha que no se llegue, ni plazo que no se cumpla, y aunque aquí no había una precisión, las cosas parecen haber llegado a su fin. Este día, la Sala Regional Guadalajara, del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, dictaminará sobre la inconformidad de la coalición PAN-PRD-PT contra l triunfo electoral acreditado al PRI en el municipio de Ahome.

A partir de la una de la tarde, tiempo de Guadalajara (mediodía para nosotros) los magistrados empezarán a deliberar tres casos relacionados con Sinaloa y uno de Jalisco. Primero la excandidata a alcaldesa de Ahome, Cleofas Elina Benítez Ibarra, quien quiere ser regidora plurinominal; luego el Movimiento Ciudadano, que postuló a Cleofas, y que reclama no se sumen los votos nulos a la votación general, para que así le puedan asignar una regiduría pluri (es decir, lo mismo que lo anterior, pero en doble cartelera); el caso de Jalisco y finalmente la impugnación de la Coalición Unidos Ganas tú a la elección mochiteca.

Todos los demás casos están técnicamente resueltos, pero en el Distrito XX el PRI insiste en que irá de nuevo al TRIFE (tiene hasta hoy para presentar su impugnación al recuento parcial hecho en el Tribunal Estatal Electoral) y el PAN anunció que iría a la Sala Superior para rescatar la Presidencia Municipal de San Ignacio, que había perdido en primera instancia, obtenido en el Tribunal Estatal Electoral, y perdido de nuevo en la Sala Regional del Trife.

Se da por descontado sin embargo, que ni uno ni otro tienen posibilidades de salir adelante en sus reclamos. El verdadero litigio está en la elección del ayuntamiento de Ahome, donde Arturo Duarte, del PRI, ganó con ventaja de mil  seiscientos sesenta y un votos (Duarte alcanzó 56 mil 14, contra 53 mil 353 de Ernesto García Cota).

Ya henos comentado aquí las implicaciones que tiene el resultado de este proceso. Cualquiera que sea, va a generar situaciones sonadas, truenes y lamentos en cualquiera de las partes, pues no es poco lo que está en juego,.

Para Edgardo Burgos Marentes es probablemente el último escalón. Si Acción Nacional consigue un buen resultado, Marentes habrá salvado una elección desastrosa. No porque mejore la situación real de su partido, sino porque vendió la idea de que fueron víctimas de las malas artes del gobernador y su equipo, condujo al PAN a una ruptura teórica con Mario López Valdez y ha hecho sentir que en los zapatos de García Cota, el candidato, van el honor y la reivindicación de Acción Nacional.

Por supuesto que para el priísmo-malovismo será un golpe muy fuerte. Si por alguien se pujó desde esa trinchera fue por Arturo Duarte, imponiendo su candidatura a toda costa, contra la voluntad de los priístas y por lo visto de buena parte de los ahomenses. Que les anulen una elección en la tierra del gobernador, con el candidato más identificado con el gobernador, en un entorno de priísmo triunfal, es una afrenta que pudiera llegar a reflejarse en la eventualidad de una elección extraordinaria.

Desde luego que todo en este momento es adelantar vísperas. Los magistrados no suelen soltar públicamente adelantos del dictamen que someterán a votación, aunque más de una vez los interesados han recibido atisbos, siempre en privado. No por nada está tan de moda eñl verbo cabildear en los medios jurisdiccionales-electorales.

¿MALO PARA LAS CUENTAS?

En realidad el alcalde Alejandro Higuera Osuna puede presumir que todas sus cuentas han pasado sin mácula. Las cuentas públicas, obviamente. En ninguno de sus tres periodos como presidente municipal ha recibido una votación mayoritaria que sea negativa ni en el Congreso, ni mucho menos en el ayuntamiento, por más que usualmente las oposiciones priístas se las votan en contra, como mero testimonio porque son minoría irremediable.

Cada proceso electoral en que ha participado, los rivales han conspirado para hacerle ver como un funcionario aprovechado de sus puestos, pero aunque las acusaciones van y vienen, nadie ha sabido decir dónde está el hotel de Tepic que supuestamente es de su propiedad, ni en qué parte de Nayarit está la fabulosa fábrica de pañales que les gustó para atribuírsela, de modo que en todos los casos Higuera se les ha ido vivo. Incluso en esta ocasión en que perdió, los señalamientos fueron de otra índole, y funcionaron, pero en esa otra índole.

A pesar de esas demostraciones de que sabe manejar sus cuentas de gobierno, de que nadie le puede reprochar fundadamente que dos más dos no sean cuatro en sus administraciones, Higuera ha dado pruebas de que no siempre le salen bien las cuentas.

Cuando se empezó a perfilar como el panista más ganador en el estado, y probablemente en el país, muchos columnistas lo mencionaban como un político invicto y aunque él nunca lo declaraba así, dejaba correr la especie sin pretender hacer aclaraciones, al menos no que salieran de su iniciativa.

Cuando la especie empezó a arreciar, Manuel Meléndez Franco, autor de su hasta entonces único descalabro electoral, llamó al columnista que más insistía en eso y le aclaró: “no va invicto, yo le gané en la elección para diputado federal por el cuarto distrito electoral en 1994”. Higuera reaccionó como los machos reconociendo que en efecto, así había sido. Que Meléndez le ganó y por una muy amplia ventaja, a pesar de que muchos lo daban como favorito, incluso en las estructuras estatales del PRI, donde les hubiera encantado verlo caer por ser un elemento cercano a Juan Sigfrido Millán Lizárraga, entonces aspirante a la gubernatura sinaloense que después ganó.

Ayer nos sorprendió ver en el periódico Noroeste una nota en que se hablaba de los nueve gritos de independencia dados por Alejandro Higuera, calificados como un récord histórico, en declaraciones que se le atribuyeron al propio alcalde. Nos extrañó la cifra, pero la atribuimos al calor del evento cívico, a la premura de una nota hecha a las volandas muy cerca de la hora del cierre de edición.

Por la mañana, sin embargo, Higuera en una entrevista para Sinaloa enlínea nos habló de la grata experiencia que significa el haber estado nueve veces en el balcón para la ceremonia del grito.

Higuera en efecto, ha sido presidente municipal durante tres trienios, pero parece haber olvidado que en el segundo no terminó su administración y que el grito del 15 de septiembre de 2007 lo dio Isaac López Arregui, alcalde sustituto seleccionado por él y elegido formalmente en el Congreso del Estado.

Es cierto que en nuestra entrevista habló de estar “nueve veces en el balcón”, pero eso de ninguna manera significa haber dado nueve gritos

. Si acaso estuvo fue como representante del Congreso, aunque a esas alturas había ya una muy mala relación con su sucesor inmediato (el sucesor de trienio fue Jorge Abel López Sánchez, para terminar de completar el malestar).

Así pues, si las matemáticas modernas no han cambiado a las operaciones básicas, tres más dos más tres da ocho, y no nueve. Al final ¿para qué echarle más crema a unos tacos que ya van bien cargados y por méritos propios?

TIEMPOS DE TIRAR COHETES

…Y DE RECOGER LAS VARAS

En el ayuntamiento de El Fuerte los empleados no se explican porqué de repente les empezaron a hacer descuentos  que luego se dieron cuenta eran en realidad una reducción de salarios de la que nadie fue enterado previamente, ni siquiera los regidores. Es más: ni los regidores de casa, mucho menos los ajenos.

Muchos gobiernos recurren a esta medida cuando ya no tienen ninguna posibilidad de equilibrar las finanzas y usualmente el elemento de equilibrio, sobre todo en fin de trienio, era el gobierno del estado, que otorgaba ayudas, extendía préstamos, adelantos de participaciones y otras manchicuepas para que los alcaldes salieran con menos pena de la que ya traían a cuestas, pero en esta administración las ayudas han brillado por su ausencia.

En el primer año, los municipios gobernados por la oposición (todavía no se llegaba a acuerdos con el PRI, aunque en el Congreso se armaba cada cosa), se sintieron castigados por su condición de opositores, pues las peticiones de ayuda fueron respondidas con sistemáticas y olímpicas negativas, pero luego se conoció la realidad: la falta de apoyos era pareja y afectaba lo mismo a Tirios que a Troyanos.

Si eso fue el primer año, imagínese usted ahora que se llega al fin de la administración, y con un agravante: los ayuntamientos no pueden irse dejando cuentas por pagar, si no dejan también establecido, señalado y precisado, el ingreso con que esa cuenta de podrá pagar.

Hay tiempos de tirar cohetes, y también tiempos de recoger las varas. Por eso ve usted a muchos alcaldes columpinados, viendo para abajo, tratando de encontrar varas qué recoger.

Ahora bien, en el caso de El Fuerte hay una explicación adicional que se sintetiza en tres palabras: siete de julio.  El alcalde José Eleazar Rubio sabe que su sucesor, Marco Vinicio Galaviz Serrano, trae ganas de que siga la fiesta de la victoria y no le caería nada mal una buena exhibida a los que se van, aunque sea para terminar de cerrarles el paso hacia una insurrección política que les dé nueva vida. Y para eso nada como exhibir cuentas problemáticas, aunque sólo sea de manera mediática.

DESFILE BREVE, PERO CON TODO

El desfile conmemorativo de la Independencia de México fue breve y sustancioso en Mazatlán,. Antes de cincuenta minutos ya nos habían despachado de regreso, después de ver un despliegue impresionante de los elementos técnicos de que dispone el Ejército, sus equivalentes en la Marina Armada de México, que además llevó a su banda de música y le imprimió una agradecible alegría a su paso, lo mismo que los muchachos estudiantes de la Escuela Náutica, que de unos años a la fecha ya incluyen entre sus contingentes a mujeres que estudian ahí, superando las barreras del sexismo que por tanto tiempo las dejaron fuera.

Igual con los planteles de secundarias y preparatorias que completaron un desfile ágil, sin interrupciones ni retrasos, y que se vio complementado por dos contingentes que por naturaleza podrían llamarse ajenos, pero que tienen su relación.

Primero pasaron los ex alumnos de la Escuela Secundaria Guillermo Prieto, la antigua Secundaria Federal y hoy Secundaria General 1. Junto a los entusiastas secundarianos de ayer, de antier y de anteantier,  el infaltable y entrañable profesor Severiano Gutiérrez, promotor de estos propósitos de ligar a los muchos mazatlecos que hemos pasado por esas aulas. Y un inesperado abanderado: el presidente de la asociación de egresados, quien incluso intentó el paso de ganso al cruzar por el presídium en que se encontraban las autoridades. Era nada menos que el ex alcalde Alejandro Camacho Mendoza

Detrás de ellos, veinte o treinta maestros de la CNTE que tomaron su lugar, mostraron cartulinas con protestas por la reforma educativa y que pasaron sin agredir, sin estorbar ni molestar a nadie. Por el contrario, cosecharon aplausos de la gente que estaba en derredor del Hotel Hacienda, pese a la mala imagen que su movimiento tiene en la Ciudad de México. Será quizá, cuestión de actitudes.